ellitoral.com.ar
Domingo 25 de Agosto de 2019 CORRIENTES18°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $53,00

Dolar Venta: $57,00

Domingo 25 de Agosto de 2019 CORRIENTES18°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $53,00

Dolar Venta: $57,00

2T:

Merecido homenaje al doctor Favaloro

A 96 años del nacimiento de una eminencia de la medicina mundial, René Favaloro, la técnica quirúrgica cardiovascular por él creada sigue vigente y hace escuela en todos los centros de salud internacional. De hecho, el bypass de René Favaloro es una operación que salvó millones de vidas. Y está más vigente que nunca.
El prestigioso cirujano, que ayer fue homenajeado por Google con un doogle, nació el 12 de julio de 1923 en el barrio El Mondongo de la ciudad de La Plata. A pocas cuadras se encontraba, aún en construcción, el Hospital Policlínico; un presagio de la disciplina a la que dedicaría su vida y le daría el reconocimiento mundial luego de crear un procedimiento que cambió la historia de la medicina: la cirugía del bypass coronario, uno de los 400 inventos más importantes de la historia de la humanidad y dentro del top 10 argentino, se escribió ayer en Infobae.
El 9 de mayo de 1967, en la Cleveland Clinic, en Estados Unidos, una mujer de 51 años era operada utilizando una nueva técnica que revolucionaría la cardiología mundial: una operación de bypass aortocoronario. Al frente de esa cirugía estaba el cirujano argentino, el doctor Favaloro. Cincuenta y dos años más tarde, la revolucionaria técnica sigue vigente salvando vidas.
Después de terminar sus estudios secundarios, René Favaloro ingresó en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata. Ya en tercer año comenzaron las concurrencias al Hospital Policlínico y con ellas se acrecentó su vocación al tomar contacto por primera vez con los pacientes.
Después de recibirse en 1949, a pedido de su tío, realizó una suplencia en un pueblo rural de La Pampa llamado Jacinto Aráuz. Pero esa suplencia se extendió por 12 años.
Interesado cada vez más en cirugía torácica, desde La Plata le recomendaron que haga una especialización cardiovascular en Estados Unidos. Con pocos recursos y un inglés incipiente, se decidió a viajar a Cleveland. Trabajó primero como residente y luego como miembro del equipo de cirugía, en colaboración con los doctores Donald B. Effler, jefe de cirugía cardiovascular, F. Mason Sones Jr., a cargo del Laboratorio de Cineangiografía, y William L. Proudfit, jefe del Departamento de Cardiología.
“Al principio, la mayor parte de su trabajo se relacionaba con la enfermedad valvular y congénita. Pero su búsqueda del saber lo llevó por otros caminos. Todos los días, apenas terminaba su labor en la sala de cirugía, Favaloro pasaba horas y horas revisando cinecoronarioangiografías y estudiando la anatomía de las arterias coronarias y su relación con el músculo cardíaco. El laboratorio de Sones, padre de la arteriografía coronaria, tenía la colección más importante de cineangiografías de los Estados Unidos”, destaca su biografía de la Fundación Favaloro.
A comienzos de 1967, Favaloro comenzó a pensar en la posibilidad de utilizar la vena safena en la cirugía coronaria. Llevó a la práctica sus ideas por primera vez en mayo de ese año. La estandarización de esta técnica, llamada el bypass o cirugía de revascularización miocárdica, fue el trabajo fundamental de su carrera, lo cual hizo que su prestigio trascendiera los límites de ese país, ya que el procedimiento cambió radicalmente la historia de la enfermedad coronaria.
Esto está detallado en profundidad en su libro Surgical Treatment on Coronary Arteriosclerosis, publicado en 1970 y editado en español con el nombre de Tratamiento Quirúrgico de la Arteriosclerosis Coronaria. Hoy en día se realizan entre 600.000 y 700.000 cirugías de ese tipo por año solamente en los Estados Unidos.
El doctor Mason Sones era el jefe de cirugía cardiovascular en la clínica de Cleveland. El y su equipo comenzaron a realizar un profundo estudio de la geografía de la coronarias en el cuerpo humano. Favaloro, haciendo un cateterismo, se mete en una arteria coronaria y hace un estudio profundo para saber dónde estaban las obstrucciones. Eso le permitió pensar en un bypass con la venas de las piernas.
En la actualidad ya no se realizan tantos bypass con las venas, sino que se utilizan más en las arterias. El humilde doctor Favaloro decía que su contribución no era personal, sino el resultado de un equipo de trabajo que tenía como primer objetivo el bienestar del paciente.
Bien vale este homenaje.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Merecido homenaje al doctor Favaloro

