Clubes buscan recuperar una rebaja de las cargas impositivas
ellitoral.com.ar
CORRIENTES:

Clubes buscan recuperar una rebaja de las cargas impositivas

La resolución otorgaba beneficios en el aporte de los clubes para la Seguridad Social. “Esa decisión le quitó beneficios a las entidades deportivas que poseen colegios propios, perjudicándolas en recaudación y finanzas”, reconoció Nicolás Russo, presidente de Lanús.
 

imagen_0

Los clubes del fútbol argentino, cuyas economías se encuentran seriamente amenazadas por la pandemia de coronavirus, asumen en tiempos de cuarentena una lucha prioritaria: recuperar una rebaja de las cargas impositivas mediante la restitución del decreto 1.212 que derogó el ex presidente Mauricio Macri, reconoció ayer el mandamás de Lanús y miembro del Comité Ejecutivo de AFA, Nicolás Russo.
Ni la reducción de los salarios de los futbolistas profesionales, ni la reestructuración de la temporada momentáneamente suspendida ocupan, de momento el centro de la agenda dirigencial tanto como este beneficio fiscal que sería de gran alivio para las cuentas de todas las instituciones de AFA, en especial para las que militan en las categorías de ascenso.
“La reducción de salarios de los jugadores, la renovación de contratos, la reorganización de los torneos, los ascensos y descensos, han quedado en segundo plano, lo que pretendemos es la reducción de cargas impositivas”, aseguró Russo en diálogo con Télam.
“Los contactos que tenemos por estos días entre dirigentes van en ese sentido: el reclamo de la restitución del decreto 1.212, el que derogó Macri antes de dejar el gobierno, que hizo que aumentaran considerablemente los impuestos a todos los clubes”, insistió el titular de la entidad “granate”.
Sucede que la administración macrista modificó aquel decreto que databa del 2003 y otorgaba beneficios en el aporte de los clubes para la Seguridad Social. La alícuota aumentó primero del 2,5 al 6,5 por ciento y desde el 1 de enero pasado pasó al 7,25 con una última actualización que había sido autorizada con el decreto 530 del 1 de agosto del 2019.
“Esa decisión le quitó beneficios a las entidades deportivas que poseen colegios propios, perjudicándolas en recaudación y finanzas”, alertó el dirigente.
Aquella disposición presidencial, firmada entonces por el presidente Eduardo Duhalde a días de la asunción de Néstor Kirchner, tuvo el propósito de colaborar “con rebajas impositivas para todos los clubes de fútbol y clubes de barrios comprendidos como asociaciones civiles sin fines de lucro”, según rezaba en los considerandos, en reconocimiento a esas instituciones que prestan servicios para toda la comunidad y que por esa época aún sufrían los coletazos de la grave crisis del 2001.
El decreto 1.212 reducía considerablemente las cargas impositivas, las que al correr del tiempo y de gobiernos posteriores se fueron actualizando, pero no al extremo de “ahogar a los clubes”, en palabras de Russo, con mayores aportes por los salarios de jugadores profesionales, cuerpo técnico, médicos y auxiliares relacionados al fútbol.
La modificación de esa resolución, publicada en el Boletín Oficial en abril del año pasado, incrementó además las retenciones de ingresos por recaudaciones por venta de entradas, transferencias de futbolistas y derechos de televisión, entre otros puntos. Los perjuicios no sólo afectan a los clubes sino a la propia AFA en los ingresos generados por el seleccionado argentino.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Clubes buscan recuperar una rebaja de las cargas impositivas

La resolución otorgaba beneficios en el aporte de los clubes para la Seguridad Social. “Esa decisión le quitó beneficios a las entidades deportivas que poseen colegios propios, perjudicándolas en recaudación y finanzas”, reconoció Nicolás Russo, presidente de Lanús.
 

<p>Dirigente. Nicolás Russo, presidente de Lanús.</p>

Dirigente. Nicolás Russo, presidente de Lanús.

Los clubes del fútbol argentino, cuyas economías se encuentran seriamente amenazadas por la pandemia de coronavirus, asumen en tiempos de cuarentena una lucha prioritaria: recuperar una rebaja de las cargas impositivas mediante la restitución del decreto 1.212 que derogó el ex presidente Mauricio Macri, reconoció ayer el mandamás de Lanús y miembro del Comité Ejecutivo de AFA, Nicolás Russo.
Ni la reducción de los salarios de los futbolistas profesionales, ni la reestructuración de la temporada momentáneamente suspendida ocupan, de momento el centro de la agenda dirigencial tanto como este beneficio fiscal que sería de gran alivio para las cuentas de todas las instituciones de AFA, en especial para las que militan en las categorías de ascenso.
“La reducción de salarios de los jugadores, la renovación de contratos, la reorganización de los torneos, los ascensos y descensos, han quedado en segundo plano, lo que pretendemos es la reducción de cargas impositivas”, aseguró Russo en diálogo con Télam.
“Los contactos que tenemos por estos días entre dirigentes van en ese sentido: el reclamo de la restitución del decreto 1.212, el que derogó Macri antes de dejar el gobierno, que hizo que aumentaran considerablemente los impuestos a todos los clubes”, insistió el titular de la entidad “granate”.
Sucede que la administración macrista modificó aquel decreto que databa del 2003 y otorgaba beneficios en el aporte de los clubes para la Seguridad Social. La alícuota aumentó primero del 2,5 al 6,5 por ciento y desde el 1 de enero pasado pasó al 7,25 con una última actualización que había sido autorizada con el decreto 530 del 1 de agosto del 2019.
“Esa decisión le quitó beneficios a las entidades deportivas que poseen colegios propios, perjudicándolas en recaudación y finanzas”, alertó el dirigente.
Aquella disposición presidencial, firmada entonces por el presidente Eduardo Duhalde a días de la asunción de Néstor Kirchner, tuvo el propósito de colaborar “con rebajas impositivas para todos los clubes de fútbol y clubes de barrios comprendidos como asociaciones civiles sin fines de lucro”, según rezaba en los considerandos, en reconocimiento a esas instituciones que prestan servicios para toda la comunidad y que por esa época aún sufrían los coletazos de la grave crisis del 2001.
El decreto 1.212 reducía considerablemente las cargas impositivas, las que al correr del tiempo y de gobiernos posteriores se fueron actualizando, pero no al extremo de “ahogar a los clubes”, en palabras de Russo, con mayores aportes por los salarios de jugadores profesionales, cuerpo técnico, médicos y auxiliares relacionados al fútbol.
La modificación de esa resolución, publicada en el Boletín Oficial en abril del año pasado, incrementó además las retenciones de ingresos por recaudaciones por venta de entradas, transferencias de futbolistas y derechos de televisión, entre otros puntos. Los perjuicios no sólo afectan a los clubes sino a la propia AFA en los ingresos generados por el seleccionado argentino.