La falta de colectivos y la escasa oferta de remises complican traslados de madrugada
ellitoral.com.ar

Lunes 15 de Julio de 2019 CORRIENTES22°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $41,40

Dolar Venta: $43,40

La falta de colectivos y la escasa oferta de remises complican traslados de madrugada

El transporte público se suspende cerca de la 1 y se reanuda a las 5. Hace varios años, funcionó un servicio nocturno, sin embargo, duró unos pocos meses. Durante esas horas, circula por la ciudad sólo el 20% de los remises capitalinos. 
 

imagen_1

Trasladarse de un punto a otro de la ciudad puede resultar una verdadera complicación para los que no cuentan con vehículo propio, debido a la escasa oferta de transporte que hay en ese horario. Si bien es cierto que la demanda es baja, existen personas que por motivos laborales o personales necesitan, periódica o eventualmente, movilizarse durante ese momento de la noche.
Poco después de la medianoche emprenden la última vuelta de su recorrido las unidades de todas las líneas de colectivos que funcionan en la ciudad, suspendiéndose luego hasta cerca de las 5, cuando el servicio se reactiva. 
Es así que, durante varias horas, las personas se ven obligadas a elegir otra alternativa, aunque no son muchas las opciones disponibles. Los remises trabajan durante la madrugada, pero en un número muy reducido. Según señalaron desde algunas empresas, sólo el 20% decide circular en ese horario.
La poca demanda hace que los trabajadores del volante elijan descansar, quedando sólo una especie de guardia para atender los pedidos. El costo del viaje es una de las cuestiones que influyen en los usuarios, aunque termina siendo, junto con los taxis, la única alternativa. 
En cuanto a los colectivos, se intentó hace varios años la implementación de un servicio nocturno, con pocos coches que transitaban por la ciudad durante todas la madrugada. Esta idea se aplicó en 2011, en el marco de un aumento del precio del boleto. 
Aunque la demanda no fue masiva, el servicio contó con aceptación y podían verse pasajeros viajando en las unidades de los distintos ramales. Pocos meses después de su puesta en marcha, la prestación quedó suspendida y la madrugada volvió a convertirse en un escollo para los que necesitan o desean trasladarse de un lugar a otro en la ciudad entre la 1 y las 5 aproximadamente. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La falta de colectivos y la escasa oferta de remises complican traslados de madrugada

El transporte público se suspende cerca de la 1 y se reanuda a las 5. Hace varios años, funcionó un servicio nocturno, sin embargo, duró unos pocos meses. Durante esas horas, circula por la ciudad sólo el 20% de los remises capitalinos. 
 

Trasladarse de un punto a otro de la ciudad puede resultar una verdadera complicación para los que no cuentan con vehículo propio, debido a la escasa oferta de transporte que hay en ese horario. Si bien es cierto que la demanda es baja, existen personas que por motivos laborales o personales necesitan, periódica o eventualmente, movilizarse durante ese momento de la noche.
Poco después de la medianoche emprenden la última vuelta de su recorrido las unidades de todas las líneas de colectivos que funcionan en la ciudad, suspendiéndose luego hasta cerca de las 5, cuando el servicio se reactiva. 
Es así que, durante varias horas, las personas se ven obligadas a elegir otra alternativa, aunque no son muchas las opciones disponibles. Los remises trabajan durante la madrugada, pero en un número muy reducido. Según señalaron desde algunas empresas, sólo el 20% decide circular en ese horario.
La poca demanda hace que los trabajadores del volante elijan descansar, quedando sólo una especie de guardia para atender los pedidos. El costo del viaje es una de las cuestiones que influyen en los usuarios, aunque termina siendo, junto con los taxis, la única alternativa. 
En cuanto a los colectivos, se intentó hace varios años la implementación de un servicio nocturno, con pocos coches que transitaban por la ciudad durante todas la madrugada. Esta idea se aplicó en 2011, en el marco de un aumento del precio del boleto. 
Aunque la demanda no fue masiva, el servicio contó con aceptación y podían verse pasajeros viajando en las unidades de los distintos ramales. Pocos meses después de su puesta en marcha, la prestación quedó suspendida y la madrugada volvió a convertirse en un escollo para los que necesitan o desean trasladarse de un lugar a otro en la ciudad entre la 1 y las 5 aproximadamente.