A 96 años del nacimiento de una eminencia de la medicina mundial, René Favaloro, la técnica quirúrgica cardiovascular por él creada sigue vigente y hace escuela en todos los centros de salud internacional. De hecho, el bypass de René Favaloro es una operación que salvó millones de vidas. Y está más vigente que nunca.
El prestigioso cirujano, que ayer fue homenajeado por Google con un doogle, nació el 12 de julio de 1923 en el barrio El Mondongo de la ciudad de La Plata. A pocas cuadras se encontraba, aún en construcción, el Hospital Policlínico; un presagio de la disciplina a la que dedicaría su vida y le daría el reconocimiento mundial luego de crear un procedimiento que cambió la historia de la medicina: la cirugía del bypass coronario, uno de los 400 inventos más importantes de la historia de la humanidad y dentro del top 10 argentino, se escribió ayer en Infobae.
El 9 de mayo de 1967, en la Cleveland Clinic, en Estados Unidos, una mujer de 51 años era operada utilizando una nueva técnica que revolucionaría la cardiología mundial: una operación de bypass aortocoronario. Al frente de esa cirugía estaba el cirujano argentino, el doctor Favaloro. Cincuenta y dos años más tarde, la revolucionaria técnica sigue vigente salvando vidas.
Después de terminar sus estudios secundarios, René Favaloro ingresó en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata. Ya en tercer año comenzaron las concurrencias al Hospital Policlínico y con ellas se acrecentó su vocación al tomar contacto por primera vez con los pacientes.
Después de recibirse en 1949, a pedido de su tío, realizó una suplencia en un pueblo rural de La Pampa llamado Jacinto Aráuz. Pero esa suplencia se extendió por 12 años.
Interesado cada vez más en cirugía torácica, desde La Plata le recomendaron que haga una especialización cardiovascular en Estados Unidos. Con pocos recursos y un inglés incipiente, se decidió a viajar a Cleveland. Trabajó primero como residente y luego como miembro del equipo de cirugía, en colaboración con los doctores Donald B. Effler, jefe de cirugía cardiovascular, F. Mason Sones Jr., a cargo del Laboratorio de Cineangiografía, y William L. Proudfit, jefe del Departamento de Cardiología.
“Al principio, la mayor parte de su trabajo se relacionaba con la enfermedad valvular y congénita. Pero su búsqueda del saber lo llevó por otros caminos. Todos los días, apenas terminaba su labor en la sala de cirugía, Favaloro pasaba horas y horas revisando cinecoronarioangiografías y estudiando la anatomía de las arterias coronarias y su relación con el músculo cardíaco. El laboratorio de Sones, padre de la arteriografía coronaria, tenía la colección más importante de cineangiografías de los Estados Unidos”, destaca su biografía de la Fundación Favaloro.
A comienzos de 1967, Favaloro comenzó a pensar en la posibilidad de utilizar la vena safena en la cirugía coronaria. Llevó a la práctica sus ideas por primera vez en mayo de ese año. La estandarización de esta técnica, llamada el bypass o cirugía de revascularización miocárdica, fue el trabajo fundamental de su carrera, lo cual hizo que su prestigio trascendiera los límites de ese país, ya que el procedimiento cambió radicalmente la historia de la enfermedad coronaria.
Esto está detallado en profundidad en su libro Surgical Treatment on Coronary Arteriosclerosis, publicado en 1970 y editado en español con el nombre de Tratamiento Quirúrgico de la Arteriosclerosis Coronaria. Hoy en día se realizan entre 600.000 y 700.000 cirugías de ese tipo por año solamente en los Estados Unidos.
El doctor Mason Sones era el jefe de cirugía cardiovascular en la clínica de Cleveland. El y su equipo comenzaron a realizar un profundo estudio de la geografía de la coronarias en el cuerpo humano. Favaloro, haciendo un cateterismo, se mete en una arteria coronaria y hace un estudio profundo para saber dónde estaban las obstrucciones. Eso le permitió pensar en un bypass con la venas de las piernas.
En la actualidad ya no se realizan tantos bypass con las venas, sino que se utilizan más en las arterias. El humilde doctor Favaloro decía que su contribución no era personal, sino el resultado de un equipo de trabajo que tenía como primer objetivo el bienestar del paciente.
Bien vale este homenaje.