El coronavirus y la economía
ellitoral.com.ar
CORRIENTES:

El coronavirus y la economía

La crisis sanitaria se profundiza, la cuarentena podría seguir hasta el lunes 13 de abril, y la situación económica del país se complica. Los bancos deberían cumplir otro rol en este escenario. El Banco Central no ha dinamizado el financiamiento. Se posterga el pago de servicios, congelan alquileres y se prohíben ejecuciones
El panorama es muy difícil, cuando ves lo que sucede en Estados Unidos con el coronavirus decís “qué bien lo estamos haciendo”, cuando te dicen que vamos a una cuarentena muy larga, te preguntás, ¿cómo nos manejamos con la economía?
Probablemente estemos haciendo las cosas muy bien en materia sanitaria, y no estamos acompañando en materia económica. Cerrar el país más de 30 días traerá aparejada una tragedia económica que será muy difícil de revertir en el corto plazo, pero se podrá revertir en el tiempo. Una pérdida de la vida humana no se reemplaza nunca más. Es muy difícil el punto medio.
El lunes y martes serán feriados, pero a partir del miércoles se podría reiniciar una nueva cuarentena que nos lleve al lunes 13 de abril, de esa forma cumpliríamos 24 días encerrados. El problema es que el pico de contagio se produciría en mayo; por ende, lo que hay que planificar es demasiado. El dólar bolsa o blue cayendo porque faltan pesos en la economía, aunque sobran pesos entre los que vendieron y no pudieron depositar, una cosa de locos.
Veo muy complicado el día a día, se brindó tanta información y en forma desordenada que generó pánico en la población. En Santa Fe hay ciudades y pueblos que cortaron la ruta, los camiones no llegan a puerto y se paran las exportaciones del país, eso significa que no ingresarán dólares, lo que implica pérdida de ingresos fiscales y dinero para aplicar al gasto en salud.
La información con la que contamos nos indica que podría venir una ayuda del FMI, que rondaría entre un piso de USD 2.500 millones y un máximo de USD 5.000 millones. Dinero más que suficiente para poder ir poniendo paños fríos al mal momento de las finanzas públicas
Dar una solución al tema de la deuda es muy importante, porque es lo que te permite mostrar voluntad de pago y que no se cierren los canales de crédito del exterior.
¿Qué es voluntad de pago, si no es pagar? Es una buena pregunta, por ejemplo, que el Gobierno manifieste negociar la deuda pasada la pandemia, y que en el corto plazo realice el pago simbólico de intereses, que no es una suma elevada, pero que demuestra que desea seguir en el mercado financiero.
El Gobierno rechazó la ayuda del FMI. El FMI le propuso un crédito de facilidades extendidas a 10 años de plazo, con mayor aporte de capital, pero con el compromiso de llevar adelante reformas estructurales. Como el Gobierno descartó este financiamiento, el FMI le pasará a cobrar lo prestado.
¿Hay que pagarle al FMI? Por supuesto, es propuesta y contrapropuesta, ellos dan plazo si ven que podés pagar, de lo contrario prefieren cobrar, el FMI no deja de ser un prestamista, no es Papá Noel.
Un pequeño detalle, el Gobierno no desea ajustar el Estado, sigue con la idea de un Estado grande, que siga otorgando muchos beneficios sociales y creen en que la presión tributaria debe crecer en los próximos años. Como las necesidades de fondos son altas, el Gobierno propone que no puede generar superávit fiscal en el corto plazo, por ende, solicita suspender todo pago de interés y amortización de deuda de cara a los próximo 4 años.
Como considera que no alcanza, se presume que el Gobierno solicitaría una quita del 50% de capital e intereses de la deuda.
¿Lo aceptarán los acreedores? No sólo no lo aceptarán, quedaríamos afuera del mercado de crédito para combatir esta emergencia. En algunos casos mostrar voluntad de pago y postergar la reestructuración de la deuda sería un signo inequívoco de que queremos pagar, pero no me dejes sin crédito ante la pandemia.
En el mundo los Estados arruinaron al sector privado y, en muchos casos, actuaron en connivencia para rescatar a quienes nunca debieron rescatar, como por ejemplo los bancos en la crisis 2008/09. Se postergan crisis que terminan estallando en el tiempo. Cuando está probado que la política de más Estado, más déficit fiscal y tasa 0% fue un error tremendo, en la Argentina se apuesta por más Estado, más déficit fiscal y tasa negativa contra la inflación.
Esto es lo más loco, hoy que el Estado debería salir como un bombero a apagar incendios y no importar la emisión monetaria, está sentado arriba del dinero sin medidas que puedan ayudar a los afectados económicamente por la pandemia. Hace días que se habla del crédito al 24% anual para las empresas, y los gerentes de los bancos no saben nada de este financiamiento. Se abre el clearing para que ingresen los cheques y no hay financiamiento habilitado, pero el Banco Central te dice que si hay cheques rechazados, no te cobran multa. Se necesitan pagar los sueldos de marzo y todavía no hay un mecanismo para financiar a las empresas. La ayuda a los trabajadores informales será muy lenta, recién en abril estaría el formulario, y cobrarían a fines de dicho mes con suerte.
La Afip nos conoce a todos, rápidamente sabe cuántos empleados tiene una empresa en el sector formal, esto implica otorgarle en forma inmediata un crédito equivalente a la nómina salarial de marzo a una tasa del 24% anual. Esto se hace rápido porque hay vehículo para llegar a la empresa, ya que todas tienen cuentas bancarias. Para las familias, un crédito a tasa del 12% anual para lo que necesiten, equivalente a 6 sueldos lo que implica dinero líquido para resolver problemas de corto plazo. Para los cuentapropistas, líneas de crédito equivalentes a 3 meses de ventas, a una tasa del 12% anual. Para los que están en el régimen de monotributo, crédito al 12% anual, por el monto equivalente a su categoría multiplicado por 3. Para los informales agilizar el trámite de la Anses.
No le doy subsidio a nadie, a la gente le brindo salud, comida en comedores comunitarios, postergo el pago de impuestos y servicios a tasa 0%, pero si necesita dinero le doy crédito a tasa de interés baja, probablemente si no lo pueda pagar, se lo voy a renovar en el tiempo y tal vez baje la tasa de interés, pero si largo dinero al mercado, a futuro lo tendré que sacar y si no puedo hacerlo la tasa de inflación se irá por las nubes. Tengo que pensar en resolver el problema hoy y que no se me complique mañana.

