Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

Un gobernador en andas

(*)

n “Expresiva demostración recibió Navajas Artaza”: Así tituló en su tapa el Diario el Litoral el día 11 de enero de 1973, insertando además una enorme fotografía de la escena que conmovió hasta nuestros días al gobernador saliente,  quien fue sacado en andas de la Casa de Gobierno y trasladado hasta el Hotel de Turismo en medio de una constante muestra de ponderación y afecto.

El epígrafe de la foto del diario es el siguiente: ACLAMADO. Una entusiasta manifestación, que integraron más de dos mil personas acompañó al gobernador saliente, señor Adolfo Navajas Artaza, desde la Casa de Gobierno hasta el hotel de Turismo, donde se alojó anoche. Cartelones y estribillos pusieron la nota destacada en el acto de transmisión del mando, dado que es ésta la primera vez que en nuestra ciudad se brinda tan expresiva demostración de apoyo a un primer magistrado al término de su gestión. Posteriormente, en el Hotel de Turismo, continuó recibiendo saludos de amigos personales y dirigentes gremiales.

    Señala el diario El Litoral en su comentario: “Una de las notas destacadas de la transmisión del mando provincial de ayer fue la cálida demostración de simpatía brindada al gobernador saliente.

    “Ayer (10 de enero de 1973) a las 20.15, en el Salón Amarillo de la Casa de Gobierno se cumplió la ceremonia de entrega del mando gubernativo de la provincia por parte del señor Adolfo Navajas Artaza, al nuevo titular del poder ejecutivo general (RE) Roberto Pablo Tiscornia.

    Un público numeroso colmaba totalmente ese recinto, además de extenderse en un amplio sector de la calle 25 de Mayo, en lugares vecinos a la entrada del edificio y sobre el área lindante de la plaza del mismo nombre. Junto con el gobernador saliente y el designado,  hicieron su entrada al salón principal los ministros que acompañaron en su gestión al señor Navajas Artaza y los nombrados anoche para integrar el nuevo gabinete.

    Leída el acta respectiva por el Escribano mayor de Gobierno, señor Ricardo A. Vallejos Gill, el subsecretario del ministerio del Interior, doctor Miguel Zselagowski tomó el juramento de práctica al nuevo titular del poder ejecutivo.

    Concluida la ceremonia, cuando se anunció que el señor Navajas Artaza se aprestaba a abandonar el Salón Amarillo, gran cantidad de público que se encontraba en ese recinto, en las escalinatas de acceso y en la calle, pugnó por acercarse al ex gobernador, en tanto algunas señoras se acercaban trabajosamente y le hacían entrega de ramos de flores.

            Con notorio esfuerzo pudo el ex primer magistrado acercarse a la salida, lugar donde la presión se hizo aún mayor, al mismo tiempo que aumentaban los aplausos y las expresiones de adhesión.

En andas - Cuando Navajas Artaza pudo al fin ganar la acera, fue alzado en andas. Se reanudaron los aplausos y los estribillos de adhesión.

    Se improvisó entonces una numerosa manifestación. Se destacaron algunos grandes cartelones con leyendas tales como: “El Pueblo con Navajas”, “Los Barrios con Navajas” y otro de mayor extensión que expresaba: “Hasta la Vuelta Navajas”.

    Asimismo, se entonaban estribillos al estilo de; “Presente, presente, Navajas y Corrientes” y “Que sí, que no, Navajas se pasó”.

    La manifestación popular se vio engrosada con personas que asomaban a los balcones y en las puertas de calle para aplaudir el paso del ex gobernador. Muchas de éstas se iban incorporando a la columna que tomó por la calle 25 de Mayo, en dirección al Hotel Provincial de Turismo.

    A la altura de Tucumán se incorporó a la cabecera de la columna la señora de Navajas Artaza, renovándose las expresiones de apoyo y  los “slogans”. 

    De tal modo, alzado nuevamente en andas se llegó al hotel de Turismo, cuya explanada de acceso quedó totalmente cubierta de público, en tanto en la escalinata, el ex gobernador agradecía con la mano en alto.

Discurso - Instado a dirigirse al público que así se lo solicitaban, el mandatario saliente expresó entonces: “No es éste un momento oportuno para pronunciar discursos, no me lo permite este estado emocional a que me condujo la expresión de apoyo que me han brindado.”

