ellitoral.com.ar

Martes 17 de Septiembre de 2019 CORRIENTES14°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $54,50

Dolar Venta: $58,00

12 de septiembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1852... y llegaba a la ciudad de Santa Fe el general Justo José de Urquiza, quien fue recibido con gran entusiasmo por el pueblo y autoridades. 
 Lo acompañaban el ministro de Inglaterra y de Francia, señores Holhau y Saint Georges, con quienes pensaba trasladarse a Paraná, pero, en conocimiento de la revolución que había estallado el día anterior en Buenos Aires, se embarcó en el vapor Condesa en dirección a San Nicolás de los Arroyos, provincia de Buenos Aires, para marchar sobre la porteña ciudad para sofocar el movimiento.
Era la Revolución del 11 de septiembre, conspiración, cuyos hilos manejaba Valentín Alsina, que siguió su curso y con la jefatura militar de José María Pirán, estalló en la noche del 10 al 11, sumándose tropas correntinas a las órdenes del general Juan Madariaga. 
No obstante la situación se siguió adelante con el Congreso Nacional Constituyente. 
En cumplimiento de las cláusulas del Acuerdo de San Nicolás el Director Provisorio, general Justo José de Urquiza, dispuso que el Congreso se instale en Santa Fe, reuniéndose el 15 de noviembre de ese año 1852 en sesiones preparatorias y el 20 del mismo mes quedó instalado definitivamente en los altos de la antigua casa del Cabildo, donde en 1828 había sesionado la Convención Nacional y en 1831 el Pacto Federal. 
Por supuesto que Buenos Aires no se sumó a esta histórica convención e inició así el estado de sesión con el resto del país, situación que se prolongó hasta 1862.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

12 de septiembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1852... y llegaba a la ciudad de Santa Fe el general Justo José de Urquiza, quien fue recibido con gran entusiasmo por el pueblo y autoridades. 
 Lo acompañaban el ministro de Inglaterra y de Francia, señores Holhau y Saint Georges, con quienes pensaba trasladarse a Paraná, pero, en conocimiento de la revolución que había estallado el día anterior en Buenos Aires, se embarcó en el vapor Condesa en dirección a San Nicolás de los Arroyos, provincia de Buenos Aires, para marchar sobre la porteña ciudad para sofocar el movimiento.
Era la Revolución del 11 de septiembre, conspiración, cuyos hilos manejaba Valentín Alsina, que siguió su curso y con la jefatura militar de José María Pirán, estalló en la noche del 10 al 11, sumándose tropas correntinas a las órdenes del general Juan Madariaga. 
No obstante la situación se siguió adelante con el Congreso Nacional Constituyente. 
En cumplimiento de las cláusulas del Acuerdo de San Nicolás el Director Provisorio, general Justo José de Urquiza, dispuso que el Congreso se instale en Santa Fe, reuniéndose el 15 de noviembre de ese año 1852 en sesiones preparatorias y el 20 del mismo mes quedó instalado definitivamente en los altos de la antigua casa del Cabildo, donde en 1828 había sesionado la Convención Nacional y en 1831 el Pacto Federal. 
Por supuesto que Buenos Aires no se sumó a esta histórica convención e inició así el estado de sesión con el resto del país, situación que se prolongó hasta 1862.