La música de raíz que conversa con nuestra identidad
ellitoral.com.ar

Viernes 19 de Octubre de 2018 CORRIENTES20°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $35,70

Dolar Venta: $37,50

La música de raíz que conversa con nuestra identidad

imagen_1

Antes de comenzar su gira de este fin de semana por San Juan y Mendoza, acepta gustosa charlar por teléfono sobre Violeta Parra y otros temas.  Tiene ocho discos como solista: “¡Churo!”, “Vallista”, “Sangre Buena”, “Churita”, “Florcita de Amancay”, “Margarita y Azucena”, “Deslumbre” y “Lumbre”. Ha ganado en el presente el premio Gardel a la música en el rubro “Mejor Album Infantil”, el año pasado había obtenido otro en el rubro “Mejor Artista Femenina de Folclore”, entre otras distinciones. Además ha participado de importantes festivales alrededor del mundo en países como Alemania, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, España, México, Estados Unidos, Senegal, Japón, Corea del Sur, Palestina e Israel.
“Nosotros con el dúo Orozco Barrientos veníamos compartiendo algunas fechas juntos. En el camino íbamos notando que la forma de abordar algunos temas con las voces nos sentaba muy bien. A partir de ahí surgió la inquietud de continuar haciendo presentaciones juntos durante este año”, cuenta en el inicio de la charla.
Este año se celebra el centenario del nacimiento de dos grandes artistas, Violeta Parra y el Cuchi Leguizamón. Por esta razón Mariana Baraj junto con Fernando Barrientos realiza una gira por todo el país celebrando este acontecimiento y mostrando las obras de estos creadores. “A los dos nos gustó esta idea de juntar sus obras”, explica Mariana. “Ellos tienen elementos en común y al mismo tiempo pueden ser diferentes. Quizás en una primera mirada no se vislumbran las cosas en común, pero yendo más a fondo uno se da cuenta de que están emparentados. Nos gustaba esa idea de juntar sus universos y a partir de la obra de ellos juntar nuestras cosas. Nos gustaba el desafío de estos artistas que dejaron una huella grande y que han sido versionadas por músicos de diferentes estilos y género musicales”.
“Volver a los 17”, “Pastelero a tus pasteles”, “Arriba quemando el sol” conviven con temas como “Zamba de lozano”, entre otros. “Han quedado varias obras afuera. Tuvimos un trabajo hermoso para encontrar la música que nos sentara más cómoda. Sentimos que llegamos a un lugar interesante como intérpretes. Estamos muy contentos y el fin de semana pasado hemos grabado presentaciones en vivo para un futuro disco”, afirma.
Con Mariana Baraj también hay lugar para escuchar la música, las voces y el silencio. Al hablar de este proyecto se entusiasma y su voz destella felicidad. En Chile este centenario del nacimiento de Parra tuvo su momento cumbre, ya que fue instaurado en su honor el Día Nacional de la Música. “La repercusión de esta celebración a nivel nacional e internacional supera cualquier expectativa. En todo Chile se está haciendo algo con Violeta, es impactante”, expresó días atrás la directora del museo dedicado a su obra, Cecilia García-Huidobro. 
– ¿Qué te sedujo de la obra de Violeta Parra?
– Mi primer encuentro con Violeta Parra fue a través de Mercedes Sosa con un disco que grabó ella en homenaje a Violeta. Las canciones me tocaron por Mercedes y a partir de ahí comencé a interesarme por su legado. La obra de Violeta Parra me conmueve profundamente. Siento una gran identificación con esta Violeta compositora y recopiladora, una artista incomprendida, muy intensa y muy radical en su decir. Creo que todos esos elementos para cualquier artista de carácter inquieto lo seducen.
Además, todo el tiempo descubro algo nuevo en este legado.
El legado de Violeta es inconmensurable, tiene la cualidad de una obra que siempre permite una relectura y los diferentes abordajes que se pueden hacer son infinitos. Es una mujer que la tomaron músicos de diferentes lugares y de diferentes géneros.
– ¿Cómo fue tu selección y tu abordaje musical?
– Me interesaba desde el comienzo darle una rienda suelta a la idea original con una raíz folclórica. Partí desde una raíz folclórica y después dejé que la melodía vuele. Creo que una canción del segundo disco, “Corazón maldito”, la armé sobre una métrica irregular y es una versión que la trabajé con grandes músicos de jazz. El carácter que tuvo de base fue profundamente libre y con improvisación. También grabé “Maldigo del alto cielo” en mi tercer disco, “Margarita y Azucena”, lo primero que hice fue tomar patrones rítmicos de percusión y a partir de ahí monté la versión.
– Tenés dos discos dedicados a los chicos, ¿cómo surgió esta iniciativa?
– El concepto parte de despertar conciencia. Creo que es el fundamente de cada disco y la intensión de dejar algo a las nuevas generaciones. El disco tiene música de raíz folclórica para poner en alto nuestro folclore y que los chicos puedan conectarse desde ahí con su lado espiritual.  
– Llevás ya más de diez años de camino musical y seguís cosechando lauros, ¿qué significa esta reciente nominación a los premios Grammy?
– Para mí estas cuestiones tienen que ver con el reconocimiento a mi trabajo. Tengo ocho discos solistas y todos estuvieron en los premios Gardel. En el caso de los premios Grammy es mi segundo disco para chicos y el disco este año ganó el premio Gardel en el rubro infantil. Todo es una alegría.

