Domingo 09de Agosto de 2020CORRIENTES27°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,75

Dolar Venta:$76,75

Domingo 09de Agosto de 2020CORRIENTES27°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,75

Dolar Venta:$76,75

CORRIENTES:

CORONAVIRUS: 71 CASOS ACTIVOS (219 ACUMULADOS) MUERTES: 2

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Nuevo obispo auxiliar: “Lo social ocupa un lugar muy importante en mi servicio”

Monseñor José Adolfo Larregain será consagrado mañana para estar al frente de la diócesis de Corrientes acompañando al arzobispo de la provincia, Andrés Stanovnik. En una entrevista comentó su nombramiento, su misión pastoral y destacó la manifestación de fe correntina. 

Marisol Salinas

marisolesalinas@gmail.com

 “Cuando llegué a Corrientes recibí muchos mensajes de afecto y en la ruta empezaron a caer algunas gotitas de lluvia que las tomé como una bendición de Dios. Me sentí muy bien recibido hasta en ese detalle. Agradezco a todos los que estuvieron orando por mi llegada y ministerio”, expresó monseñor José Adolfo Larregain, en vísperas a ser consagrado obispo auxiliar para la arquidiócesis de la provincia.

La ordenación episcopal se realizará mañana, en el marco de la misa por el día de la fiesta de San Pedro y San Pablo que el arzobispo Andrés Stanovnik presidirá a las 18 en la iglesia Catedral.

De cara a la celebración, en una entrevista con El Litoral monseñor Larregain habló de su nombramiento, destacó la manifestación de fe correntina y relató su misión pastoral de los últimos años.

En cada una de sus palabras denota que su camino está muy ligado a un sentido de compromiso social. Tanto es así que el llamado de convocatoria al nuevo cargo, lo recibió en medio de un retiro espiritual que este año se realizó en dos espacios, uno de ellos un centro de rehabilitación de adicciones.

“El nombramiento para mí fue una sorpresa muy grande. Algo completamente inesperado. Yo estaba ese fin de semana predicando en un retiro espiritual, que realizamos en la localidad de Puán, y que se replicó en la Fazenda de Carhué (centros donde se recuperan las personas con problemática de consumo) donde brindamos un espacio de confesión y escucha.  En ese contexto, recibí la llamada de que el Santo Padre me designó obispo auxiliar y luego se me informó que vendría a Corrientes”, precisó monseñor.

Al mencionar la provincia, recordó que la primera vez que vino fue en 1995: “participé de la peregrinación a Itatí, luego regresé por algunas reuniones de la orden franciscana”, mencionó. Es decir que 25 años después de aquel encuentro inicial, volvió a pisar suelo correntino, pero esta vez en medio de una cálida bienvenida.

“El lunes pasado recibí una imagen preciosa de Itatí que me regalaron junto con la Cruz de los Milagros, dos grandes símbolos del pueblo correntino y su gran devoción. Eso me parece admirable ya que el Santuario de la Virgen de Itatí a nivel nacional es uno de los más visitados, y es una muy valiosa manifestación de fe”, destacó.

Dicho esto, agradeció la hospitalidad que recibió por parte de la ciudadanía. “Más allá de los saludos de monseñor Andrés Stanovnik, el padre José Billordo, me sorprendió la calidez de la gente. No sé cómo consiguieron mi número, pero me brindaron expresiones muy bonitas. Por ejemplo, recibí un mensaje en guaraní que decía ‘Bienvenido a mi linda tierra de Corrientes’. Alguien también me dijo: ‘Venga con confianza no va a encontrar trapera’. Una expresión que me encantó porque la comprendo, significa que no encontraré un lugar vacío y solo”, expresó entre risas.

Social

El padre Larregain prestó su servicio en diferentes lugares del país, y ante la consulta de cuáles fueron los más importantes para su trayectoria, respondió: “Están en mi corazón Ciudadela de Buenos Aires, la parroquia San Antonio, la capilla Santa Clara del barrio Ejército de Los Andes (Fuerte Apache). Otro lugar muy importante es Tartagal (Salta, límite con Bolivia) y Río Cuarto (Córdoba) y La Teja, Merlo (Buenos Aires). Allí pude ejercer mi pastoreo animando a las comunidades”.

Además, destacó que “lo social ocupa un lugar muy importante en mi servicio. La mayoría de las comunidades en las que he trabajado están marcadas por la pobreza y la marginación. Allí descubrí los valores y tesoros que hay en estas realidades. No solamente hay que quedarse con lo que lamentablemente trasciende en los medios porque, por ejemplo, en Fuerte Apache siempre se nombra lo negativo, pero allí hay miles de personas que se levantan a trabajar, son solidarias, buenas, luchan y se esfuerzan. Parece que hace más ruido un árbol que cae que todo un bosque que crece”.

Pandemia

Al ser consultado respecto al contexto sanitario/social ante la pandemia, monseñor dijo: “Es un momento muy difícil para el país, hay mucha gente que la está pasando muy mal en muchos sentidos. Desde el aspecto económico, por la falta de trabajo, lo que sufren los comerciantes, la industria, las pymes, los pequeños productores y toda la producción. Las psicológicas, porque hay gente que está muy triste o depresiva. Pero también, todos conocemos el riesgo que implica salir, por eso tenemos que ser prudentes, cuidarnos y cuidar a nuestros seres queridos”.

Frente a este escenario complejo, monseñor propuso: “En estos tiempos es fundamental alimentar nuestro espíritu que es lo único que nos sostiene, sea a través de la oración, de las misas o de la lectura de la palabra. Todo eso nos dará esperanza hasta que Dios quiera (ojalá sea pronto), y pueda encontrarse una solución a esta situación que afecta a toda la humanidad”.

Asimismo, resaltó la generosidad que siempre está presente. “La solidaridad espontánea es un gran aprendizaje que nos deja la pandemia. En definitiva, debemos seguir fomentando esta cultura del encuentro y la no indiferencia”, indicó.

Porvenir

“Mi primer gran desafío es integrarme a la iglesia particular de Corrientes, que ya tiene un gran recorrido. Tengo mucho que aprender de este lugar, de su gente, del presbiterio, del camino recorrido por los obispos anteriores. Sobre todo de monseñor Andrés, a quien vengo a acompañar para caminar juntos”, expresó a El Litoral, Adolfo Larregain.

Dicho esto, agradeció la calidez de la ciudadanía correntina que lo recibió con mucha amabilidad a través de las redes sociales o por mensajes. “Los tengo muy presente en mis oraciones, les mando una bendición a todos, pero especialmente para los pobres, los enfermos, los que sufren, los que no tienen trabajo y para todos aquellos que nos cuidan en este tiempo tan difícil”, sintetizó.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error