Qué pasó en Corrientes el 25 de Mayo de 1810
ellitoral.com.ar

Domingo 12de Julio de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$69,50

Dolar Venta:$74,50

CORRIENTES:

Qué pasó en Corrientes el 25 de Mayo de 1810

Las noticias de la Revolución llegaron a la ciudad recién 3 semanas después y generó divisiones en la sociedad. Simón García de Cossio sería el elegido como representante ante la Junta.

imagen_0
Por Pablo Miguel Reyes Beyer

El 25 de Mayo de 1810 en Buenos Aires se creó la Primera Junta de Gobierno tras varios días de incertidumbres, negociaciones y movimientos que llevaron a la salida del poder del virrey Baltasar de Cisneros. Así se inició un largo camino que terminaría en la conformación de gran parte de la Sudamérica actual.

Aquella Revolución de Mayo fue porteña y las noticias sobre lo realizado recién saldrían dos días después para el resto de las provincias y ciudades del Virreinato del Río de la Plata. Pero esa novedad no vendría sola, sino que también se invitaba a los otros territorios a elegir un diputado que los representara ante la Junta.

Por cómo eran las comunicaciones en aquellos años de la colonia, lo ocurrido el 25 de Mayo recién se supo en Corrientes el 16 de junio de 1810. Ese día llegaron las cartas de la Primera Junta al Cabildo local, que estaba ubicado en la actual sede de la Jefatura de Policía.

Corrientes tenía a un teniente gobernador, el español Pedro Fondevila. Las relaciones entre criollos y europeos eran muy armónicas, conviviendo sin mayores sobresaltos en una pequeña ciudad de poco más de 4 mil habitantes y unidos por lazos de parentesco o de viejas amistades. 

Los peninsulares, que tenían la mayor parte de los oficios del Cabildo correntino, rechazaron de plano la noticia de una Junta gubernativa manejada por criollos. Sin embargo, los correntinos la aceptaron de inmediato. La buena sintonía sufrió un fuerte cimbronazo que se sentiría especialmente más adelante.

Ante la falta de noticias sobre qué es lo que pasaba en el resto del virreinato y los conflictos limítrofes con Paraguay hicieron que los españoles declinaran su actitud. Decidieron aceptar la Junta con la condición de que no se reconociera otro soberano que Fernando VII.

Ese mismo 16, el Cabildo deliberó y se aceptó a la Junta de Gobierno porteña, lo cual fue comunicado al resto de los pueblos del territorio.

El 22 de junio se reunieron en el Cabildo correntino 33 vecinos “de la parte principal y más sana”, según detallan historiadores, para elegir al diputado que los representaría ante las nuevas autoridades. Los candidatos fueron 10: Juan Francisco de Castro y Careaga, José Simón García de Cossio, Isidoro Martínez y Sires, José Vicente Fernández Blanco, José Baltasar de Casajús, José Francisco Cabral, Francisco Benigno Martínez, Angel Fernández Blanco, Sebastián de Almirón y Félix de Llanos.

Esas 33 personas eran vecinos destacados y pudientes, funcionarios de la administración peninsular, militares y sacerdotes. Por amplio margen el elegido fue José Simón García de Cossio, quien sacó 23 votos contra apenas 6 de Martínez y Sires. Casajús obtuvo 2, y Castro y Careaga y Cabral, uno solo.

García de Cossio era miembro de una respetada familia de la ciudad y un destacado abogado que se doctoró en jurisprudencia en Charcas, una de las universidades más importantes de la época. Estaba residiendo en Buenos Aires, siendo funcionario, y había participado del Cabildo Abierto del 22 de mayo apoyando la postura de Cornelio Saavedra de que cesara el poder del virrey Cisneros.

Casualidades del destino quisieron que el mismo día que a García de Cossio lo elegían diputado de su ciudad natal ante la Junta, la misma Junta lo nombrara fiscal de todos sus asuntos ante la Real Hacienda. Corrientes fue la primera en elegir a su representante, sin embargo, los documentos enviados por el Cabildo de Buenos Aires carecían de mucha información necesaria, como detalles sobre cómo debería ser la elección de los diputados, si eran cargos remunerados, entre otras cuestiones. Los problemas administrativos generaron muchos contratiempos en el interior.

Cuando se enteró de su designación, García de Cossio aceptó la propuesta y pidió que le enviaran instrucciones sobre cómo proceder. Le contestaron asegurando que confiaban en su criterio.

El primer cambio importante que llegó tras la adhesión de Corrientes a la Junta de Gobierno fue la salida del poder de Pedro Fondevila, para ubicar allí al militar correntino Elías Galván. Esta decisión se debía a que Corrientes estaba muy próximo a Paraguay y a la Banda Oriental, territorios que no se sumaron a la Primera Junta.

Galván, al asumir, comenzó a organizar grupos armados de defensa. La resistencia paraguaya al gobierno porteño generó una invasión a Corrientes y motivó el envío de la fracasada expedición de Manuel Belgrano. 

Aquellos fueron años muy conflictivos para Corrientes, primero por los enfrentamientos con Paraguay, después pasando a formar parte de la Liga de los Pueblos Libres de Artigas y Andresito entre 1814 y 1820, e incluso de la efímera República de Entre Ríos entre 1820 y 1821. 

Desde diciembre de 1821 la provincia pasaría a iniciar su propia organización institucional con el Estatuto Provisorio Constitucional sancionado ese año. Esta primera carta magna fue redactada por el propio José Simón García de Cossio.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Qué pasó en Corrientes el 25 de Mayo de 1810

Las noticias de la Revolución llegaron a la ciudad recién 3 semanas después y generó divisiones en la sociedad. Simón García de Cossio sería el elegido como representante ante la Junta.

