Miércoles 28de Febrero de 2024CORRIENTES41°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$820,5

Dolar Venta:$860,5

Miércoles 28de Febrero de 2024CORRIENTES41°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$820,5

Dolar Venta:$860,5

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

La Justicia declaró inocente a Ana, detenida por una emergencia obstétrica

En Corrientes se conocen dos casos de similares características y las juzgaron como homicidas. 

El Tribunal Oral Penal de Goya  absolvió ayer a Ana Clara,  quien estaba acusada por el delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo tras sufrir un aborto espontáneo en su domicilio.  

Se trata de la mujer de Esquina que sufrió una urgencia obstétrica el pasado 10 de noviembre, por lo que estaba detenida hasta que se dio a conocer la sentencia que ordenó su inmediata liberación.

El fiscal subrogante, Javier Mosquera, junto con Guillermo Barry, había pedido que sea condenada por el delito que se la acusaba. 

En Corrientes se conocen dos casos de similares características, donde mujeres jóvenes en situación de vulnerabilidad atravesaron   por eventos obstétricos por los que fueron acusadas por la Justicia como homicidias.

La causa de Ana

El juicio contra Ana (30) comenzó el lunes en el Tribunal Oral Penal de Goya. La mujer estuvo presa ocho meses  acusada de homicidio agravado por el vínculo y alevosía.

La urgencia obstétrica ocurrió la noche del 10 de noviembre del año pasado, cuando Ana tuvo un aborto involuntario en su casa, situación que su familia desconocía y días después el feto fue hallado semienterrado en el patio.

Tras el hallazgo, la detuvieron y permaneció hasta ayer en la Comisaría de la Mujer de Esquina.

La abogada defensora, Natalia Ávalos, días atrás en declaraciones a El Litoral,  indicó que Ana es “una mujer pobre, que se dedicaba a tareas de cuidado de sus hijos de 11 y 6 años, y sus hermanitos. Realizaba comidas los fines de semana para vender o atendía eventualmente algún negocio cuando podía. A veces limpiaba casas como su mamá”.

Había señalado que las pruebas en su contra no eran conclusivas, y sostuvo durante todo el proceso judicial que su defendida atravesó por una emergencia obstétrica. “Consideramos que lo que sufrió Ana es un parto domiciliario de un feto muerto. Si hubiera ocurrido en un hospital, la situación hubiera sido distinta”, precisó la abogada.  

En este sentido, la letrada señaló que la acusación por aborto y la criminalización de la práctica son imputaciones que frecuentemente recaen sobre mujeres pobres. 

A lo largo de la semana estaban previstos unos 22 testigos, de los cuales 5 se abstuvieron de declarar por su vínculo con la mujer.

Ayer se realizaron los alegatos de cierre y el Tribunal comunicó su decisión.

Ricardo Diego Carbajal, presidente del Tribunal para esta causa, y Jorge Antonio Carbone declararon inocente a Ana Clara, acusada de homicidio calificado por el vínculo y alevosía por la Fiscalía. En disidencia votó el doctor Julio Ángel Duarte.

Luego de la lectura del veredicto, los magistrados dispusieron su liberación inmediata.

Carbajal expresó los fundamentos que motivaron la decisión de la mayoría y se dirigió a la imputada con un lenguaje claro y sencillo. 

Mercedes: 13 años presa

María,  mercedeña y madre de cuatro hijos, permaneció presa durante 13 años tras haber sido condenada por la muerte de su hijo recién nacido, acusada por homicidio calificado basados en la denuncia de un vecino. 

La mujer salió en libertad en abril de 2013, y dos años después, inició un largo proceso para obtener la reparación que le corresponde, y que fue estipulada en noviembre de 2019 por la jueza María Belén Güemes. 

La causa judicial comenzó en 1999, a los 21 años de María, cuando dio a luz en su casa. El bebé nació muerto. Ella logró cortar el cordón y se desmayó. Así la encontró la mamá, que envolvió al niño, lo puso en la cama y asistió a María. 

María y su mamá caminaron por lo menos un kilómetro al centro de salud. Ella terminaba de parir. Al volver, hicieron un pequeño velorio antes de enterrar a su bebé en un gallinero, dentro de una caja de zapatos.

Un vecino vio la escena, hizo la denuncia, llegó la policía y detuvo a María tras asumir que se trataba de un caso de aborto, ilegal en Argentina en aquel tiempo.

Cuando ya estaba condenada a prisión perpetua, la defensa de Ejecución escuchó a María, revisó el expediente y pidió la revisión de una condena que fue declarada nula el 26 de abril de 2013 por el Tribunal Superior de Justicia de Corrientes, y admitió falencias en el proceso de investigación y relevamiento de pruebas en contra de la joven, que luego, el Instituto Médico Forense del Superior Tribunal de Justicia, consideró “temeraria e infundada”.

 Bella Vista: condena a cadena perpetua

En mayo del 2020 el Tribunal Oral Penal Nº 2 de Corrientes condenó a Elizabeth (35), de Bella Vista, a prisión perpetua.

La encontraron culpable de homicidio por la muerte de su hija recién nacida, tras atravesar por un parto en su domicilio. Fundamentaron que la muerte se ocasionó por golpes en la cabeza.

Sin embargo, la mujer declaró que tras dar a luz, se desmayó por la severidad de la hemorragia.

Su abogado defensor, Héctor Ortigueira, sostuvo que se trató de un accidente: “Mi clienta estaba higienizando a la beba y en un momento se le escapó y cayó al piso, y se desvaneció por la pérdida de sangre”.

Ortigueira opinó que el tribunal valoró pruebas que no se encontraban en el expediente y cuestionó la presión mediática que tuvo el caso.

El Tribunal estuvo conformado por los jueces Juan José Cochia, Ariel Azcona y Román Facundo Esquivel. 

Insaurralde cumple la condena en el Instituto Pelletier de la Capital.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error