Conclusión
Es muy difícil una solución al problema del coronavirus. Argentina tiene severos problemas de gerenciamiento, con las mejores intenciones hacemos las cosas mal. Seguir cerrados salva vidas, pero terminará con muchos emprendedores si no hay una buena gestión del conflicto. El Gobierno debería dividirse en dos, con descentralización de la toma de decisiones, una parte atendiendo la emergencia sanitaria, como lo hace hasta el día de hoy, y otra parte del Gobierno ocupándose de la emergencia económica. Vemos muy lento al Banco Central, en muchas oportunidades nos indicaron que los bancos tienen que tener un tratamiento especial porque son un servicio público, y por ende hay que rescatarlos de las crisis, como sucedió en el año 1995, 2001 y 2008. En la actualidad parece que el concepto de servicio público desapareció, hay negocios que están vendiendo y no saben dónde depositar el dinero, empresas que necesitan financiamiento y no tienen el banco abierto, las páginas de internet se caen, y no hay un oficial de cuentas con quien hablar. Por allí algo debería revisarse, la cuarentena es larga, y sin bancos esto se complica.
¿Qué hacemos hoy? Comité de crisis en Agroeducación para seguir de cerca lo que sucede en economía. Todo a distancia, nuevos tiempos, conferencias remotas. 