    “No obstante -agregó- pienso que es ésta una muy buena oportunidad para agradecerles este apoyo, pero fundamentalmente, el que me brindaron para llevar adelante mi acción de gobierno”

    “En la medida -concluyó- en que cada uno de los buenos correntinos asuma su propia responsabilidad y desarrolle el esfuerzo que le corresponda, haremos la gran Corrientes a que todos aspiramos”. (EL LITORAL 11-01-73)

El Territorio de Posadas: El prestigioso diario de misiones publicó este comentario.      (Texto) La vida institucional de la vecina Corrientes acaba de pasar, una vez más, el trance de los relevos, con el corolario de cuatro años de una gestión gubernativa que conformó a vastos sectores de la vida de esa provincia y trascendió sus límites geográficos con nítidos ribetes de progreso y cabal visión de los problemas de su región.

     No otra cosa puede decirse de la gestión cumplida por el ex gobernador Adolfo Navajas Artaza, a lo largo de estos últimos años al frente de los negocios públicos de Corrientes; gestión cumplida con verdadera y reconocida pasión provinciana e intérprete, con elevación de miras, de un entroncamiento regional que, cada vez más, gana mayor cuerpo en la mente de los sectores más progresistas de las cuatro provincias del nordeste.

     Hoy, al cabo de esos casi cuatro años de labor gubernativa, resulta grato al periodismo- puesto que no se trata de una opinión aislada ni menos seducida por los lazos materiales y espirituales que ligan al ex mandatario a este diario- hacer el ‘racconto’ de sus logros y afanes, porque ello entraña, igualmente, una inexcusable valoración de quién, más que cumplir un empequeñecido mandato político, se ha prodigado con relevante espíritu de servicio  al cumplimiento de una misión llevada a cabo, es notorio, con severa aplicación y, es lo que verdaderamente importa, con meritorio acierto.

     “He aceptado el cargo porque entendí que ya eran muchas las voces que pululan por el país negando  su colaboración en momentos difíciles para Argentina”, decía Navajas Artaza a un hombre de El Territorio a poco de prestar su conformidad para ejercer la primera magistratura de su provincia natal. Fue una época en que, muchos de los hombres con capacidad para ejercer altas responsabilidades públicas, temían ver sus nombres empañados por los errores o filosofías de momentos duros. El tiempo, merced a la contradicción puesta de manifiesto por el mandatario correntino, se encargó de demostrar cómo no son las épocas las que hacen a los hombres, sino éstos quienes le brindan su buena o mala imagen.

     El mandatario saliente pudo, asimismo, poner en evidencia sus dotes de gobernante esclarecido y de administrador inteligente buscando siempre el mejor crédito para sus gobernados. Fue así como Corrientes surgió con imagen vigorosa ante el concierto de las restantes provincias argentinas por la excelencia de una representación ejercida por el entonces gobernador con lozanas inquietudes y renovado espíritu de moderno empresario.

      En un orden general de cosas, los variados e intrincados problemas provinciales fueron analizados y escuchados los reclamos de un abigarrado conglomerado humano, muchos de cuyos integrantes han vivido por tanto tiempo sin perspectivas de romper aberrantes estructuras del más propio medioevo que de un país pletórico de riquezas y enormes posibilidades para ser distribuidas con amplio beneficio social.

      Por la misma razón de sus antecedentes, de su extracción de trabajo y de la sensibilidad social heredada de sus mayores en la administración de una vigorosa empresa familiar, Navajas Artaza mostró durante los años de su gobierno una especial propensión para la solución madura, pero a la vez flexible, en el acondicionamiento de arduos problemas de su provincia, donde al éxodo campesino se une también un sistema de sujeción del hombre a la tierra producto de una legislación feudal. Puede decirse que su gobierno, en este rubro de cosas, fue de verdadera eclosión renovadora y con ello también se estructuraron programas de salubridad acordes con el siglo actual. 

       Fue coherente además, esta administración que comentamos, con la adopción de planes de fomento agrícola, de asistencia al hombre de campo y la conducción de un plan vial que hoy entronca a las principales zonas de producción con alejados confines del dilatado mapa correntino. 

       Y sin pretender que los problemas del agro correntino hayan hallado total solución, sí podemos afirmar que la irrupción de un combativo movimiento rural tuvo en Navajas Artaza al hombre concienzudamente político, ágil, en todo momento, comprensivo y correctamente encaminado para los planteamientos ajustados en los más altos niveles de decisión del país, a cuyos integrantes y al Estado Nacional conmovió y conquistó a favor de prontas medidas adecuadas a la realidad del medio correntino.

(*) Continúa el domingo 14 de abril con la segunda y última parte.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error