ellitoral.com.ar

Miércoles 20de Noviembre de 2019CORRIENTES25°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$57,50

Dolar Venta:$62,50

Crimen del prestamista: autopsia reveló que fue asesinado de un golpe en la cabeza

Los investigadores afirmaron que Marcelo Bogado encontró la muerte cuando intentaba cobrar un dinero que había prestado. Había sido detenido en dos ocasiones con tarjetas de débito en cajeros automáticos.
 

Fallecido. Marcelo Bogado.
Hallazgo. Junto a esta heladera en posición vertical hallaron el cadáver.

Marcelo Bogado, el prestamista de 46 años que fue encontrado en las primeras horas del sábado en una precaria casilla del barrio Doctor Montaña fue asesinado de un golpe en la cabeza. 
Así reveló la autopsia practicada por forenses en la morgue de Laguna Brava, donde son llevados los cuerpos en estado de descomposición como era este caso.
Bogado, tal como se informó ayer, apareció muerto alrededor de la 1.30 del sábado junto a una heladera que se hallaba en posición vertical.
Dos personas quedaron detenidas casi de inmediato, uno de ellos, quien dijo ser dueño del lugar, de apellido García, quien además fue el que advirtió sobre la presencia del cadáver.
 La Policía dijo que incurrió en algunas contraindicaciones en su declaración y por eso quedó implicado y es investigado.
Secuestraron en el marco de la causa una Renault Kangoo, ya que se presume que a Bogado lo asesinaron en otro lugar y posteriormente en este vehículo lo ocultaron dentro de una heladera, en la casilla del asentamiento donde fue hallado.
El cadáver estaba en avanzado estado de descomposición, envuelto en una sábana y a su vez atado con sogas y cintas, reveló a El Litoral una alta fuente de la investigación.
Por su parte, el abogado de la familia del fallecido, Gustavo Briend, señaló públicamente que el hombre “tenía las manos atadas y varios cortes...”

Quién era
En otro orden de cosas, se conocieron ayer otros detalles de la vida de Marcelo Bogado. 
Por ejemplo, que en dos ocasiones había sido atrapado por la Policía dentro de cajeros automáticos con decenas de tarjetas de débito y que estaba en conflicto laboral con una droguería, donde lo habían despedido hacía 3 años aproximadamente.
Afirman que se dedicaba a los microcréditos, pero por fuera del sistema legal. De hecho, en dos oportunidades fue detenido tras ser encontrado en cajeros automáticos retirando dinero aunque de numerosas cuentas y con sus correspondientes tarjetas a nombre de otras personas.
El 7 de junio de este año había sido atrapado en inmediaciones de la sucursal bancaria de la avenida Cazadores Correntinos casi Ruta 12: tenía 28 tarjetas de débito de otras personas y $55 mil. 
En 2018 también había sido atrapado en plena maniobra dentro de un cajero del microcentro, donde le hallaron 99 tarjetas y $100 mil.
Bogado tenía un mercado delimitado por los planes sociales, ya que según constataron fuentes extraoficiales a ellitoral.com.ar, la mayor parte de las tarjetas que le encontraron eran de beneficiarios de diversos programas oficiales.
El financista tenía dos hijos y una versión señala que la mujer que hizo la denuncia de su desaparición no era su pareja, sino una amiga.
En tanto que actualmente el hombre estaba en litigio dentro del fuero laboral con una compañía local dedicada a la distribución de medicamentos. 
Lo habían despedido hace más de tres años. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Crimen del prestamista: autopsia reveló que fue asesinado de un golpe en la cabeza

Los investigadores afirmaron que Marcelo Bogado encontró la muerte cuando intentaba cobrar un dinero que había prestado. Había sido detenido en dos ocasiones con tarjetas de débito en cajeros automáticos.
 

Marcelo Bogado, el prestamista de 46 años que fue encontrado en las primeras horas del sábado en una precaria casilla del barrio Doctor Montaña fue asesinado de un golpe en la cabeza. 
Así reveló la autopsia practicada por forenses en la morgue de Laguna Brava, donde son llevados los cuerpos en estado de descomposición como era este caso.
Bogado, tal como se informó ayer, apareció muerto alrededor de la 1.30 del sábado junto a una heladera que se hallaba en posición vertical.
Dos personas quedaron detenidas casi de inmediato, uno de ellos, quien dijo ser dueño del lugar, de apellido García, quien además fue el que advirtió sobre la presencia del cadáver.
 La Policía dijo que incurrió en algunas contraindicaciones en su declaración y por eso quedó implicado y es investigado.
Secuestraron en el marco de la causa una Renault Kangoo, ya que se presume que a Bogado lo asesinaron en otro lugar y posteriormente en este vehículo lo ocultaron dentro de una heladera, en la casilla del asentamiento donde fue hallado.
El cadáver estaba en avanzado estado de descomposición, envuelto en una sábana y a su vez atado con sogas y cintas, reveló a El Litoral una alta fuente de la investigación.
Por su parte, el abogado de la familia del fallecido, Gustavo Briend, señaló públicamente que el hombre “tenía las manos atadas y varios cortes...”

Quién era
En otro orden de cosas, se conocieron ayer otros detalles de la vida de Marcelo Bogado. 
Por ejemplo, que en dos ocasiones había sido atrapado por la Policía dentro de cajeros automáticos con decenas de tarjetas de débito y que estaba en conflicto laboral con una droguería, donde lo habían despedido hacía 3 años aproximadamente.
Afirman que se dedicaba a los microcréditos, pero por fuera del sistema legal. De hecho, en dos oportunidades fue detenido tras ser encontrado en cajeros automáticos retirando dinero aunque de numerosas cuentas y con sus correspondientes tarjetas a nombre de otras personas.
El 7 de junio de este año había sido atrapado en inmediaciones de la sucursal bancaria de la avenida Cazadores Correntinos casi Ruta 12: tenía 28 tarjetas de débito de otras personas y $55 mil. 
En 2018 también había sido atrapado en plena maniobra dentro de un cajero del microcentro, donde le hallaron 99 tarjetas y $100 mil.
Bogado tenía un mercado delimitado por los planes sociales, ya que según constataron fuentes extraoficiales a ellitoral.com.ar, la mayor parte de las tarjetas que le encontraron eran de beneficiarios de diversos programas oficiales.
El financista tenía dos hijos y una versión señala que la mujer que hizo la denuncia de su desaparición no era su pareja, sino una amiga.
En tanto que actualmente el hombre estaba en litigio dentro del fuero laboral con una compañía local dedicada a la distribución de medicamentos. 
Lo habían despedido hace más de tres años.