Jueves 29de Octubre de 2020CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$77,50

Dolar Venta:$83,50

Jueves 29de Octubre de 2020CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$77,50

Dolar Venta:$83,50

CORRIENTES:

CORONAVIRUS: 572 CASOS ACTIVOS ( 2798 ACUMULADOS) MUERTES: 49

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Los jardines perdieron el 80% de sus clientes y venden sus mobiliarios para subsistir

Solicitan una ayuda para afrontar la baja de la matrícula. Pasaron de tener 130 niños a sólo 10 por establecimiento. Redujeron las cuotas, pero apenas un 20% aceptó las ofertas online. 

Los jardines maternales intentan sobrevivir ante la inactividad obligada por la pandemia. No les permiten retomar las clases presenciales, pese a la elaboración de un estricto protocolo. Perdieron el 80% de su clientela y sólo el 20% aceptó las ofertas educativas online. Alertan que “los padres están trabajando y necesitan el servicio”. 

    La Cámara provincial reconoce que la situación financiera del sector “es insostenible”. 

Reclamaron que no reciben suficiente asistencia y que hicieron “todas las gestiones que tuvieron a su alcance para visibilizar la problemática, pero no tuvimos ninguna solución”. 

“Es lamentable ver cómo los establecimientos no pueden evitar el cierre definitivo, o ver cómo empiezan a ofrecer para la venta sus materiales e inmobiliarios porque no tienen otra opción”, reveló Marcela Romero, presidenta de la Cámara, a El Litoral.

Algunos de estos establecimientos cobraron el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), y otros recibieron ayuda de parte del Gobierno provincial. 

De igual manera, no es suficiente, teniendo en cuenta los gastos fijos, impuestos y cargas sociales; y ese dinero sólo se destinó al pago del personal.

     El mes pasado realizaron una manifestación con una caravana de autos que recorrió la costanera. Sin embargo, no pasaron muchos días hasta que empezó el pico de casos en la provincia por lo que dejaron de insistir. “El Gobernador ya afirmó que los jardines maternales volverán cuando retornen las clases”, precisó. Pero aclaró que: “Nosotros no deberíamos equiparnos a las escuelas públicas, ya que por sala tenemos entre 10 y 15 niños solamente. Habíamos ofrecido reducir inclusive ese número mediante un sistema de turnos como se está haciendo en Córdoba, por ejemplo”, expresó. 

“Los jardines nos equipamos con todas las medidas necesarias, nuestras instituciones son diferentes”. 

“La situación es sumamente complicada”, reconoció. 

Desde la Cámara señalan que las familias sí comunican la necesidad de que los establecimientos vuelvan a abrir, puesto que casi la totalidad de las actividades están permitidas. 

Los padres deben salir a trabajar y necesitan dejar a sus niños y niñas al cuidado de terceros. Respecto a esto,  Romero realiza una lectura de las soluciones que encuentran las familias, recurren a niñeras o espacios de recreación alternativos: “Se fomenta la clandestinidad, hay espacios que ofrecen talleres sin medidas de cuidado, sin habilitaciones municipales ni permisos de Minoridad y Familia.

“Los jardines maternales cuentan con la estructura y los permisos gubernamentales. Necesitamos que nos reconozcan como un espacio seguro, de contención, cuidado y aprendizaje para los niños”, manifestó la referente.

“La situación es sumamente crítica, debemos pagar impuestos, monotributo, los sueldos, los servicios y el alquiler, aunque tenemos una baja de matrícula nunca vista en nuestros 10 o 15 años de trayectoria”, detalló.

Asimismo aseguró que debido a que las clases no tienen una fecha cierta de inicio “la mayoría de los jardines están aguantando, subsistiendo” y sostuvo que también se hace incierto el hecho de que los establecimientos sigan existiendo.

Reconoció también que los tutores acompañaron durante un tiempo, “pero al no ver un pronto retorno, dejaron de hacerlo”. Romero precisó que la matrícula con la que inician el ciclo lectivo cada marzo ronda entre los 100 y 130 niños y niñas, y en la actualidad cuentan con 10 inscriptos. “Además nos vimos obligados a reducir las cuotas para ser solidarios con los padres que son solidarios con nosotros”, concluyó.

(IRB)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error