Por Salvador Di Stefano
Asesor en negocios, económico y financiero tanto de empresas de la ciudad y la región; 
como de individuos y empresas familiares 
ligadas al comercio, industria y campo.
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

El coronavirus y la economía

La crisis sanitaria se profundiza, la cuarentena podría seguir hasta el lunes 13 de abril, y la situación económica del país se complica. Los bancos deberían cumplir otro rol en este escenario. El Banco Central no ha dinamizado el financiamiento. Se posterga el pago de servicios, congelan alquileres y se prohíben ejecuciones
El panorama es muy difícil, cuando ves lo que sucede en Estados Unidos con el coronavirus decís “qué bien lo estamos haciendo”, cuando te dicen que vamos a una cuarentena muy larga, te preguntás, ¿cómo nos manejamos con la economía?
Probablemente estemos haciendo las cosas muy bien en materia sanitaria, y no estamos acompañando en materia económica. Cerrar el país más de 30 días traerá aparejada una tragedia económica que será muy difícil de revertir en el corto plazo, pero se podrá revertir en el tiempo. Una pérdida de la vida humana no se reemplaza nunca más. Es muy difícil el punto medio.
El lunes y martes serán feriados, pero a partir del miércoles se podría reiniciar una nueva cuarentena que nos lleve al lunes 13 de abril, de esa forma cumpliríamos 24 días encerrados. El problema es que el pico de contagio se produciría en mayo; por ende, lo que hay que planificar es demasiado. El dólar bolsa o blue cayendo porque faltan pesos en la economía, aunque sobran pesos entre los que vendieron y no pudieron depositar, una cosa de locos.
Veo muy complicado el día a día, se brindó tanta información y en forma desordenada que generó pánico en la población. En Santa Fe hay ciudades y pueblos que cortaron la ruta, los camiones no llegan a puerto y se paran las exportaciones del país, eso significa que no ingresarán dólares, lo que implica pérdida de ingresos fiscales y dinero para aplicar al gasto en salud.
La información con la que contamos nos indica que podría venir una ayuda del FMI, que rondaría entre un piso de USD 2.500 millones y un máximo de USD 5.000 millones. Dinero más que suficiente para poder ir poniendo paños fríos al mal momento de las finanzas públicas
Dar una solución al tema de la deuda es muy importante, porque es lo que te permite mostrar voluntad de pago y que no se cierren los canales de crédito del exterior.
¿Qué es voluntad de pago, si no es pagar? Es una buena pregunta, por ejemplo, que el Gobierno manifieste negociar la deuda pasada la pandemia, y que en el corto plazo realice el pago simbólico de intereses, que no es una suma elevada, pero que demuestra que desea seguir en el mercado financiero.
El Gobierno rechazó la ayuda del FMI. El FMI le propuso un crédito de facilidades extendidas a 10 años de plazo, con mayor aporte de capital, pero con el compromiso de llevar adelante reformas estructurales. Como el Gobierno descartó este financiamiento, el FMI le pasará a cobrar lo prestado.
¿Hay que pagarle al FMI? Por supuesto, es propuesta y contrapropuesta, ellos dan plazo si ven que podés pagar, de lo contrario prefieren cobrar, el FMI no deja de ser un prestamista, no es Papá Noel.
Un pequeño detalle, el Gobierno no desea ajustar el Estado, sigue con la idea de un Estado grande, que siga otorgando muchos beneficios sociales y creen en que la presión tributaria debe crecer en los próximos años. Como las necesidades de fondos son altas, el Gobierno propone que no puede generar superávit fiscal en el corto plazo, por ende, solicita suspender todo pago de interés y amortización de deuda de cara a los próximo 4 años.
Como considera que no alcanza, se presume que el Gobierno solicitaría una quita del 50% de capital e intereses de la deuda.
¿Lo aceptarán los acreedores? No sólo no lo aceptarán, quedaríamos afuera del mercado de crédito para combatir esta emergencia. En algunos casos mostrar voluntad de pago y postergar la reestructuración de la deuda sería un signo inequívoco de que queremos pagar, pero no me dejes sin crédito ante la pandemia.
En el mundo los Estados arruinaron al sector privado y, en muchos casos, actuaron en connivencia para rescatar a quienes nunca debieron rescatar, como por ejemplo los bancos en la crisis 2008/09. Se postergan crisis que terminan estallando en el tiempo. Cuando está probado que la política de más Estado, más déficit fiscal y tasa 0% fue un error tremendo, en la Argentina se apuesta por más Estado, más déficit fiscal y tasa negativa contra la inflación.
Esto es lo más loco, hoy que el Estado debería salir como un bombero a apagar incendios y no importar la emisión monetaria, está sentado arriba del dinero sin medidas que puedan ayudar a los afectados económicamente por la pandemia. Hace días que se habla del crédito al 24% anual para las empresas, y los gerentes de los bancos no saben nada de este financiamiento. Se abre el clearing para que ingresen los cheques y no hay financiamiento habilitado, pero el Banco Central te dice que si hay cheques rechazados, no te cobran multa. Se necesitan pagar los sueldos de marzo y todavía no hay un mecanismo para financiar a las empresas. La ayuda a los trabajadores informales será muy lenta, recién en abril estaría el formulario, y cobrarían a fines de dicho mes con suerte.
La Afip nos conoce a todos, rápidamente sabe cuántos empleados tiene una empresa en el sector formal, esto implica otorgarle en forma inmediata un crédito equivalente a la nómina salarial de marzo a una tasa del 24% anual. Esto se hace rápido porque hay vehículo para llegar a la empresa, ya que todas tienen cuentas bancarias. Para las familias, un crédito a tasa del 12% anual para lo que necesiten, equivalente a 6 sueldos lo que implica dinero líquido para resolver problemas de corto plazo. Para los cuentapropistas, líneas de crédito equivalentes a 3 meses de ventas, a una tasa del 12% anual. Para los que están en el régimen de monotributo, crédito al 12% anual, por el monto equivalente a su categoría multiplicado por 3. Para los informales agilizar el trámite de la Anses.
No le doy subsidio a nadie, a la gente le brindo salud, comida en comedores comunitarios, postergo el pago de impuestos y servicios a tasa 0%, pero si necesita dinero le doy crédito a tasa de interés baja, probablemente si no lo pueda pagar, se lo voy a renovar en el tiempo y tal vez baje la tasa de interés, pero si largo dinero al mercado, a futuro lo tendré que sacar y si no puedo hacerlo la tasa de inflación se irá por las nubes. Tengo que pensar en resolver el problema hoy y que no se me complique mañana.

