ellitoral.com.ar

Miércoles 13 de Noviembre de 2019 CORRIENTES21°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $62,75

21 de octubre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1825... y la primera imprenta de Corrientes llegaba por barco. La iniciativa la tuvo el gobernador Pedro Ferré y encaró la misma como complemento cultural de la educación, que también promovió por entonces. Ferré, con una ley revolucionaria para la época, introdujo esta imprenta que se constituyó en la primera imprenta del Estado.
Con este valioso elemento pudo publicarse con regularidad el Registro Oficial a partir de este año y tres años más tarde aparecería el primer periódico con el nombre de “La verdad sin rodeos”.
La clara visión de la importancia de la industrialización para lograr la grandeza y la prosperidad de un pueblo lo inclinó a Pedro Ferré hacia el proteccionismo, única forma de lograr el florecimiento de las industrias, pues sabía que era imposible competir con los productos importados de Europa. Esta política caracterizó la legislación y la acción oficial de su gobierno, impulsando con toda clase de estímulos las industrias ya existentes y amparando el establecimiento de nuevas. A su vez promovió la mayor y mejor colocación de los productos provinciales en los mercados externos.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

21 de octubre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1825... y la primera imprenta de Corrientes llegaba por barco. La iniciativa la tuvo el gobernador Pedro Ferré y encaró la misma como complemento cultural de la educación, que también promovió por entonces. Ferré, con una ley revolucionaria para la época, introdujo esta imprenta que se constituyó en la primera imprenta del Estado.
Con este valioso elemento pudo publicarse con regularidad el Registro Oficial a partir de este año y tres años más tarde aparecería el primer periódico con el nombre de “La verdad sin rodeos”.
La clara visión de la importancia de la industrialización para lograr la grandeza y la prosperidad de un pueblo lo inclinó a Pedro Ferré hacia el proteccionismo, única forma de lograr el florecimiento de las industrias, pues sabía que era imposible competir con los productos importados de Europa. Esta política caracterizó la legislación y la acción oficial de su gobierno, impulsando con toda clase de estímulos las industrias ya existentes y amparando el establecimiento de nuevas. A su vez promovió la mayor y mejor colocación de los productos provinciales en los mercados externos.