Miércoles 12de Mayo de 2021CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$93,00

Dolar Venta:$99,00

Miércoles 12de Mayo de 2021CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$93,00

Dolar Venta:$99,00

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

El espíritu de Lincoln aún ronda la Casa Blanca

Ilustres visitantes de la Casa Blanca aseguran haber escuchado o visto al fantasma del ex presidente estadounidense Abraham Lincoln, que, según numerosos testimonios de las últimas épocas, aún estaría rondando las distintas y numerosas habitaciones, lugares donde Lincoln le gustaba estar y pasó muchas horas de su vida.
Escenario. La Casa Blanca, lugar en que se registraron extraños fenómenos.
Ex presidente. Abraham Lincoln es quien más a menudo aparece.
Historias. La sala presidencial, también escenario de misteriosos hechos.

Por Francisco Villagrán

villagranmail@gmail.com

Especial para El Litoral

Es común, para los investigadores de lo paranormal, la creencia de la aparición de fantasmas  en los lugares en que la persona fallecida, cuando vivía en el mundo físico, se hallaba a gusto. Por lo tanto, después de cientos de relatos de testigos, de muchas importantes figuras mundiales, que aseguran haber visto o escuchado al presidente Lincoln, no extraña que en los corrillos de la Casa Blanca se hable muy a menudo de la aparición de fantasmas, en forma ya normal dentro del fenómeno de apariciones.

Hay muchos fantasmas allí, no sólo el del presidente Lincoln, aunque este espíritu es el que más a menudo aparece. Afirman los investigadores que la presencia del fantasma de Lincoln sería para advertir a los presidentes en actividad de la posibilidad de un atentado en su contra. Lo cierto es que el espíritu de Lincoln ha aparecido en varias ocasiones desde su asesinato en 1865, según muchas versiones e, incluso, imágenes captadas.

En una foto tomada a Barack Obama, se observa atrás una imagen de alguien que está parado, como mirando el paso del ex presidente. Por su apariencia y la barba, se cree que fue Lincoln.

Cuando una persona de mucho poder es asesinada, se dice que su alma cae en una confusión tal que no acepta su muerte y probablemente se quede vagando en un subplano porque ha dejado cosas por hacer o decir y hasta que no le tocara su ciclo real de donde hubiera muerto, es que entonces recién ve el umbral y pasa a la otra dimensión, para continuar su evolución espiritual.

Al parecer esto todavía no sucedió con Lincoln, ya que hasta hace poco empleados de la Casa Blanca lo vieron deambulando por los pasillos y habitaciones centenarias. Lincoln apareció en repetidas ocasiones, pero no fue el único, porque allí hay muchas presencias fantasmales. Hay quienes afirman que el dormitorio que perteneció al también presidente Andrew Jackson está encantado porque allí suceden cosas muy raras, apariciones, visiones y ruidos extraños. Lo cierto es que la lista de espectros que merodean la Casa Blanca es numerosa y en ella también está incluida la primera dama Abigail Adams que, en varias ocasiones, fue vista flotando en los pasillos.

Abraham Lincoln fue quizás el presidente más relacionado con lo paranormal, a veces solía participar en reuniones espiritistas. Una tarde de 1861, él y su mano derecha, Simon Case, participaban de una de estas sesiones. La medium, una adolescente, entró en trance y se acercó al presidente para transmitirle el siguiente mensaje: “Usted ha sido llamado a la posición que ocupa para una gran tarea. El mundo está bajo una esclavitud universal y es necesario liberarlo para que pueda alcanzar su verdadero estado espiritual”. Después de escuchar esto, Lincoln empleó todos sus esfuerzos para decretar la proclama que permitiría la emancipación de más de cuatro millones de esclavos afroamericanos.

Valiosos testimonios

Durante una de sus visitas a EE. UU., el primer ministro británico Winston Churchill, que tenía la costumbre de acostarse a altas horas de la madrugada, decidió tomarse un largo baño de inmersión, mientras fumaba uno de sus interminables puros. En ese instante, observó con asombro que se formaba ante él la figura de Lincoln, de la nada y, parada frente a él, lo miraba. Como ya había sido advertido de que esto podría pasar, con su habitual ironía que lo caracterizaba y sin perder la calma ni su flema británica le dijo: “Buenas noches, señor presidente, como puede observar, me encuentro en desventaja”. El fantasma sonrió levemente y desapareció. Al día siguiente, pidió que se lo cambiara de habitación para evitar problemas. Esto fue contado por el propio Churchill al servicio de seguridad. También la reina de Holanda, Guillermina, que se alojó en la Casa Blanca durante uno de sus viajes oficiales a los EE. UU., se despertó durante la noche debido a fuertes  golpes  en la puerta de su habitación, salió al pasillo y se encontró frente a frente con una figura etérea, era el espíritu de Abraham Lincoln. Al escuchar los gritos, un miembro de la escolta, corrió a ver qué sucedía. El hombre señaló que vio al fantasma del mandatario, sentado en la cama, como colocándose las botas.

La lista de testigos de lo insólito incluye también a los presidentes Theodore Roosevelt, Herbert Hoover y Harry Truman, quienes escucharon golpes y ruidos inexplicables en sus dormitorios, como también vieron extrañas figuras con forma humana. Algunas versiones dan cuenta de que un tren espectral totalmente negro y muy parecido al que trasladó el cadáver de Lincoln desde la capital hasta su pueblo natal se observó varias veces en las inmediaciones de su tumba en Springfield, coincidiendo con el aniversario de su muerte.

Antes de su deceso, Abraham Lincoln tuvo un anuncio realmente impresionante, un sueño premonitorio. Días antes del sangriento suceso, estaba en su habitación de la Casa Blanca, en el primer piso y escuchaba llantos y lamentos que venían de la planta baja. Intrigado, bajó las escaleras (siempre en sueños) y llegó hasta la Sala Este, donde se encontró con un fúnebre espectáculo. Un muerto era velado en su ataúd y a su alrededor había muchas personas, deudos y soldados montando guardia. Entonces, Lincoln le preguntó a uno de ellos quién era el muerto. “El presidente murió asesinado”, fue la espeluznante respuesta del guardia. Se despertó en ese momento sobresaltado y angustiado por el sueño que le pareció muy vívido. Quedó tan afectado que comentó el hecho con algunos amigos, entre ellos Ward Hill Lamon, quien lo anotó y registró debidamente. Otro detalle coincidente, en la realidad, Lincoln fue velado en la Sala Este, es decir, el sitio exacto donde él se había visto muerto en sueños. Otro de los tantos casos de premonición inexplicables. Aunque no tanto, ya que muchos investigadores de lo paranormal aseguran que en sueños puede el alma de una persona viajar hacia adelante; es decir, ver el futuro, aunque al despertar la mayoría de las veces no nos acordamos de nada de lo ocurrido durante el sueño. En el campo de lo paranormal, todo es posible.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error