Lunes 29de Noviembre de 2021CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$99,75

Dolar Venta:$105,7

Lunes 29de Noviembre de 2021CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$99,75

Dolar Venta:$105,7

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Endosar a privados la culpa de la inflación

Hablar de la inflación como el resultado de decisiones insensibles de un grupo de empresarios poderosos difícilmente ayude a resolver este drama de la macroeconomía. El Gobierno puede hacer política con este flagelo y está bien si prefiere hacerlo, porque faltan apenas tres semanas para una elección legislativa clave, cuyo resultado aspira a revertir. Pero atención: lo que hay que tener claro entonces es que asistimos a un intercambio de consignas electorales, no a planteos de fondo.

Aunque la Argentina vive atormentada por el alza constante de precios desde hace décadas, en el mundo la inflación ya no es un enigma. Son muy pocas las naciones que padecen contextos similares al nuestro, y en el resto lo que se discute en torno a la inflación es qué hacer en términos monetarios y financieros cuando su variación pasa de 2% a 5% anual. 

En esos países los fabricantes tienen que producir con el mismo precio internacional de los alimentos que los industriales locales, pero afuera nadie argumenta que esa cotización es un problema que debe ser atacada con retenciones o cepos. Y las empresas globales que acá son señaladas como apropiadoras de una renta, no necesitan hacer una lista de precios todos los meses, porque operan en contextos estables y previsibles. No hay mucho más misterio.

En la discusión pública, el gobierno argentino apela a algunas falacias para mostrar que hay una receta que permitiría producir más sin aumentar los precios. Está claro que se trata de un argumento que avala su tesis de que el problema de la inflación son los empresarios. Pero como se dijo, escudarse detrás de esa fórmula es disfrazar de respuesta racional una consigna electoral.

“En lugar de ganar plata subiendo el precio, produzcan más y ganen por volumen”, dijo el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti. Para empezar, si de verdad fuese negocio, no hubiese sido necesario que un funcionario les revele a los privados una mecánica que de hecho se aplica en casi todos los mercados normales.

Pero en la Argentina producir más tiene un costo que en general no se financia con el margen de venta. El capital hay que pedirlo al banco, y ese costo no se congela. Las empresas no tienen personal ocioso, con lo cual avanzar en esta hipótesis implicaría reforzar plantel o pagar horas extras. Hay que conseguir la autorización para comprar insumos importados y recibir os dólares correspondientes para pagarlos. Ni hablar de que los envases fabricados con plástico, como todos los bienes que generan las petroquímicas, se tasan al valor dólar del día.

Se pueden dibujar molinos de viento y embestirlos con lanzas retóricas. Pero por lo visto, para atacar de verdad la inflación también habrá que esperar a que pase el 14N.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error