Miércoles 06de Julio de 2022CORRIENTES18°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$125,7

Dolar Venta:$131,7

Miércoles 06de Julio de 2022CORRIENTES18°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$125,7

Dolar Venta:$131,7

/Ellitoral.com.ar/ Nacional

Prisión perpetua para el femicida de la estudiante de Psicología en Mardel

La Justicia de Mar del Plata condenó a prisión perpetua al hombre de 53 años que hace dos años mató a la estudiante de psicología Jordana Rivero, de 28 años, tras estrangularla y tirarla al vacío desde un séptimo piso. Bernardo Baraj, ausente en la sala al ser sentenciado, fue hallado autor del delito de homicidio doblemente agravado por ser criminis causa y por femicidio.

El Tribunal Oral en lo Criminal 2  también condenó a Paola Rojas a 7 años de prisión por el robo cometido antes del homicidio y, ya que tenía una condena anterior, se le dictó una pena única de 9 años, por ser coautora de robo agravado y privación ilegal libertad con uso de violencia.

Jordana, que estudiaba en la Universidad Nacional de Mar del Plata, fue asesinada en la madrugada del 2 de marzo de 2020, luego de invitar a Baraj y a Rojas, su pareja, al departamento que alquilaba hacía dos meses en Salta casi Luro. Se habían conocido la noche anterior en la sala de bingo de Bolívar y Entre Ríos, también en el centro.

Cuando el bingo cerró —las cámaras de seguridad del lugar grabaron el momento en que se retiraban juntos—, fueron al departamento, donde decidieron asaltar a la joven, le quitaron algunos valores y las tarjetas de débito. La obligaron a revelar las claves y Rojas salió a recorrer cajeros. Cuando regresó, el lugar estaba lleno de policías.

Los habían llamado los vecinos del edificio, quienes oyeron ruidos y el golpe del cuerpo de Rivero contra una losa en el primer piso. Después de golpearla y dejarla inconsciente, Baraj la arrojó por la ventana desde el séptimo piso. Eran las 7 de la mañana.

Los peritos confirmaron que Jordana Rivero no presentaba las lesiones clásicas de haber puesto las manos para amortiguar el impacto, un reflejo usual, “lo que demuestra su estado de inconsciencia” al momento de golpear contra el cemento.

Tenía el maxilar fracturado y escoriaciones. 

(JML)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error