ellitoral.com.ar

Lunes 16 de Septiembre de 2019 CORRIENTES29°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $54,25

Dolar Venta: $57,50

La interminable temporada 87/88

La campaña en cifras


Por cuestiones obvias, sólo los 21 de mayo se festeja el ascenso del Deportivo Mandiyú  a la Primera División del Fútbol Argentino, ya que ese día, tras el empate sin goles frente a Quilmes en el sur del Gran Buenos Aires se consumó el histórico hecho. Iba a ser el primer equipo en competir en la máxima divisional del fútbol doméstico.
Pero esa costumbre que tenemos de festejar sólo un día, hace que perdamos el foco de lo trascendentes que son los procesos en los hechos, ya que ese día de gloria se concretó gracias a una muy larga campaña. Incluso, dadas las condiciones en las que se competía en la época y al compararlas con las comodidades del hoy, incluso el término “muy largo” parece quedarse corto.
En realidad el 21 de mayo se recuerda la coronación de un proceso que comenzó 2 años antes. Mandiyú ya era un equipo con mucho influencia popular en Corrientes y luego de vencer en una final a su siempre archirrival Boca Unidos se ganó el derecho a participar de la primera edición de la renovada Primera “B” Nacional.
Esa primera aventura del algodonero en la segunda categoría fue más que digna, terminando séptimo y accediendo a los cuartos de final de los play offs de promoción, quedando eliminado ante el poderoso Huracán de Parque de los Patricios, que había descendido por primera vez en su historia la temporada anterior. Pero ese mal trago fue borrado con pura alegría al año siguiente.
Para definir al torneo de la Primera “B” Nacional de aquellos años, el término más  adecuado podría ser “interminable”. Eran 22 equipos que tenían que jugar todos contra todos a partidos de ida y vuelta. Sólo el campeón ascendería la máxima categoría, para jugar contra los grandes, como Boca, River, San Lorenzo, entre otros.
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La interminable temporada 87/88

La campaña en cifras


Por cuestiones obvias, sólo los 21 de mayo se festeja el ascenso del Deportivo Mandiyú  a la Primera División del Fútbol Argentino, ya que ese día, tras el empate sin goles frente a Quilmes en el sur del Gran Buenos Aires se consumó el histórico hecho. Iba a ser el primer equipo en competir en la máxima divisional del fútbol doméstico.
Pero esa costumbre que tenemos de festejar sólo un día, hace que perdamos el foco de lo trascendentes que son los procesos en los hechos, ya que ese día de gloria se concretó gracias a una muy larga campaña. Incluso, dadas las condiciones en las que se competía en la época y al compararlas con las comodidades del hoy, incluso el término “muy largo” parece quedarse corto.
En realidad el 21 de mayo se recuerda la coronación de un proceso que comenzó 2 años antes. Mandiyú ya era un equipo con mucho influencia popular en Corrientes y luego de vencer en una final a su siempre archirrival Boca Unidos se ganó el derecho a participar de la primera edición de la renovada Primera “B” Nacional.
Esa primera aventura del algodonero en la segunda categoría fue más que digna, terminando séptimo y accediendo a los cuartos de final de los play offs de promoción, quedando eliminado ante el poderoso Huracán de Parque de los Patricios, que había descendido por primera vez en su historia la temporada anterior. Pero ese mal trago fue borrado con pura alegría al año siguiente.
Para definir al torneo de la Primera “B” Nacional de aquellos años, el término más  adecuado podría ser “interminable”. Eran 22 equipos que tenían que jugar todos contra todos a partidos de ida y vuelta. Sólo el campeón ascendería la máxima categoría, para jugar contra los grandes, como Boca, River, San Lorenzo, entre otros.