Viernes 25de Septiembre de 2020CORRIENTES29°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,75

Dolar Venta:$79,75

Viernes 25de Septiembre de 2020CORRIENTES29°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$74,75

Dolar Venta:$79,75

CORRIENTES:

CORONAVIRUS: 313 CASOS ACTIVOS (1013 ACUMULADOS) MUERTES: 19

/Ellitoral.com.ar/ Interior

“Agradecer a Dios por el don de la salud”, dijo Larregain

Las actividades que se desarrollaron ayer en el Santuario de San Cayetano,  en honor al Patrono del Pan y del Trabajo tuvieron varias celebraciones eucarísticas. La central que se concretó a las 11, fue presidida por el obispo auxiliar de Corrientes, Monseñor José Adolfo Larregain. En su homilía, el sacerdote se refirió a varios temas relacionados a la jornada, e inició diciendo que “este año más que nunca le pedimos el pan, el trabajo; pedimos por los trabajadores y por nuestra propia santidad”. Además, al mencionar el contexto de la pandemia actual sostuvo que “le damos gracias a Dios por el don de la salud, algo tan valioso, y a veces ni nos acordamos de darle gracias por las cosas simples, las sencillas, las cotidianas y cuando no las tenemos, nos damos cuenta lo importante y valiosas que son”. En este sentido, agregó que “hoy, tener salud es ser una persona o una familia bendecida por Dios” y seguidamente pidió “por los enfermos y los que trabajan en el ámbito de la salud”.

Cabe destacar que uno de los textos centrales de la jornada fue un pasaje del evangelio según San Mateo (Mt. 14, 13-21), del cual se extrae entre otras, la famosa frase de Jesús a sus discípulos “denles ustedes de comer” haciendo referencia a la multitud que se reunió para escuchar al Hijo de Dios. Al respecto, el padre Larregain indicó que “ese evangelio nos enseña dos cosas: primero, que aún con los grandes dolores que podamos tener cada uno, no debemos encerrarnos dentro de nosotros mismos, sino que aún con nuestros dolores debemos ser capaces de estar atentos a los demás”. En segundo lugar, continuó: “Nos enseña a valorar lo pequeño y poco que cada uno tiene. A veces parece poco, pero para aquel que tiene sed un vaso de agua es muchísimo. Para aquel que está enfermo y solo, una visita, una llamada, un mensajito, un audio de WhatsApp... cuánto alegra el corazón. Esas pequeñas y simples cosas son muy importantes”, finalizó. 

(AB)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error