Viernes 19de Agosto de 2022CORRIENTES13°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$134,2

Dolar Venta:$142,2

Viernes 19de Agosto de 2022CORRIENTES13°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$134,2

Dolar Venta:$142,2

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Una asociación correntina denunció al Senasa por retener al perro Coco

Su dueño lo trajo a Argentina de Hungría, pero las autoridades sanitarias le impidieron que llegue a su domicilio.  

Un grupo proteccionista de animales con sede en la ciudad de Corrientes denunció penalmente al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) luego de que se conociera la detención del perro Coco en el aeropuerto de Ezeiza, en Buenos Aires. 

Las delegadas de la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (Afada), presidida por el correntino Pablo Buompadre, se presentaron el jueves en el aeropuerto de Ezeiza y verificaron la correcta implementación de las disposiciones de migraciones y sanidad para el caso del perro.

El Senasa decidió que Coco cumpla con las exigencias sanitarias para la importación, durante un período de 10 días de cuarentena y sea vacunado contra la rabia en instalaciones de la Aduana dentro del Aeropuerto Internacional de Ezeiza donde se encuentra en este momento. 

“Está muy bien cuidado y alimentado, y también se le acercó una manta para resguardarlo de las condiciones adversas del tiempo”, detalló la organización proteccionista. Luego de cumplimentar con el proceso sanitario, está previsto que Coco sea derivado a su domicilio.

Por su lado, la entidad pública nacional aseguró que el can arribó con su dueño al aeropuerto internacional de Ezeiza en Argentina, proveniente de Hungría, sin su Certificado Veterinario Internacional (CVI) y con su vacuna antirrábica vencida. “Se encuentra en custodia y en cuarentena hasta que se defina su situación, salvaguardando su bienestar, brindándole los cuidados y el alimento necesario”, señalaron en un comunicado oficial luego del escándalo que generó la retención de la mascota y la posibilidad de que se aplique la eutanasia.

Su dueño es Franco Gavidia, un jugador argentino de handball que juega en Hungría y decidió regresar a la Argentina debido a la guerra entre Rusia y Ucrania, país que limita con territorio húngaro hacia el este. 

Las autoridades consideraron que la liberación de Coco al territorio nacional, sin la correspondiente documentación sanitaria oficial del Servicio Veterinario del país de origen, puede poner en riesgo la salud pública y a la población animal que tome contacto con el canino.

Las mascotas deben estar vacunadas contra la rabia con vacunas autorizadas por la Autoridad Veterinaria del país de procedencia y con inmunidad vigente según el plazo de validez otorgado por el laboratorio fabricante de la vacuna, con excepción de aquellos que proceden de una zona declarada libre de rabia, según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

La rabia es una enfermedad viral que es mortal, pero prevenible, se puede propagar a las personas y las mascotas, si las muerde o rasguña un animal con rabia.

En este caso puntual, ni la condición de salud ni la vacunación antirrábica, que además esta vencida, fueron avaladas por el servicio veterinario del país de origen (Hungría) con lo cual, la situación sanitaria de este animal es desconocida y por lo tanto correspondería su reexportación.

Pero la asociación correntina recalcó que “el Senasa nunca puede eutanasiar a un perro (u otro animal) sin tener sus respectivas vacunas, ya que existen disposiciones nacionales e internacionales vigentes, que así lo disponen”. 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error