Los choferes se mantienen en estado de alerta
ellitoral.com.ar

Domingo 12de Julio de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$69,50

Dolar Venta:$74,50

Los choferes se mantienen en estado de alerta

Temen que no haya garantías para los próximos pagos de salarios y les produce desconfianza el proceso preventivo de crisis que iniciaron las dos empresas más grandes del transporte público de pasajeros en la Ciudad. El conflicto podría agravarse en las próximas horas.
 

imagen_0

Ante el inicio del proceso preventivo de crisis de las empresas de colectivo Ersa y Transporte San Lorenzo,  los trabajadores manifestaron su preocupación por el pago de los salarios venideros y además informaron que desconocen las presentaciones realizadas en la Subsecretaría de Trabajo. 
El paro nacional del servicio de transporte urbano que se mantiene a nivel país y teniendo en cuenta que la próxima semana tendría que abonarse el salario de mayo a los trabajadores, El Litoral consulto a José Luis Sabao, delegado de la empresa Transporte San Lorenzo, sobre el nuevo panorama que se avecina y dijo que “a nosotros ni la UTA local y tampoco la Subsecretaría de Trabajo nos notificaron de un proceso de conciliación y menos aún del proceso preventivo de crisis. Vamos a estar atentos ya que estamos próximos al cierre del mes de mayo”.
“Pero nos llama la atención que se presente un proceso preventivo de crisis ya que no coincide con la realidad de las empresas y esperamos que desde la UTA defiendan al trabajador y pidan todas las documentaciones necesarias que acrediten esta situación”, dijo Sabao.
También desde la UTA seccional Corrientes informaron a El Litoral que el gremio no fue notificado sobre estas presentaciones y desconocen su origen y motivo.
“Nosotros seguiremos los lineamientos de la Nación, ya que tenemos abierto un expediente allá en lo que respecta a salarios. Además tampoco entendemos que hagan una presentación de procedimiento de crisis cuando el viernes terminaron de abonarnos los 4.000 pesos del decreto nacional”, indicó en su oportunidad a este matutino, el secretario gremial local Darío Francia.
Sin embargo, se debe considerar que este tipo de presentación ya se realizó el año pasado, dado que en el mes de julio las empresas Ersa, Miramar y Transporte San Lorenzo avanzaron en un proceso preventivo de crisis, dada la situación económica que atravesaba el país. 
Además en el mes de agosto solicitaron una prórroga en este aspecto.
Y en este contexto se debe tener presente que un proceso preventivo de crisis podría implicar retiros voluntarios, la reducción de horas de trabajo, suspensiones, despidos y hasta reducción de salarios.
 Además, por la figura legal de esta situación, los trabajadores no pueden llevar adelante medidas de fuerza, pero sí asambleas que también implican un cese de servicio, como ya sucedió ante de la pandemia por el covid-19.
Desde la Subsecretaría de Trabajo informaron que el 21 de mayo, a través de las cédulas N° 575 y N° 572, se les hizo saber a las partes de la apertura de la mesa de diálogo. 
En ese marco se abrió un proceso conciliador con el fin de poder arribar a acuerdos que ayuden a aliviar la situación y, a su vez, a mantener los puestos de trabajo.
Y si bien la medida de fuerza, que continúa a nivel país pero se suspendió en Capital, por el pago de los haberes adeudados, el miércoles  se retomarán las negociaciones y no se descartan nuevas suspensiones en el servicio. 
“La audiencia de la semana pasada pasó a cuarto intermedio porque el problema es que si bien el Gobierno nacional ratifica los subsidios al transporte, son las empresas las que cuestionan los montos y solicitan mayor equidad. Y por esta razón el otorgamiento de los fondos se está dilatando. Además se está aguardando una respuesta sobre un subsidio extraordinario por la pandemia”, indicó Francia a El Litoral.
(MNR)

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Los choferes se mantienen en estado de alerta

Temen que no haya garantías para los próximos pagos de salarios y les produce desconfianza el proceso preventivo de crisis que iniciaron las dos empresas más grandes del transporte público de pasajeros en la Ciudad. El conflicto podría agravarse en las próximas horas.
 

Ante el inicio del proceso preventivo de crisis de las empresas de colectivo Ersa y Transporte San Lorenzo,  los trabajadores manifestaron su preocupación por el pago de los salarios venideros y además informaron que desconocen las presentaciones realizadas en la Subsecretaría de Trabajo. 
El paro nacional del servicio de transporte urbano que se mantiene a nivel país y teniendo en cuenta que la próxima semana tendría que abonarse el salario de mayo a los trabajadores, El Litoral consulto a José Luis Sabao, delegado de la empresa Transporte San Lorenzo, sobre el nuevo panorama que se avecina y dijo que “a nosotros ni la UTA local y tampoco la Subsecretaría de Trabajo nos notificaron de un proceso de conciliación y menos aún del proceso preventivo de crisis. Vamos a estar atentos ya que estamos próximos al cierre del mes de mayo”.
“Pero nos llama la atención que se presente un proceso preventivo de crisis ya que no coincide con la realidad de las empresas y esperamos que desde la UTA defiendan al trabajador y pidan todas las documentaciones necesarias que acrediten esta situación”, dijo Sabao.
También desde la UTA seccional Corrientes informaron a El Litoral que el gremio no fue notificado sobre estas presentaciones y desconocen su origen y motivo.
“Nosotros seguiremos los lineamientos de la Nación, ya que tenemos abierto un expediente allá en lo que respecta a salarios. Además tampoco entendemos que hagan una presentación de procedimiento de crisis cuando el viernes terminaron de abonarnos los 4.000 pesos del decreto nacional”, indicó en su oportunidad a este matutino, el secretario gremial local Darío Francia.
Sin embargo, se debe considerar que este tipo de presentación ya se realizó el año pasado, dado que en el mes de julio las empresas Ersa, Miramar y Transporte San Lorenzo avanzaron en un proceso preventivo de crisis, dada la situación económica que atravesaba el país. 
Además en el mes de agosto solicitaron una prórroga en este aspecto.
Y en este contexto se debe tener presente que un proceso preventivo de crisis podría implicar retiros voluntarios, la reducción de horas de trabajo, suspensiones, despidos y hasta reducción de salarios.
 Además, por la figura legal de esta situación, los trabajadores no pueden llevar adelante medidas de fuerza, pero sí asambleas que también implican un cese de servicio, como ya sucedió ante de la pandemia por el covid-19.
Desde la Subsecretaría de Trabajo informaron que el 21 de mayo, a través de las cédulas N° 575 y N° 572, se les hizo saber a las partes de la apertura de la mesa de diálogo. 
En ese marco se abrió un proceso conciliador con el fin de poder arribar a acuerdos que ayuden a aliviar la situación y, a su vez, a mantener los puestos de trabajo.
Y si bien la medida de fuerza, que continúa a nivel país pero se suspendió en Capital, por el pago de los haberes adeudados, el miércoles  se retomarán las negociaciones y no se descartan nuevas suspensiones en el servicio. 
“La audiencia de la semana pasada pasó a cuarto intermedio porque el problema es que si bien el Gobierno nacional ratifica los subsidios al transporte, son las empresas las que cuestionan los montos y solicitan mayor equidad. Y por esta razón el otorgamiento de los fondos se está dilatando. Además se está aguardando una respuesta sobre un subsidio extraordinario por la pandemia”, indicó Francia a El Litoral.
(MNR)