“Que nuestros rostros sean expresión de quienes son víctimas de violencia, de los no nacidos”
ellitoral.com.ar

Viernes 10de Julio de 2020CORRIENTES12°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$69,50

Dolar Venta:$74,50

CORRIENTES:

“Que nuestros rostros sean expresión de quienes son víctimas de violencia, de los no nacidos”

imagen_0

La Diócesis de Santo Tomé fue la encargada de elaborar el “Manifiesto” que  fue leído ayer en la misa central y que se transcribe a continuación: 

Cristo vive en el corazón de los jóvenes y, como en cada primavera desde hace ya 40 años, los jóvenes de la región NEA manifestamos nuestra fe en Jesús y en nuestra Madre del Cielo, que nos rejuvenece y fortalece ante el oleaje de la adversidad, de la indiferencia, de la violencia y de tantos males que sufre nuestra sociedad.
Queremos anunciarles hoy que vale la pena vivir en Jesús. Anhelamos ser Jóvenes más comprometidos con nuestros hermanos, por eso te pedimos, Madre, que nos acompañes en nuestro cotidiano peregrinar…
Movidos por aquel deseo del Papa Francisco a los jóvenes del mundo, al finalizar el Sínodo de los jóvenes y expresado en la Exhortación Apostólica Christus Vivit: “Seré feliz viéndolos correr más rápido que los lentos y temerosos. Corran atraídos por ese Rostro tan amado, que adoramos en la sagrada Eucaristía y reconocemos en la carne del hermano sufriente. El Espíritu Santo los empuje en esta carrera hacia adelante. La Iglesia necesita su entusiasmo, sus intuiciones, su fe. ¡Nos hace falta! Decimos ¡No tenemos miedo, Cristo  vive y nos quiere vivos!
Que este gesto de peregrinar como Región NEA hasta el Santuario de María, nos ponga en comunión con todos aquellos que sufren en silencio, que nuestros rostros sean expresión de quienes son víctimas de la violencia, de los no nacidos a causa de la cultura de la muerte y de los que no pueden manifestar su fe.
La vida es un regalo que Dios nos ha dado y que entre todos debemos cuidar.
Sigamos caminando y juntos pidamos: Padre del cielo, bendice nuestra patria, danos la valentía de vivir como tus hijos, porque queremos renovar la historia, nuestra historia.
Y con la fuerza de tu Santo Espíritu decir cada día “Madre, Bajo tu mirada discernimos nuestra vida”

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

“Que nuestros rostros sean expresión de quienes son víctimas de violencia, de los no nacidos”

<p>gentileza/noticias itateñas</p>

gentileza/noticias itateñas

La Diócesis de Santo Tomé fue la encargada de elaborar el “Manifiesto” que  fue leído ayer en la misa central y que se transcribe a continuación: 

Cristo vive en el corazón de los jóvenes y, como en cada primavera desde hace ya 40 años, los jóvenes de la región NEA manifestamos nuestra fe en Jesús y en nuestra Madre del Cielo, que nos rejuvenece y fortalece ante el oleaje de la adversidad, de la indiferencia, de la violencia y de tantos males que sufre nuestra sociedad.
Queremos anunciarles hoy que vale la pena vivir en Jesús. Anhelamos ser Jóvenes más comprometidos con nuestros hermanos, por eso te pedimos, Madre, que nos acompañes en nuestro cotidiano peregrinar…
Movidos por aquel deseo del Papa Francisco a los jóvenes del mundo, al finalizar el Sínodo de los jóvenes y expresado en la Exhortación Apostólica Christus Vivit: “Seré feliz viéndolos correr más rápido que los lentos y temerosos. Corran atraídos por ese Rostro tan amado, que adoramos en la sagrada Eucaristía y reconocemos en la carne del hermano sufriente. El Espíritu Santo los empuje en esta carrera hacia adelante. La Iglesia necesita su entusiasmo, sus intuiciones, su fe. ¡Nos hace falta! Decimos ¡No tenemos miedo, Cristo  vive y nos quiere vivos!
Que este gesto de peregrinar como Región NEA hasta el Santuario de María, nos ponga en comunión con todos aquellos que sufren en silencio, que nuestros rostros sean expresión de quienes son víctimas de la violencia, de los no nacidos a causa de la cultura de la muerte y de los que no pueden manifestar su fe.
La vida es un regalo que Dios nos ha dado y que entre todos debemos cuidar.
Sigamos caminando y juntos pidamos: Padre del cielo, bendice nuestra patria, danos la valentía de vivir como tus hijos, porque queremos renovar la historia, nuestra historia.
Y con la fuerza de tu Santo Espíritu decir cada día “Madre, Bajo tu mirada discernimos nuestra vida”