ellitoral.com.ar

Jueves 14de Noviembre de 2019CORRIENTES30°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,75

INFLACIÓN:

20 de octubre

Por Juan Carlos Raffo

 Corría el año 1842... y el general José María Paz se alejaba de la Jefatura del 4º Ejército Libertador que Corrientes armaba en defensa de la libertad y en procura de la organización nacional. Desinteligencias en la comandancia del mismo llevó al militar cordobés a asumir esa actitud. 
Después del brillante triunfo obtenido en Caá Guazú, el “Manco” Paz incursionó en suelo entrerriano, donde ante la vacancia de poder por la huida de Urquiza hacia Buenos Aires, aceptó ocupar el gobierno de Entre Ríos. Fue una mala experiencia la que tuvo en el campo político el gran estratega militar, ya que no tuvo la misma suerte que en los campos de batalla.
Es que el oriental Manuel Oribe, amigo de Rosas, había derrotado a Juan Pablo “Mascarilla” López en Santa Fe y lo obligó a refugiarse en Entre Ríos, donde estaba Paz, quien acordó con el derrotado santafesino y con el otro líder uruguayo Fructuoso Rivera, que era amigo de los “unitarios”, darle batalla al gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas. Este acuerdo se conoce con el nombre de Tratado de las Garzas, lugar de Entre Ríos donde Paz, López y Rivera acordaron luchar contra Rosas.
Pero desinteligencias respecto al mando del gran ejército que habían formado, principalmente con elementos de Corrientes y que fuera autorizado por el gobernador Pedro Ferré, lo alejan al general Paz del centro de operaciones y queda el general oriental Fructuoso Rivera al frente del ejército unitario.
Estas especulaciones y razones de celos personales llevaron a que este numeroso ejército y bien provisto cayera derrotado al poco tiempo en la Batalla de Arroyo Grande, el 6 de diciembre de 1842 bajo las armas de Manuel Oribe quien, se dice, se ensañó de tal manera con los vencidos que superó la terrible masacre de Pago Largo. 
La batalla se libró donde hoy es el departamento de Nogoyá, provincia de Entre Ríos. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

20 de octubre

Por Juan Carlos Raffo

 Corría el año 1842... y el general José María Paz se alejaba de la Jefatura del 4º Ejército Libertador que Corrientes armaba en defensa de la libertad y en procura de la organización nacional. Desinteligencias en la comandancia del mismo llevó al militar cordobés a asumir esa actitud. 
Después del brillante triunfo obtenido en Caá Guazú, el “Manco” Paz incursionó en suelo entrerriano, donde ante la vacancia de poder por la huida de Urquiza hacia Buenos Aires, aceptó ocupar el gobierno de Entre Ríos. Fue una mala experiencia la que tuvo en el campo político el gran estratega militar, ya que no tuvo la misma suerte que en los campos de batalla.
Es que el oriental Manuel Oribe, amigo de Rosas, había derrotado a Juan Pablo “Mascarilla” López en Santa Fe y lo obligó a refugiarse en Entre Ríos, donde estaba Paz, quien acordó con el derrotado santafesino y con el otro líder uruguayo Fructuoso Rivera, que era amigo de los “unitarios”, darle batalla al gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas. Este acuerdo se conoce con el nombre de Tratado de las Garzas, lugar de Entre Ríos donde Paz, López y Rivera acordaron luchar contra Rosas.
Pero desinteligencias respecto al mando del gran ejército que habían formado, principalmente con elementos de Corrientes y que fuera autorizado por el gobernador Pedro Ferré, lo alejan al general Paz del centro de operaciones y queda el general oriental Fructuoso Rivera al frente del ejército unitario.
Estas especulaciones y razones de celos personales llevaron a que este numeroso ejército y bien provisto cayera derrotado al poco tiempo en la Batalla de Arroyo Grande, el 6 de diciembre de 1842 bajo las armas de Manuel Oribe quien, se dice, se ensañó de tal manera con los vencidos que superó la terrible masacre de Pago Largo. 
La batalla se libró donde hoy es el departamento de Nogoyá, provincia de Entre Ríos.