La pandemia y sus consecuencias
ellitoral.com.ar

Domingo 12de Julio de 2020CORRIENTES17°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$69,50

Dolar Venta:$74,50

La pandemia y sus consecuencias

A tres meses de la irrupción del coronavirus como fenómeno global, están planteadas contradicciones y dudas sobre los alcances de la pandemia y cómo enfrentarla. En este momento, el 85% del más de medio millón de personas infectadas está en Europa y EE.UU. Aunque el virus es originario de Asia, su foco se ha trasladado a occidente. Dos meses atrás, la pandemia amenazaba el “poder blando” -capacidad de “seducir” con un modelo político- de la potencia asiática, hoy pone en crisis el poder estadounidense. Detalla Rosendo Fraga en Clarín
Pero en el continente originario surgen dudas. El país más exitoso es Taiwán, que con 24 millones de habitantes ha tenido sólo 2 muertos y menos de 300 infectados. Su gobierno dice haber advertido a la OMS sobre el surgimiento del coronavirus en los últimos días de diciembre de 2019. Un sistema de salud de alta tecnología, una reacción inmediata y el ser una isla, pueden explicar el éxito.
Otro interrogante es el de India, que con 1.300 millones de habitantes ha tenido sólo un centenar de muertos y los tiene junto a China, donde se inició el virus y los muertos rondan los 3.500 (35 veces más), con una población similar.
En Europa, Alemania tiene entre 10 y 15 veces menos fallecidos por personas contagiadas que Italia, España y Francia. Al mismo tiempo, Suiza tiene alto porcentaje de contagios y muertes por población, aunque tiene alto ingreso per capita, una política de higiene y salubridad de las mejores del mundo y frontera con Alemania, que es un éxito en cuanto a la “letalidad” del coronavirus. Todo esto genera más de un interrogante.
Por qué Portugal, con amplia frontera con España y con una población cuatro veces menor, tiene una cantidad de fallecidos 41 veces más baja. Por qué Suecia, con bajas restricciones, está logrando un porcentaje de contagiados y muertos muy por debajo del promedio de Europa.
En el contexto específico de América, EE.UU. es el país con más infectados y supera el millar de muertos. Más de la mitad de ellos, en ambos casos, en un solo estado, que es New York.
En la frontera sur de este país, México con tres veces menos habitantes que su vecino del norte, tiene una cantidad de infectados 165 veces más baja y 107 menos de fallecidos. Ello sucede aunque el presidente López Obrador ha decidido no adoptar restricciones severas para la circulación de la población. El mejor resultado en cuanto al coronavirus en América Latina lo tiene un país que no aplica la mayoría de las restricciones que hoy se aplican en los países más desarrollados, con un resultado menos eficaz.
¿Por qué razón África y América Latina son las regiones del mundo menos afectadas por la pandemia? ¿El clima es más cálido, hay mayor nivel de pobreza o el virus llegó más tarde y la curva de crecimiento se demora más? El debate más elocuente es el del barbijo. La OMS lo desaconsejó, los expertos chinos lo recomendaron enfáticamente. En Europa se están produciendo disturbios para obtenerlos y el debate parece resolverlo la gente antes que los expertos, entre quienes las opiniones están divididas. 
En el Reino Unido el primer ministro Boris Johnson tuvo un drástico giro de una medida muy liberal en términos de circulación de personas a otra restrictiva. Precipitó el cambio un estudio del Imperial College de Londres -un centro de estudios de indudable prestigio e influencia- de acuerdo al cual si no se imponían restricciones drásticas e inmediatas, el país se encaminaba a una hecatombe, con más de un cuarto de millón de muertos. Es la opinión predominante en la mayoría de los países del mundo.
Pero la Universidad de Oxford -una de las diez mejores del mundo y la británica mejor calificada- tiene la tesis contraria. Sostiene que el coronavirus habría ya contagiado a la mitad de la población británica; la jefa del gobierno alemán Ángela Merkel hace un mes advirtió que el 70% de la población de su país sería infectada, pero que muy pocos contagiarían, ni desarrollarían la enfermedad, sólo uno cada 1.000 habría desarrollado síntomas virales, con lo que una gran mayoría de los infectados hoy sería “autoinmune”.
La tesis es llamada “la inmunidad de rebaño”, según la cual la difusión diluida del virus en la población favorece la aparición de anticuerpos masiva. El trabajo de campo para fundamentar la teoría se realizó en el Reino Unido e Italia. 
El diario Financial Times ha recibido la teoría de la Universidad de Oxford, recogiendo los argumentos de los científicos que la desarrollaron.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La pandemia y sus consecuencias

