ellitoral.com.ar

Jueves 27de Febrero de 2020CORRIENTES16°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$58,75

Dolar Venta:$63,75

Boca igualó con Independiente en un friccionado cotejo en La Bombonera

En la Bombonera fue 0 a 0. En el Xeneize fue expulsado Izquierdoz, a los 21 minutos de la etapa inicial y cambió el desarrollo del juego. En el complemento vio la tarjeta roja Pérez. El conjunto de la Ribera quedó a tres puntos de River (33), el único puntero de la competencia.
 

imagen_0

Boca Juniors contó con el debut del entrenador Miguel Ángel Russo pero el de Independiente Lucas Pusineri se fue más satisfecho por el empate en cero que no fue victoria roja por las manos del arquero local Marcos Díaz, quien no hizo extrañar a Esteban Andrada y le permitió a su equipo quedar a tres unidades del líder River Plate al cabo de la 17ma. fecha de la Superliga.
Claro que en ese marco de coincidencias también hubo un expulsado por bando, aunque la prematura salida por doble amarilla de Carlos Izquierdoz influyó en el desarrollo más que la inexplicable del segundo tiempo de Pablo Pérez por una plancha a su ex compañero Jorman Campuzano.
La salida de Pérez, seguramente irritante para cualquier hincha rojo porque le impidió a su equipo arreciar en la ofensiva sobre un Boca cansado para quedarse con los tres puntos, fue el saldo negativo para este Independiente de un Pusineri al que siempre le va bien ante Boca defendiendo los colores de Independiente, como aquel gol que le convirtió para alcanzar un título con Américo Gallego como entrenador.
Pero al Rojo le falta gol, porque ni Silvio Romero (tuvo una floja tarea, mientras que los otros dos Romero, Lucas y Braian, realizaron buenas prestaciones) ni el retornado de Vélez, Leandro Fernández, pudieron generarse acciones claras como para convertir.
Y también por eso seguramente los aficionados a los de Avellaneda habrá extrañado, por ejemplo, a un Emanuel Gigliotti que casi simultáneamente volvió a anotar para otro Diablo Rojo como el Toluca mexicano, para el empate postrero por 2-2 ante las Chivas de Guadalajara.
Y si de extrañar se trata, ambas parcialidades, la local que lo vio en vivo y en directo y la visitante que solo lo hizo por televisión, muchísimo más habrán extrañado a los hoy habitantes de un palco de la remozada Bombonera (con un 95 por ciento de ocupación y buena conducta de los socios ubicados en el sector sin vallado), el actual vicepresidente segundo boquense, Juan Román Riquelme, y su invitado de lujo, Ricardo Bochini.
Ambos presenciaron, seguramente con nostalgia, esa primera parte en la que después de la expulsión de Carlos Izquierdoz por doble amarilla apenas superados los 20 minutos (no pareció foul a Silvio Romero), Independiente fue el dominador en la mitad de la cancha y tubo varias situaciones de peligro evitadas por la gran tarea de Marcos Díaz.
Hasta la salida del zaguero local, los dirigidos por el debutante entrenador Miguel Russo salieron a buscar el partido con más ímpetu que ideas.
Pero después Independiente creció a través del juego de Pablo Pérez, silbado por los hinchas de Boca, y Lucas Romero, de muy buena tarea.
Un tiro libre de Guillermo Fernández que sacó con esfuerzo Marcos Díaz, un remate en el palo de Silvio Romero y un cabezazo solo de Pablo Pérez a las manos del arquero, fueron las llegadas más claras.
Del otro lado, Boca perdió la pelota, desubicado Jorman Campuzano, entonces Pol Fernández corría pero no aportaba claridad y ni Eduardo Salvio, ni Mauro Zarate ni Carlos Tévez pesaban arriba, por lo que Martín Campaña fue solo un espectador.
El desarrollo no modificó sus formas en la parte final y en su transcurso Independiente siguió contando con las mejores opciones para quedarse con todo hasta la media hora en que se hizo expulsar Pablo Pérez.
Pero aún así Independiente no se estancó y siguió buscando el triunfo, azuzado desde el banco por un Pusineri que debutó ante River (1-2) y ayer fue a la Bombonera, siempre apostando a ganador. Ahora se le vendrán las dos Academias, Rosario Central y el clásico con Racing, pero parece insinuar un futuro más promisorio. Lo de Russo, en cambio, no ofreció en el debut algo parecido, y sus hinchas se fueron con sabor a poco.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Boca igualó con Independiente en un friccionado cotejo en La Bombonera

En la Bombonera fue 0 a 0. En el Xeneize fue expulsado Izquierdoz, a los 21 minutos de la etapa inicial y cambió el desarrollo del juego. En el complemento vio la tarjeta roja Pérez. El conjunto de la Ribera quedó a tres puntos de River (33), el único puntero de la competencia.
 

