ellitoral.com.ar

Lunes 17 de Febrero de 2020 CORRIENTES32°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $58,25

Dolar Venta: $63,25

La Peña de los Alonsitos: una noche inicial con mucho folclore, cumbia y lleno total

La fiesta tuvo el jueves un masivo arranque, donde Rodrigo Tapari, Cuti  y Roberto Carabajal fueron los números principales; además de los anfitriones. Hubo chamamé, chacareras y dijo presente la música tropical. Anoche comenzaba la segunda jornada y culmina hoy con Los Nocheros.
 

 La decimoprimera edición de la peña de Los Alonsitos arrancó con todo. Desde temprano, aun cuando el estadio del club Regatas estaba lejos de llenarse,  la música resonó fuerte. Con una breve bienvenida a cargo de uno de los presentadores de la fiesta, se dio inicio a siete horas de puro show, en una noche que dio lugar al chamamé, al folclore en general y también al ritmo tropical.  El baile fue el encargado de levantar el telón en un escenario perfectamente acondicionado; al igual que las luces y el sonido. La noche arrancó así con la presentación del ballet San Juan Bautista.
Con bombo y guitarras llegó Luna 4, que comenzó a ponerle calor a la noche y despertó los primeros sapucays, mientras las tribunas comenzaban a llenarse habiendo pasado apenas las 22. Así, con varias chacareras y la interpretación de Ah mi Corrientes porá, la peña tuvo un inicio a puro folclore; a la espera de una variedad que llegaría poco después y se mantendría hasta el cierre. Como muestra de la amalgama de estilos, la cumbia dijo presente en el tiempo de espera entre bandas.
Un rato antes de las 23 fue el turno del grupo femenino Mainumby. Con el sonido del violín resonando en el estadio, el conjunto interpretó algunos clásicos como Puente Pexoa y siguió con varias chacareras, haciendo levantar de los asientos y bailar a las primeras parejas del público.
Y llegó el momento del chamamé más tradicional. Así, con la actuación de Cadencia Chamamé aparecieron otros clásicos como El Moncho, Recordando a Concepción y Estancia San Blas, entre otras canciones reconocidas que generó, además de los aplausos del público, varios potentes sapucays.
Antes de la medianoche, la tribuna estaba prácticamente repleta y volver a los lugares luego de ir a la cantina o el baño se hacía ya muy dificultoso; una cuestión lógica por la infraestructura propia del estadio que generó algunas complicaciones al público en la primera noche de esta edición, uno de los pocos puntos flacos de la organización.
Diálogo
Mientras tanto, se podía visitar distintos stands, donde estuvo presente El Litoral; además de un puesto donde se podía comprar recuerdos. Varios de los artistas que estaban en la grilla del jueves. incluidos los integrantes de Los Alonsitos paseaban cerca del escenario alistando su actuación. En esa ocasión, Ariel Báez, uno de los miembros del grupo anfitrión dialogó con El Litoral y expresó su alegría por el inicio de una nueva noche de peña. 
“Estamos muy contentos realmente, hay muchísima gente que la está pasando bien y tenemos artistas invitados muy importantes”, dijo el músico; hablando en nombre de todo el grupo. Señaló, en tanto, que “el objetivo es siempre arrancar lo más temprano posible y ser puntuales; y que la música sea muy variada”.
A pesar de la alegría por el inicio de la peña, Ariel Báez recordó en diálogo con este matutino a Juan Carlos Jensen, el poeta y recitador mburucuyano fallecido ese mismo día más temprano.  “Estamos todos un poco tristes”, reconoció al respecto.
La fiesta siguió con buen ritmo y sin interrupciones. El escaso tiempo de espera entre una actuación y otra hicieron dinámica la noche, con shows que se extendían entre 20 minutos y media hora, excepto el de Los Alonsitos y los que fueron anunciados como números fuertes de la noche. Para ese momento ya había empezado el viernes y subió al escenario Grito Sagrado. Con algunas chacareras y mucha potencia en el escenario, le dieron paso nuevamente al ballet; que esta vez se bajó y bailó entre la gente que estaba acomodada en las mesas, que aún no estaban llenas.
El número del grupo de baile fue la antesala al primer plato fuerte de la noche. A la 1.10 subieron al escenario Los Alonsitos,  que abrieron su show con un breve instrumental para luego hacer vibrar al Regatas con temas como Puente Pexoa, Caraícho Ledesma y muchos otros éxitos; además de algunas novedades que fueron casi un estreno.
Con más de una hora de música y despertando decenas de sapucays, los dueños de casa hicieron gala de sus cualidades artísticas y también de la capacidad que tienen de levantar al público. 
La fiesta siguió, con las parejas copando la pista y muchos también en la zona de cantinas, la peña había entrado ya en un clima de total festejo, faltando todavía bastante para el cierre de la primera noche. Estuvo  “Vicky” la princesita del chamamé, que logró poner a bailar a la mayoría con su pegadizo ritmo chamamecero.
Otro de los números destacados de la noche fue el de Cuti y Roberto Carabajal. Por supuesto a puro folclore, el público del Regatas retribuyó cada tema con aplausos; sin querer que el famoso dúo se despida del escenario. 
La peña, aunque primordialmente folclórica, dio espacios importantes a otros géneros como lo hacen habitualmente. Rodrigo Tapari trajo la cumbia y la fiesta dio un vuelco que parecía necesario en ese momento. El cambio en el estilo musical potenció al público, que bailó y cantó los temas propios del cantante tropical, que además apeló a la nostalgia con algunos clásicos del grupo Ráfaga.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La Peña de los Alonsitos: una noche inicial con mucho folclore, cumbia y lleno total

