Viernes 18de Septiembre de 2020CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,25

Dolar Venta:$79,25

Viernes 18de Septiembre de 2020CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,25

Dolar Venta:$79,25

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

9 de diciembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1847... y el gobernador provisorio de Corrientes coronel Miguel Virasoro ofrecía una amplia amnistía al gobernador depuesto Joaquín Madariaga y demás refugiados en la Villa del Pilar (Paraguay).

El coronel Virasoro ocupaba como delegado el gobierno de Corrientes en representación de su hermano, Benjamín Virasoro, quien era el gobernador titular, que por estar al frente de la tropas de la provincia en el Cuartel General instalado en San Roque, debía delegar sus funciones en otra persona.

La amnistía propuesta por el gobernador delegado en beneficio de quienes habían sido derrotados en Vences, el 27 de noviembre de 1847, disgustó al gobernador de Entre Ríos Justo José de Urquiza, quien había sido el triunfador de esa batalla. 

Por orden directa de Urquiza, al instalarse la nueva Legislatura el 12 de diciembre, anuló la decisión de Virasoro.

Después de la masacre de Vences, Urquiza impuso a su amigo Benjamín Virasoro como gobernador de Corrientes, aunque primeramente, en forma provisional, asumió su hermano Miguel hasta el 15 de diciembre de 1846, en que la Legislatura le tomó juramento al titular.

Después de Vences, Urquiza se retiró a Entre Ríos y Benjamín Virasoro quedó respaldado por un ejército de 7.500 hombres que él mismo conducía desde su Cuartel de San Roque, por eso su hermano Miguel ejercía en la capital de la provincia una especie de gobernación administrativa.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error