Ejecutaron a un locutor en un hotel de México
ellitoral.com.ar

Jueves 21de Febrero de 2019CORRIENTES33°Pronóstico Extendidoclima_sol

Dolar Compra:$38,90

Dolar Venta:$40,70

Ejecutaron a un locutor en un hotel de México

El agresor descendió de un vehículo y le disparó a quemarropa, cuando desayunaba en un conocido hotel de la ciudad Emiliano Zapata. Habría recibido más de ocho impactos de bala.
 

imagen_1

Jesús Ramos Rodríguez, locutor de un programa de noticias en la radio de Tabasco, fue ejecutado el sábado por la mañana cuando desayunaba en un hotel y se convirtió así en el segundo periodista asesinado en México en lo que va del año, según informó la fiscalía local.
“El homicidio ocurrió por la mañana de este sábado en un restaurante de la ciudad Emiliano Zapata”, muy cercana a la frontera con Guatemala, informó a la AFP un vocero de la fiscalía de Tabasco.
El periodista mexicano murió “a causa de heridas producidas por impacto de proyectil de arma de fuego”, agregó la fiscalía en un comunicado.
Según el diario El Universal, Ramos habría recibido más de ocho impactos de bala de su agresor, quien de acuerdo a primeros testimonios, descendió de su vehículo y se dirigió directamente al lugar donde estaba el comunicador y le disparó a quemarropa.
Según ese medio, el periodista conocido por sus seguidores como “Chuchín” y quien conducía desde hace varios años el noticiero “Nuestra región hoy”, se encontraba tomando un café en un hotel cuando ocurrió el ataque.
Según versiones recopiladas por el diario Heraldo de México, Ramos estaba con Armín Marín, ex alcalde de Emiliano Zapata, al momento del ataque.
La oficina de Reporteros Sin Fronteras (RSF) en México ya se encuentra investigando este caso. Por su parte, la fiscalía de Tabasco inició una investigación y dio parte a la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión de México.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos (Cndh) condenó el asesinato de Ramos y pidió a las autoridades “implementar medidas cautelares para salvaguardar la vida y seguridad de su familia, ofrecerles contención emocional, así como realizar una investigación exhaustiva del crimen, analizando en todo momento la línea vinculada con la labor periodística”.
Tabasco, que colinda con Guatemala y el Golfo de México, es territorio disputado por poderosos carteles narcotraficantes que, muchas veces con la connivencia de autoridades corruptas, se dedican también al robo de combustible, a la trata de personas y al secuestro y extorsión de comerciantes y migrantes.
El 21 de enero de 2019 las autoridades mexicanas informaron del asesinato del periodista Rafael Murúa, director de una radio comunitaria en el estado de Baja California Sur, al noroeste del país, quien había sido reportado como desaparecido.
Murúa había denunciado hostigamiento y amenazas y estaba bajo la custodia del organismo de protección del gobierno para periodistas y defensores de derechos humanos.
Con estos dos casos en lo que va de 2019 suman ya 143 periodistas asesinados en México desde el año 2000, según la Cndh. 
En 2018, diez comunicadores fueron abatidos en diversas partes del país. La gran mayoría de esos homicidios permanecen impunes.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Ejecutaron a un locutor en un hotel de México

El agresor descendió de un vehículo y le disparó a quemarropa, cuando desayunaba en un conocido hotel de la ciudad Emiliano Zapata. Habría recibido más de ocho impactos de bala.
 

Jesús Ramos Rodríguez, locutor de un programa de noticias en la radio de Tabasco, fue ejecutado el sábado por la mañana cuando desayunaba en un hotel y se convirtió así en el segundo periodista asesinado en México en lo que va del año, según informó la fiscalía local.
“El homicidio ocurrió por la mañana de este sábado en un restaurante de la ciudad Emiliano Zapata”, muy cercana a la frontera con Guatemala, informó a la AFP un vocero de la fiscalía de Tabasco.
El periodista mexicano murió “a causa de heridas producidas por impacto de proyectil de arma de fuego”, agregó la fiscalía en un comunicado.
Según el diario El Universal, Ramos habría recibido más de ocho impactos de bala de su agresor, quien de acuerdo a primeros testimonios, descendió de su vehículo y se dirigió directamente al lugar donde estaba el comunicador y le disparó a quemarropa.
Según ese medio, el periodista conocido por sus seguidores como “Chuchín” y quien conducía desde hace varios años el noticiero “Nuestra región hoy”, se encontraba tomando un café en un hotel cuando ocurrió el ataque.
Según versiones recopiladas por el diario Heraldo de México, Ramos estaba con Armín Marín, ex alcalde de Emiliano Zapata, al momento del ataque.
La oficina de Reporteros Sin Fronteras (RSF) en México ya se encuentra investigando este caso. Por su parte, la fiscalía de Tabasco inició una investigación y dio parte a la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión de México.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos (Cndh) condenó el asesinato de Ramos y pidió a las autoridades “implementar medidas cautelares para salvaguardar la vida y seguridad de su familia, ofrecerles contención emocional, así como realizar una investigación exhaustiva del crimen, analizando en todo momento la línea vinculada con la labor periodística”.
Tabasco, que colinda con Guatemala y el Golfo de México, es territorio disputado por poderosos carteles narcotraficantes que, muchas veces con la connivencia de autoridades corruptas, se dedican también al robo de combustible, a la trata de personas y al secuestro y extorsión de comerciantes y migrantes.
El 21 de enero de 2019 las autoridades mexicanas informaron del asesinato del periodista Rafael Murúa, director de una radio comunitaria en el estado de Baja California Sur, al noroeste del país, quien había sido reportado como desaparecido.
Murúa había denunciado hostigamiento y amenazas y estaba bajo la custodia del organismo de protección del gobierno para periodistas y defensores de derechos humanos.
Con estos dos casos en lo que va de 2019 suman ya 143 periodistas asesinados en México desde el año 2000, según la Cndh. 
En 2018, diez comunicadores fueron abatidos en diversas partes del país. La gran mayoría de esos homicidios permanecen impunes.