ellitoral.com.ar

Domingo 05 de Abril de 2020 CORRIENTES30°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $61,00

Dolar Venta: $66,00

CORRIENTES:

Un repaso por el trabajo


 

Haciendo un repaso sobre la Guía de Buenas Prácticas Agrícolas para el Cultivo de Arroz en la Provincia de Corrientes, en 2016 se efectuó una actualización de la versión 2008. La misma apunta a una producción sustentable, es decir no solamente propone lograr una producción de manera rentable y eficiente, sino también garantizar un producto apto y seguro para el consumo humano, respetando la salud y seguridad de los trabajadores arroceros y de la población en general, cuidando el ambiente, al reducir o evitar posibles alteraciones de los recursos naturales involucrados en el proceso productivo.

Cabe destacar que el principal objetivo de las mismas es que el mayor número posible de productores las adopte, para ello brindan recomendaciones prácticas, sencillas, adecuadas y aplicables al sistema de producción arrocero provincial y nacional. A la vez, se busca optimizar la gestión de la información para asegurar la inocuidad y trazabilidad del producto desde la semilla hasta el consumidor.

Los cuatro ejes principales sobre los que se justifica la aplicación de las BPA son: viabilidad económica, sostenibilidad ambiental, aceptación social, e inocuidad y calidad alimentaria. Es así como las BPA benefician a los consumidores, al productor, a la industria, comercios y población en general. Por ello su implementación se traduce en un impacto positivo en todos los sectores de la sociedad.

La implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas permitirá detectar importantes posibilidades de mejora; seguir los lineamientos establecidos y registros que permitirán un mejor ordenamiento de la actividad productiva; mejorar la eficiencia del uso de los recursos; minimizar el impacto ambiental; producir cuidando el ambiente; favorecer el bienestar de los trabajadores de la arrocera y de la población en general.

Asimismo, la certificación de Buenas Prácticas Agrícolas permite brindar a terceros certeza de la implementación de las BPA, ya que el establecimiento es auditado de forma independiente. “Hacer las cosas bien y dar prueba de ello”, señalaron.
También dar seguridad al consumidor del modo en el cual se produce y en la inocuidad del producto; y ofrecer a los mercados un producto diferenciado, lo que facilitaría el acceso y mejores precios, incluso el producto se adaptaría a los requerimientos de los mercados más exigentes.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Un repaso por el trabajo


 

Haciendo un repaso sobre la Guía de Buenas Prácticas Agrícolas para el Cultivo de Arroz en la Provincia de Corrientes, en 2016 se efectuó una actualización de la versión 2008. La misma apunta a una producción sustentable, es decir no solamente propone lograr una producción de manera rentable y eficiente, sino también garantizar un producto apto y seguro para el consumo humano, respetando la salud y seguridad de los trabajadores arroceros y de la población en general, cuidando el ambiente, al reducir o evitar posibles alteraciones de los recursos naturales involucrados en el proceso productivo.

Cabe destacar que el principal objetivo de las mismas es que el mayor número posible de productores las adopte, para ello brindan recomendaciones prácticas, sencillas, adecuadas y aplicables al sistema de producción arrocero provincial y nacional. A la vez, se busca optimizar la gestión de la información para asegurar la inocuidad y trazabilidad del producto desde la semilla hasta el consumidor.

Los cuatro ejes principales sobre los que se justifica la aplicación de las BPA son: viabilidad económica, sostenibilidad ambiental, aceptación social, e inocuidad y calidad alimentaria. Es así como las BPA benefician a los consumidores, al productor, a la industria, comercios y población en general. Por ello su implementación se traduce en un impacto positivo en todos los sectores de la sociedad.

La implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas permitirá detectar importantes posibilidades de mejora; seguir los lineamientos establecidos y registros que permitirán un mejor ordenamiento de la actividad productiva; mejorar la eficiencia del uso de los recursos; minimizar el impacto ambiental; producir cuidando el ambiente; favorecer el bienestar de los trabajadores de la arrocera y de la población en general.

Asimismo, la certificación de Buenas Prácticas Agrícolas permite brindar a terceros certeza de la implementación de las BPA, ya que el establecimiento es auditado de forma independiente. “Hacer las cosas bien y dar prueba de ello”, señalaron.
También dar seguridad al consumidor del modo en el cual se produce y en la inocuidad del producto; y ofrecer a los mercados un producto diferenciado, lo que facilitaría el acceso y mejores precios, incluso el producto se adaptaría a los requerimientos de los mercados más exigentes.