Martes 06de Diciembre de 2022CORRIENTES38°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$168,0

Dolar Venta:$176,0

Martes 06de Diciembre de 2022CORRIENTES38°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$168,0

Dolar Venta:$176,0

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Despedida a don Adolfo Navajas Artaza

Por Ricardo Guillermo Leconte

Exgobernador de Corrientes 

Especial para El Litoral

El  2 de agosto falleció en Virasoro un hombre señero en la vida de Corrientes: don Adolfo Navajas Artaza, a la edad de 97 años, un amigo entrañable.

Nació en Gobernador Virasoro el 26 de mayo de 1925, hijo de don Víctor Navajas Centeno y doña María Silvia Artaza. En 1949 se casó con Aurelia “Kelita” Fournuier Foderé y tuvieron 4 hijos. Fue  una familia sólida y feliz.

Su padre fundó el Establecimiento “Las Marías” para la producción de yerba mate, te y ganadería, convirtiendo estos parajes en un verdadero emporio de riqueza y trabajo. En esa tarea lo acompañaron sus hijos. A la muerte de don Víctor sus hijos continuaron y extendieron  las explotaciones con singular eficacia y espíritu de progreso. Con el tiempo se ampliaron las actividades a la industria, la forestación, aserradero, entre otras,

En todas las actividades de producción y de trabajo se destacó el espíritu de progreso e innovación y  fundamentalmente  la especial sensibilidad social con los hombres, mujeres y jóvenes que trabajaban en la empresa, cuya calidad de vida elevaban permanentemente.

En esta trascendente tarea don Adolfo demostró paso firme de sembrador, visión elevada hacia el mejor horizonte, tenacidad en la acción y vocación de servicio. Tuvo premios y consagraciones de entidades de prestigio de Corriente y el país. No sólo trabajó en su empresa, además propició la fundación de escuelas, entidades culturales y deportivas, organizaciones empresarias. Presidió la Fundación que administra el Instituto de Cardiología de Corrientes, donde trabajó activamente hasta no hace mucho tiempo. Fue el principal motor del crecimiento de Virasoro.

Fue político desde muy joven y aceptó desafíos en tiempos difíciles: fue presidente del Partido Demócrata Progresista, legislador, gobernador de la provincia de Corrientes y ministro de Bienestar Social de la Nación después de la Guerra de Malvinas en 1982, gobierno que tuvo el apoyo de toda la dirigencia política con el compromiso de convocar a elecciones sin proscripción alguna y entregar el poder antes de marzo de 1984, tarea cumplida en diciembre de 1983. En todas sus funciones actuó con honestidad, defensa de la libertad, espíritu de progreso e innovación en beneficio de todos.

Vuelto a Gobernador Virasoro fue electo intendente, tarea que cumplió con laboriosidad y eficiencia. Siempre con la humildad de los que auténticamente valen.

En el comienzo de su actuación política, y temporariamente, estuvo enfrentado con mi partido, pero las coincidencias en valores  e ideales comunes, nos convirtió en socios y durante años compartimos luchas y esperanzas. En esa acción cultivamos una gran amistad, fortalecida en cada actuación y en cada experiencia. Su nombre fue bandera de esperanza para propios y extraños en Corrientes y el país.

Hoy nos deja y merece descansar en paz en el reino de los nobles de corazón. René Trossero nos enseña: “Morir no es morirse para siempre sino comenzar a vivir de otro modo y para siempre. Cuando mueras se romperán las cadenas del tiempo que te aprisiona y vivirás la libertad más plena, en la eternidad que te espera. Cuando la muerte destruya los límites del espacio que te cercan, te expandirás en otra dimensión, donde no habrá fronteras…”

Los que viven como vivió Adolfo Navajas Artaza no se van totalmente. Viven en el corazón y al lado de cuantos lo conocieron y valoraron su conducta. Es el anhelo que pedimos a Dios: que nos permita que nos acompañe siempre. 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error