ellitoral.com.ar

Martes 19de Noviembre de 2019CORRIENTES23°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$57,50

Dolar Venta:$62,50

22 de octubre

imagen_0

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1865... y se recupera la ciudad de Corrientes, ya que las tropas paraguayas de ocupación, las que permanecían desde el 13 de abril de ese año, la abandonaban. Si bien existía una sensación de alivio, la población estaba prácticamente sin autoridades y a la espera de las tropas de la Triple Alianza que venían avanzando desde el sur de la provincia. La vanguardia de ese ejército la constituyen los brasileños. 
La ciudad se salvó milagrosamente del saqueo, por la mediación que llevó a cabo ante los jefes paraguayos el Comandante Caimi, capitán de la corbeta italiana “La Veloce”.
A los seis días, el 28 de octubre entró en la ciudad el general Nicanor Cáceres y el 3 de noviembre se instaló nuevamente en la capital el gobierno que presidía Manuel Ignacio Lagraña y que permanecía en San Roque desde el 13 de abril de ese año 1865.
La capital, como el resto del territorio provincial, estaba desquiciada por la guerra y había que empezar de nuevo la tarea de reconstrucción. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

22 de octubre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1865... y se recupera la ciudad de Corrientes, ya que las tropas paraguayas de ocupación, las que permanecían desde el 13 de abril de ese año, la abandonaban. Si bien existía una sensación de alivio, la población estaba prácticamente sin autoridades y a la espera de las tropas de la Triple Alianza que venían avanzando desde el sur de la provincia. La vanguardia de ese ejército la constituyen los brasileños. 
La ciudad se salvó milagrosamente del saqueo, por la mediación que llevó a cabo ante los jefes paraguayos el Comandante Caimi, capitán de la corbeta italiana “La Veloce”.
A los seis días, el 28 de octubre entró en la ciudad el general Nicanor Cáceres y el 3 de noviembre se instaló nuevamente en la capital el gobierno que presidía Manuel Ignacio Lagraña y que permanecía en San Roque desde el 13 de abril de ese año 1865.
La capital, como el resto del territorio provincial, estaba desquiciada por la guerra y había que empezar de nuevo la tarea de reconstrucción.