A tres meses de la irrupción del coronavirus como fenómeno global, están planteadas contradicciones y dudas sobre los alcances de la pandemia y cómo enfrentarla. En este momento, el 85% del más de medio millón de personas infectadas está en Europa y EE.UU. Aunque el virus es originario de Asia, su foco se ha trasladado a occidente. Dos meses atrás, la pandemia amenazaba el “poder blando” -capacidad de “seducir” con un modelo político- de la potencia asiática, hoy pone en crisis el poder estadounidense. Detalla Rosendo Fraga en Clarín
Pero en el continente originario surgen dudas. El país más exitoso es Taiwán, que con 24 millones de habitantes ha tenido sólo 2 muertos y menos de 300 infectados. Su gobierno dice haber advertido a la OMS sobre el surgimiento del coronavirus en los últimos días de diciembre de 2019. Un sistema de salud de alta tecnología, una reacción inmediata y el ser una isla, pueden explicar el éxito.
Otro interrogante es el de India, que con 1.300 millones de habitantes ha tenido sólo un centenar de muertos y los tiene junto a China, donde se inició el virus y los muertos rondan los 3.500 (35 veces más), con una población similar.
En Europa, Alemania tiene entre 10 y 15 veces menos fallecidos por personas contagiadas que Italia, España y Francia. Al mismo tiempo, Suiza tiene alto porcentaje de contagios y muertes por población, aunque tiene alto ingreso per capita, una política de higiene y salubridad de las mejores del mundo y frontera con Alemania, que es un éxito en cuanto a la “letalidad” del coronavirus. Todo esto genera más de un interrogante.
Por qué Portugal, con amplia frontera con España y con una población cuatro veces menor, tiene una cantidad de fallecidos 41 veces más baja. Por qué Suecia, con bajas restricciones, está logrando un porcentaje de contagiados y muertos muy por debajo del promedio de Europa.
En el contexto específico de América, EE.UU. es el país con más infectados y supera el millar de muertos. Más de la mitad de ellos, en ambos casos, en un solo estado, que es New York.
En la frontera sur de este país, México con tres veces menos habitantes que su vecino del norte, tiene una cantidad de infectados 165 veces más baja y 107 menos de fallecidos. Ello sucede aunque el presidente López Obrador ha decidido no adoptar restricciones severas para la circulación de la población. El mejor resultado en cuanto al coronavirus en América Latina lo tiene un país que no aplica la mayoría de las restricciones que hoy se aplican en los países más desarrollados, con un resultado menos eficaz.
¿Por qué razón África y América Latina son las regiones del mundo menos afectadas por la pandemia? ¿El clima es más cálido, hay mayor nivel de pobreza o el virus llegó más tarde y la curva de crecimiento se demora más? El debate más elocuente es el del barbijo. La OMS lo desaconsejó, los expertos chinos lo recomendaron enfáticamente. En Europa se están produciendo disturbios para obtenerlos y el debate parece resolverlo la gente antes que los expertos, entre quienes las opiniones están divididas. 
En el Reino Unido el primer ministro Boris Johnson tuvo un drástico giro de una medida muy liberal en términos de circulación de personas a otra restrictiva. Precipitó el cambio un estudio del Imperial College de Londres -un centro de estudios de indudable prestigio e influencia- de acuerdo al cual si no se imponían restricciones drásticas e inmediatas, el país se encaminaba a una hecatombe, con más de un cuarto de millón de muertos. Es la opinión predominante en la mayoría de los países del mundo.
Pero la Universidad de Oxford -una de las diez mejores del mundo y la británica mejor calificada- tiene la tesis contraria. Sostiene que el coronavirus habría ya contagiado a la mitad de la población británica; la jefa del gobierno alemán Ángela Merkel hace un mes advirtió que el 70% de la población de su país sería infectada, pero que muy pocos contagiarían, ni desarrollarían la enfermedad, sólo uno cada 1.000 habría desarrollado síntomas virales, con lo que una gran mayoría de los infectados hoy sería “autoinmune”.
La tesis es llamada “la inmunidad de rebaño”, según la cual la difusión diluida del virus en la población favorece la aparición de anticuerpos masiva. El trabajo de campo para fundamentar la teoría se realizó en el Reino Unido e Italia. 
El diario Financial Times ha recibido la teoría de la Universidad de Oxford, recogiendo los argumentos de los científicos que la desarrollaron.