Conclusión
Es muy difícil una solución al problema del coronavirus. Argentina tiene severos problemas de gerenciamiento, con las mejores intenciones hacemos las cosas mal. Seguir cerrados salva vidas, pero terminará con muchos emprendedores si no hay una buena gestión del conflicto. El Gobierno debería dividirse en dos, con descentralización de la toma de decisiones, una parte atendiendo la emergencia sanitaria, como lo hace hasta el día de hoy, y otra parte del Gobierno ocupándose de la emergencia económica. Vemos muy lento al Banco Central, en muchas oportunidades nos indicaron que los bancos tienen que tener un tratamiento especial porque son un servicio público, y por ende hay que rescatarlos de las crisis, como sucedió en el año 1995, 2001 y 2008. En la actualidad parece que el concepto de servicio público desapareció, hay negocios que están vendiendo y no saben dónde depositar el dinero, empresas que necesitan financiamiento y no tienen el banco abierto, las páginas de internet se caen, y no hay un oficial de cuentas con quien hablar. Por allí algo debería revisarse, la cuarentena es larga, y sin bancos esto se complica.
¿Qué hacemos hoy? Comité de crisis en Agroeducación para seguir de cerca lo que sucede en economía. Todo a distancia, nuevos tiempos, conferencias remotas. 

Por Salvador Di Stefano
Asesor en negocios, económico y financiero tanto de empresas de la ciudad y la región; 
como de individuos y empresas familiares 
ligadas al comercio, industria y campo.