Sabado 24de Febrero de 2024CORRIENTES32°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$817,5

Dolar Venta:$857,5

Sabado 24de Febrero de 2024CORRIENTES32°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$817,5

Dolar Venta:$857,5

/Ellitoral.com.ar/ Policiales

En un asentamiento atraparon al buscado homicida del Parque Mitre

Vive en situación de calle, aunque alquilaba una pieza por calle General Paz. Posee antecedentes delictivos y por violencia. 

Luego de permanecer unas 8 horas como prófugo, finalmente atraparon pasada la 1 de ayer a Francisco “Cayano” Altamirano (40 años), sindicado como el autor material del homicidio de Gabriel Nehuén Olazar (24 años), ocurrido alrededor de las 17 del Viernes Santo, en el Parque Mitre.

Desde la Policía confirmaron que posee un  frondoso prontuario, ya sea por hechos delictivos como por actos de violencia que incluyeron lesiones con armas blancas, aunque hasta ahora no había llegado tan lejos.

El examen del médico policial determinó que el cadáver de Olazar presentaba tres puntazos en la zona del tórax, los que resultaron letales.

En un primer momento, luego de la filmación de transeúntes, los investigadores de la Comisaría Cuarta y de la División Investigaciones Metropolitana (DIM) creyeron que el fugitivo era una persona que también vive en situación de calle, y que es conocido como “Teletubi”. 

En poco tiempo localizaron al sospechoso, pero nuevas pruebas fílmicas y testimoniales desviaron la mirada hacia el hermano del demorado. Apareció en escena Cayano Altamirano y se desplegó entonces un amplio rastreo que fue seguido muy de cerca por la fiscal de turno Sonia Meza, precisaron a El Litoral fuentes del caso.

Se obtuvo el dato de que el fugitivo alquilaba una habitación por calle General Paz, pero su búsqueda arrojó resultados negativos. Luego tuvieron una información de que buscó refugio en casa de familiares en el barrio Virgen de los Dolores, ya que nació y se crió en la zona del cementerio San Juan Bautista.

Tampoco pudieron dar con su paradero en los pasillos aún humedecidos por la reciente lluvia. 

Cuando parecía que la noche iba a cerrar sin novedad, apareció una endeble pista que parecía tener poca fuerza, confirmó la alta fuente consultada. “Nos dijeron que estaba escondido en el barrio Patono, en una casilla que está ubicada por calle Gaboto, sobre un pasillo del asentamiento”, describieron.

De ese modo una comitiva montó un operativo cerrojo que sorprendió al vecindario e incluso al propio fugitivo que al ver a la Policía trató de escapar en dirección contraria, pero ya estaba rodeado.

Fue demorado y esposado, para luego ser conducido hasta la Comisaría Cuarta, donde permanecerá alojado hasta tanto la Justicia avance con el expediente del homicidio. 

(WA)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error