Miércoles 06de Julio de 2022CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$126,0

Dolar Venta:$132,0

Miércoles 06de Julio de 2022CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$126,0

Dolar Venta:$132,0

/Ellitoral.com.ar/ Ciudad

Recuerdan a Maya Plisétskaya, la rusa que enamoró a Corrientes

La legendaria integrante del ballet Bolshoi y una de las figuras más importantes de la danza clásica de todos los tiempos falleció de un paro cardíaco en Alemania. En 1978 deslumbró en el Teatro Vera.  

Maya Plisétskaya bailó para Mao, Nikita Kruschev y John F. Kennedy, y para Corrientes el 17 de agosto de 1978 en un rebosado Teatro Juan de Vera. Fue la más grande bailarina de ballet clásico. Murió el 2 de mayo a los 94 años.

Su presencia en Corrientes aún es recordada como uno de los más grandes eventos en la cultura local. El sábado la recordó Goyo Prieto en su programa en radio Sudamericana.

“Fue una impacto muy grande. Un logro histórico que Maya, la mejor bailarina del mundo, pudiera estar en Corrientes. Se fue enamorada del Teatro Vera”, contó Goyo a El Litoral.

“Ella era rusa, venía en plena guerra fría, cuando el comunismo era mala palabra. Se hizo un esfuerzo tremendo por lograr que esté en el Teatro Vera; su actuación debió postergarse varias veces porque tenía algunos dolores”.

“El gobernador Adolfo Navajas Artaza pagó el seguro para que ella pudiera estar en Corrientes. El director de Cultura, Marcelo Fernández, y el director del Teatro Vera, José Ramírez, fueron gestores incansables de este logro. José Ramírez le consiguió un samovar al estilo ruso para que pudiera tomar el té, porque las bailarinas lo toman antes de cada actuación”, contó.

“Maya bailó con un grupo local y luego la muerte del cisne, sola”, recordó Goyo.

“Se fue impresionada de Corrientes de que haya tanto amor por el ballet”.

“Maya Plisétskaya vino en el furor de la llamada Guerra Fría, y era Occidente contra Oriente y los comunistas contra los no comunistas y todo se mezclaba”, recordó Ramírez en una entrevista.

“Que una estrella de la Unión Soviética viniera a la Argentina y que un gobierno de militares que tenían aversión total a lo que era el comunismo aceptaran que bailara en Corrientes, era un triunfo terrible. Para colmo, cuando todo estaba solucionado, Plisétskaya se enferma. Esa estrella estaba bailando, estaba en Argentina, bailaba en Tucumán”.

“Acá, Marta Serial de Fernández tuvo que ir con un avión de la provincia de la gobernación de Corrientes a convencerla de que venga, aunque no baile, que viera que nosotros vendimos las entradas y que hicimos de buena fe, que lo hicimos pensando que iba a estar sana. Nosotros no le pedimos que baile, simplemente que se presente, que vean que era cierto. Y bailó. Y fue ovacionada. Dos noches. Acá, en Corrientes, la gente la entendió. Corrientes ya estaba formada para recibirla, para recibir a estos artistas”, recordó José Ramírez.

Plisétskaya desafió el tiempo y las costumbres de la época, escandalizó al régimen soviético con interpretaciones eróticas y se apasionó con coreografías modernas a la edad en que sus colegas estaban retiradas.

Con sus ojos vivarachos que no envejecían, una sonrisa triunfadora y un porte real, Plisétskaya nunca dejó de sorprender al público. Casada con el compositor ruso Rodión Shcherdin, Maya Plisétskaya falleció este sábado en Alemania por una crisis cardíaca, pero será enterrada en Rusia, según el director del Bolshoi, Vladimir Urin.

En su cumpleaños 80, en 2005, interpretó en el Kremlin el “Ave Maya” que le dedicó el coreógrafo francés Maurice Béjart, coronando una gala mágica con bailarines clásicos del mundo entero, los monjes Shaolín, la orquesta del ejército ruso Alexandrov y el rey del flamenco, Joaquín Cortés.

Un homenaje que resumía bien la carrera y el carácter de la “Prima ballerina assoluta”, una distinción suprema que el Bolshoi sólo ha concedido dos veces en su historia.

“Maya Plisétskaya asimiló una gran tradición, la digirió y la recicló, alcanzando la libertad. Independientemente de lo que baile, siento en ella una fuerza vital enorme, la sensualidad, pero, sobre todo, la modernidad”, dijo de ella Maurice Béjart.

(AG)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error