<p>Cabildo. La imagen más difundida del Cabildo de Corrientes es una construcción posterior a los hechos de 1810. Fue construido entre 1813 y 1817, y demolido en 1905.</p>

Cabildo. La imagen más difundida del Cabildo de Corrientes es una construcción posterior a los hechos de 1810. Fue construido entre 1813 y 1817, y demolido en 1905.

Por Pablo Miguel Reyes Beyer
@soypablomiguel

El 25 de Mayo de 1810 en Buenos Aires se creó la Primera Junta de Gobierno tras varios días de incertidumbres, negociaciones y movimientos que llevaron a la salida del poder del virrey Baltasar de Cisneros. Así se inició un largo camino que terminaría en la conformación de gran parte de la Sudamérica actual.

Aquella Revolución de Mayo fue porteña y las noticias sobre lo realizado recién saldrían dos días después para el resto de las provincias y ciudades del Virreinato del Río de la Plata. Pero esa novedad no vendría sola, sino que también se invitaba a los otros territorios a elegir un diputado que los representara ante la Junta.

Por cómo eran las comunicaciones en aquellos años de la colonia, lo ocurrido el 25 de Mayo recién se supo en Corrientes el 16 de junio de 1810. Ese día llegaron las cartas de la Primera Junta al Cabildo local, que estaba ubicado en la actual sede de la Jefatura de Policía.

Corrientes tenía a un teniente gobernador, el español Pedro Fondevila. Las relaciones entre criollos y europeos eran muy armónicas, conviviendo sin mayores sobresaltos en una pequeña ciudad de poco más de 4 mil habitantes y unidos por lazos de parentesco o de viejas amistades. 

Los peninsulares, que tenían la mayor parte de los oficios del Cabildo correntino, rechazaron de plano la noticia de una Junta gubernativa manejada por criollos. Sin embargo, los correntinos la aceptaron de inmediato. La buena sintonía sufrió un fuerte cimbronazo que se sentiría especialmente más adelante.

Ante la falta de noticias sobre qué es lo que pasaba en el resto del virreinato y los conflictos limítrofes con Paraguay hicieron que los españoles declinaran su actitud. Decidieron aceptar la Junta con la condición de que no se reconociera otro soberano que Fernando VII.

Ese mismo 16, el Cabildo deliberó y se aceptó a la Junta de Gobierno porteña, lo cual fue comunicado al resto de los pueblos del territorio.

El 22 de junio se reunieron en el Cabildo correntino 33 vecinos “de la parte principal y más sana”, según detallan historiadores, para elegir al diputado que los representaría ante las nuevas autoridades. Los candidatos fueron 10: Juan Francisco de Castro y Careaga, José Simón García de Cossio, Isidoro Martínez y Sires, José Vicente Fernández Blanco, José Baltasar de Casajús, José Francisco Cabral, Francisco Benigno Martínez, Angel Fernández Blanco, Sebastián de Almirón y Félix de Llanos.

Esas 33 personas eran vecinos destacados y pudientes, funcionarios de la administración peninsular, militares y sacerdotes. Por amplio margen el elegido fue José Simón García de Cossio, quien sacó 23 votos contra apenas 6 de Martínez y Sires. Casajús obtuvo 2, y Castro y Careaga y Cabral, uno solo.

García de Cossio era miembro de una respetada familia de la ciudad y un destacado abogado que se doctoró en jurisprudencia en Charcas, una de las universidades más importantes de la época. Estaba residiendo en Buenos Aires, siendo funcionario, y había participado del Cabildo Abierto del 22 de mayo apoyando la postura de Cornelio Saavedra de que cesara el poder del virrey Cisneros.

Casualidades del destino quisieron que el mismo día que a García de Cossio lo elegían diputado de su ciudad natal ante la Junta, la misma Junta lo nombrara fiscal de todos sus asuntos ante la Real Hacienda. Corrientes fue la primera en elegir a su representante, sin embargo, los documentos enviados por el Cabildo de Buenos Aires carecían de mucha información necesaria, como detalles sobre cómo debería ser la elección de los diputados, si eran cargos remunerados, entre otras cuestiones. Los problemas administrativos generaron muchos contratiempos en el interior.

Cuando se enteró de su designación, García de Cossio aceptó la propuesta y pidió que le enviaran instrucciones sobre cómo proceder. Le contestaron asegurando que confiaban en su criterio.

El primer cambio importante que llegó tras la adhesión de Corrientes a la Junta de Gobierno fue la salida del poder de Pedro Fondevila, para ubicar allí al militar correntino Elías Galván. Esta decisión se debía a que Corrientes estaba muy próximo a Paraguay y a la Banda Oriental, territorios que no se sumaron a la Primera Junta.

Galván, al asumir, comenzó a organizar grupos armados de defensa. La resistencia paraguaya al gobierno porteño generó una invasión a Corrientes y motivó el envío de la fracasada expedición de Manuel Belgrano. 

Aquellos fueron años muy conflictivos para Corrientes, primero por los enfrentamientos con Paraguay, después pasando a formar parte de la Liga de los Pueblos Libres de Artigas y Andresito entre 1814 y 1820, e incluso de la efímera República de Entre Ríos entre 1820 y 1821. 

Desde diciembre de 1821 la provincia pasaría a iniciar su propia organización institucional con el Estatuto Provisorio Constitucional sancionado ese año. Esta primera carta magna fue redactada por el propio José Simón García de Cossio.