ellitoral.com.ar
Sabado 14 de Diciembre de 2019 CORRIENTES32°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

Sabado 14 de Diciembre de 2019 CORRIENTES32°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

A dos semanas del salvaje asesinato del del productor rural no hay detenidos

El empresario de emprendimientos  agropecuarios fue hallado carbonizado en su vivienda incendiada el pasado 22 de julio. Los atacantes lo mataron de un golpe en la cabeza y luego le prendieron fuego.
 

imagen_1

El salvaje asesinato del  misionero Juan Marcelo Boicho (44), ocurrido en la localidad de Gobernador Virasoro, sigue siendo un misterio. Los únicos demorados fueron liberados y la Policía se encuentra sin pistas firmes para avanzar en la pesquisa.
Hace dos semanas, el productor rural fue ultimado de un golpe en la cabeza con un objeto contundente y su cuerpo luego fue consumido por el fuego que los atacantes iniciaron en su vivienda, pero hasta el momento los pesquisas no pudieron develar quiénes fueron los autores del homicidio. 
En el marco de la investigación del caso, los pesquisas habían demorado a tres hombres que formaban parte del círculo cercano de la víctima. Los detectives involucrados en el hecho tienen la hipótesis de que los atacantes conocían a Boicho y es por ello que avanzaron en sus amistades. 
Fue en ese marco que días después de descubierto el crimen demoraron a tres sujetos a partir de los cuales los pesquisas se esperanzaban en obtener información que pudiera encaminar la investigación. 
Los “testigos sospechosos”  fueron indagados por los investigadores, pero no pudieron obtener ninguna prueba incriminatoria y la Justicia resolvió liberarlos en las últimas horas. 
La medida fue dispuesta por la magistrada Sara Marina Durand, titular del Juzgado de Instrucción de Santo Tomé, aunque si bien recuperaron la libertad los tres sujetos continuarán vinculados a la causa, por lo cual la situación de cada uno de ellos puede variar en cualquier momento, en tanto que habría un cuarto sujeto bajo sospecha, aunque éste aún no habría sido localizado. 
Según publicó el diario El Territorio, de Misiones, lo que podría resultar clave para avanzar en el caso son las pericias telefónicas ordenadas a realizar por la Justicia. Es por eso que se solicitó a empresas telefónicas informes técnicos sobre las líneas que utilizaban los denominados testigos sospechosos. 
Con esto se intenta determinar si al menos alguno de ellos mantuvo algún tipo de comunicación con la víctima hasta horas antes de ser asesinado. Dos de los involucrados cedieron sus aparatos para las correspondientes pericias, pero el restante aseguró que perdió el teléfono y el último inconveniente en este punto es que el móvil de Boicho nunca pudo ser hallado. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

A dos semanas del salvaje asesinato del del productor rural no hay detenidos

El empresario de emprendimientos  agropecuarios fue hallado carbonizado en su vivienda incendiada el pasado 22 de julio. Los atacantes lo mataron de un golpe en la cabeza y luego le prendieron fuego.
 

El salvaje asesinato del  misionero Juan Marcelo Boicho (44), ocurrido en la localidad de Gobernador Virasoro, sigue siendo un misterio. Los únicos demorados fueron liberados y la Policía se encuentra sin pistas firmes para avanzar en la pesquisa.
Hace dos semanas, el productor rural fue ultimado de un golpe en la cabeza con un objeto contundente y su cuerpo luego fue consumido por el fuego que los atacantes iniciaron en su vivienda, pero hasta el momento los pesquisas no pudieron develar quiénes fueron los autores del homicidio. 
En el marco de la investigación del caso, los pesquisas habían demorado a tres hombres que formaban parte del círculo cercano de la víctima. Los detectives involucrados en el hecho tienen la hipótesis de que los atacantes conocían a Boicho y es por ello que avanzaron en sus amistades. 
Fue en ese marco que días después de descubierto el crimen demoraron a tres sujetos a partir de los cuales los pesquisas se esperanzaban en obtener información que pudiera encaminar la investigación. 
Los “testigos sospechosos”  fueron indagados por los investigadores, pero no pudieron obtener ninguna prueba incriminatoria y la Justicia resolvió liberarlos en las últimas horas. 
La medida fue dispuesta por la magistrada Sara Marina Durand, titular del Juzgado de Instrucción de Santo Tomé, aunque si bien recuperaron la libertad los tres sujetos continuarán vinculados a la causa, por lo cual la situación de cada uno de ellos puede variar en cualquier momento, en tanto que habría un cuarto sujeto bajo sospecha, aunque éste aún no habría sido localizado. 
Según publicó el diario El Territorio, de Misiones, lo que podría resultar clave para avanzar en el caso son las pericias telefónicas ordenadas a realizar por la Justicia. Es por eso que se solicitó a empresas telefónicas informes técnicos sobre las líneas que utilizaban los denominados testigos sospechosos. 
Con esto se intenta determinar si al menos alguno de ellos mantuvo algún tipo de comunicación con la víctima hasta horas antes de ser asesinado. Dos de los involucrados cedieron sus aparatos para las correspondientes pericias, pero el restante aseguró que perdió el teléfono y el último inconveniente en este punto es que el móvil de Boicho nunca pudo ser hallado.