<p>Peleado. Ambos equipos mostraron deficiencias al momento de definir frente al arco.</p>

Peleado. Ambos equipos mostraron deficiencias al momento de definir frente al arco.

Boca Juniors contó con el debut del entrenador Miguel Ángel Russo pero el de Independiente Lucas Pusineri se fue más satisfecho por el empate en cero que no fue victoria roja por las manos del arquero local Marcos Díaz, quien no hizo extrañar a Esteban Andrada y le permitió a su equipo quedar a tres unidades del líder River Plate al cabo de la 17ma. fecha de la Superliga.
Claro que en ese marco de coincidencias también hubo un expulsado por bando, aunque la prematura salida por doble amarilla de Carlos Izquierdoz influyó en el desarrollo más que la inexplicable del segundo tiempo de Pablo Pérez por una plancha a su ex compañero Jorman Campuzano.
La salida de Pérez, seguramente irritante para cualquier hincha rojo porque le impidió a su equipo arreciar en la ofensiva sobre un Boca cansado para quedarse con los tres puntos, fue el saldo negativo para este Independiente de un Pusineri al que siempre le va bien ante Boca defendiendo los colores de Independiente, como aquel gol que le convirtió para alcanzar un título con Américo Gallego como entrenador.
Pero al Rojo le falta gol, porque ni Silvio Romero (tuvo una floja tarea, mientras que los otros dos Romero, Lucas y Braian, realizaron buenas prestaciones) ni el retornado de Vélez, Leandro Fernández, pudieron generarse acciones claras como para convertir.
Y también por eso seguramente los aficionados a los de Avellaneda habrá extrañado, por ejemplo, a un Emanuel Gigliotti que casi simultáneamente volvió a anotar para otro Diablo Rojo como el Toluca mexicano, para el empate postrero por 2-2 ante las Chivas de Guadalajara.
Y si de extrañar se trata, ambas parcialidades, la local que lo vio en vivo y en directo y la visitante que solo lo hizo por televisión, muchísimo más habrán extrañado a los hoy habitantes de un palco de la remozada Bombonera (con un 95 por ciento de ocupación y buena conducta de los socios ubicados en el sector sin vallado), el actual vicepresidente segundo boquense, Juan Román Riquelme, y su invitado de lujo, Ricardo Bochini.
Ambos presenciaron, seguramente con nostalgia, esa primera parte en la que después de la expulsión de Carlos Izquierdoz por doble amarilla apenas superados los 20 minutos (no pareció foul a Silvio Romero), Independiente fue el dominador en la mitad de la cancha y tubo varias situaciones de peligro evitadas por la gran tarea de Marcos Díaz.
Hasta la salida del zaguero local, los dirigidos por el debutante entrenador Miguel Russo salieron a buscar el partido con más ímpetu que ideas.
Pero después Independiente creció a través del juego de Pablo Pérez, silbado por los hinchas de Boca, y Lucas Romero, de muy buena tarea.
Un tiro libre de Guillermo Fernández que sacó con esfuerzo Marcos Díaz, un remate en el palo de Silvio Romero y un cabezazo solo de Pablo Pérez a las manos del arquero, fueron las llegadas más claras.
Del otro lado, Boca perdió la pelota, desubicado Jorman Campuzano, entonces Pol Fernández corría pero no aportaba claridad y ni Eduardo Salvio, ni Mauro Zarate ni Carlos Tévez pesaban arriba, por lo que Martín Campaña fue solo un espectador.
El desarrollo no modificó sus formas en la parte final y en su transcurso Independiente siguió contando con las mejores opciones para quedarse con todo hasta la media hora en que se hizo expulsar Pablo Pérez.
Pero aún así Independiente no se estancó y siguió buscando el triunfo, azuzado desde el banco por un Pusineri que debutó ante River (1-2) y ayer fue a la Bombonera, siempre apostando a ganador. Ahora se le vendrán las dos Academias, Rosario Central y el clásico con Racing, pero parece insinuar un futuro más promisorio. Lo de Russo, en cambio, no ofreció en el debut algo parecido, y sus hinchas se fueron con sabor a poco.