Paulo Ferreyra
Colaboración

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La música de raíz que conversa con nuestra identidad

GENTILEZA
GENTILEZA

Antes de comenzar su gira de este fin de semana por San Juan y Mendoza, acepta gustosa charlar por teléfono sobre Violeta Parra y otros temas.  Tiene ocho discos como solista: “¡Churo!”, “Vallista”, “Sangre Buena”, “Churita”, “Florcita de Amancay”, “Margarita y Azucena”, “Deslumbre” y “Lumbre”. Ha ganado en el presente el premio Gardel a la música en el rubro “Mejor Album Infantil”, el año pasado había obtenido otro en el rubro “Mejor Artista Femenina de Folclore”, entre otras distinciones. Además ha participado de importantes festivales alrededor del mundo en países como Alemania, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, España, México, Estados Unidos, Senegal, Japón, Corea del Sur, Palestina e Israel.
“Nosotros con el dúo Orozco Barrientos veníamos compartiendo algunas fechas juntos. En el camino íbamos notando que la forma de abordar algunos temas con las voces nos sentaba muy bien. A partir de ahí surgió la inquietud de continuar haciendo presentaciones juntos durante este año”, cuenta en el inicio de la charla.
Este año se celebra el centenario del nacimiento de dos grandes artistas, Violeta Parra y el Cuchi Leguizamón. Por esta razón Mariana Baraj junto con Fernando Barrientos realiza una gira por todo el país celebrando este acontecimiento y mostrando las obras de estos creadores. “A los dos nos gustó esta idea de juntar sus obras”, explica Mariana. “Ellos tienen elementos en común y al mismo tiempo pueden ser diferentes. Quizás en una primera mirada no se vislumbran las cosas en común, pero yendo más a fondo uno se da cuenta de que están emparentados. Nos gustaba esa idea de juntar sus universos y a partir de la obra de ellos juntar nuestras cosas. Nos gustaba el desafío de estos artistas que dejaron una huella grande y que han sido versionadas por músicos de diferentes estilos y género musicales”.
“Volver a los 17”, “Pastelero a tus pasteles”, “Arriba quemando el sol” conviven con temas como “Zamba de lozano”, entre otros. “Han quedado varias obras afuera. Tuvimos un trabajo hermoso para encontrar la música que nos sentara más cómoda. Sentimos que llegamos a un lugar interesante como intérpretes. Estamos muy contentos y el fin de semana pasado hemos grabado presentaciones en vivo para un futuro disco”, afirma.
Con Mariana Baraj también hay lugar para escuchar la música, las voces y el silencio. Al hablar de este proyecto se entusiasma y su voz destella felicidad. En Chile este centenario del nacimiento de Parra tuvo su momento cumbre, ya que fue instaurado en su honor el Día Nacional de la Música. “La repercusión de esta celebración a nivel nacional e internacional supera cualquier expectativa. En todo Chile se está haciendo algo con Violeta, es impactante”, expresó días atrás la directora del museo dedicado a su obra, Cecilia García-Huidobro. 
– ¿Qué te sedujo de la obra de Violeta Parra?
– Mi primer encuentro con Violeta Parra fue a través de Mercedes Sosa con un disco que grabó ella en homenaje a Violeta. Las canciones me tocaron por Mercedes y a partir de ahí comencé a interesarme por su legado. La obra de Violeta Parra me conmueve profundamente. Siento una gran identificación con esta Violeta compositora y recopiladora, una artista incomprendida, muy intensa y muy radical en su decir. Creo que todos esos elementos para cualquier artista de carácter inquieto lo seducen.
Además, todo el tiempo descubro algo nuevo en este legado.
El legado de Violeta es inconmensurable, tiene la cualidad de una obra que siempre permite una relectura y los diferentes abordajes que se pueden hacer son infinitos. Es una mujer que la tomaron músicos de diferentes lugares y de diferentes géneros.
– ¿Cómo fue tu selección y tu abordaje musical?
– Me interesaba desde el comienzo darle una rienda suelta a la idea original con una raíz folclórica. Partí desde una raíz folclórica y después dejé que la melodía vuele. Creo que una canción del segundo disco, “Corazón maldito”, la armé sobre una métrica irregular y es una versión que la trabajé con grandes músicos de jazz. El carácter que tuvo de base fue profundamente libre y con improvisación. También grabé “Maldigo del alto cielo” en mi tercer disco, “Margarita y Azucena”, lo primero que hice fue tomar patrones rítmicos de percusión y a partir de ahí monté la versión.
– Tenés dos discos dedicados a los chicos, ¿cómo surgió esta iniciativa?
– El concepto parte de despertar conciencia. Creo que es el fundamente de cada disco y la intensión de dejar algo a las nuevas generaciones. El disco tiene música de raíz folclórica para poner en alto nuestro folclore y que los chicos puedan conectarse desde ahí con su lado espiritual.  
– Llevás ya más de diez años de camino musical y seguís cosechando lauros, ¿qué significa esta reciente nominación a los premios Grammy?
– Para mí estas cuestiones tienen que ver con el reconocimiento a mi trabajo. Tengo ocho discos solistas y todos estuvieron en los premios Gardel. En el caso de los premios Grammy es mi segundo disco para chicos y el disco este año ganó el premio Gardel en el rubro infantil. Todo es una alegría.

Paulo Ferreyra
Colaboración