La fiesta tuvo el jueves un masivo arranque, donde Rodrigo Tapari, Cuti  y Roberto Carabajal fueron los números principales; además de los anfitriones. Hubo chamamé, chacareras y dijo presente la música tropical. Anoche comenzaba la segunda jornada y culmina hoy con Los Nocheros.
 

 La decimoprimera edición de la peña de Los Alonsitos arrancó con todo. Desde temprano, aun cuando el estadio del club Regatas estaba lejos de llenarse,  la música resonó fuerte. Con una breve bienvenida a cargo de uno de los presentadores de la fiesta, se dio inicio a siete horas de puro show, en una noche que dio lugar al chamamé, al folclore en general y también al ritmo tropical.  El baile fue el encargado de levantar el telón en un escenario perfectamente acondicionado; al igual que las luces y el sonido. La noche arrancó así con la presentación del ballet San Juan Bautista.
Con bombo y guitarras llegó Luna 4, que comenzó a ponerle calor a la noche y despertó los primeros sapucays, mientras las tribunas comenzaban a llenarse habiendo pasado apenas las 22. Así, con varias chacareras y la interpretación de Ah mi Corrientes porá, la peña tuvo un inicio a puro folclore; a la espera de una variedad que llegaría poco después y se mantendría hasta el cierre. Como muestra de la amalgama de estilos, la cumbia dijo presente en el tiempo de espera entre bandas.
Un rato antes de las 23 fue el turno del grupo femenino Mainumby. Con el sonido del violín resonando en el estadio, el conjunto interpretó algunos clásicos como Puente Pexoa y siguió con varias chacareras, haciendo levantar de los asientos y bailar a las primeras parejas del público.
Y llegó el momento del chamamé más tradicional. Así, con la actuación de Cadencia Chamamé aparecieron otros clásicos como El Moncho, Recordando a Concepción y Estancia San Blas, entre otras canciones reconocidas que generó, además de los aplausos del público, varios potentes sapucays.
Antes de la medianoche, la tribuna estaba prácticamente repleta y volver a los lugares luego de ir a la cantina o el baño se hacía ya muy dificultoso; una cuestión lógica por la infraestructura propia del estadio que generó algunas complicaciones al público en la primera noche de esta edición, uno de los pocos puntos flacos de la organización.
Diálogo
Mientras tanto, se podía visitar distintos stands, donde estuvo presente El Litoral; además de un puesto donde se podía comprar recuerdos. Varios de los artistas que estaban en la grilla del jueves. incluidos los integrantes de Los Alonsitos paseaban cerca del escenario alistando su actuación. En esa ocasión, Ariel Báez, uno de los miembros del grupo anfitrión dialogó con El Litoral y expresó su alegría por el inicio de una nueva noche de peña. 
“Estamos muy contentos realmente, hay muchísima gente que la está pasando bien y tenemos artistas invitados muy importantes”, dijo el músico; hablando en nombre de todo el grupo. Señaló, en tanto, que “el objetivo es siempre arrancar lo más temprano posible y ser puntuales; y que la música sea muy variada”.
A pesar de la alegría por el inicio de la peña, Ariel Báez recordó en diálogo con este matutino a Juan Carlos Jensen, el poeta y recitador mburucuyano fallecido ese mismo día más temprano.  “Estamos todos un poco tristes”, reconoció al respecto.
La fiesta siguió con buen ritmo y sin interrupciones. El escaso tiempo de espera entre una actuación y otra hicieron dinámica la noche, con shows que se extendían entre 20 minutos y media hora, excepto el de Los Alonsitos y los que fueron anunciados como números fuertes de la noche. Para ese momento ya había empezado el viernes y subió al escenario Grito Sagrado. Con algunas chacareras y mucha potencia en el escenario, le dieron paso nuevamente al ballet; que esta vez se bajó y bailó entre la gente que estaba acomodada en las mesas, que aún no estaban llenas.
El número del grupo de baile fue la antesala al primer plato fuerte de la noche. A la 1.10 subieron al escenario Los Alonsitos,  que abrieron su show con un breve instrumental para luego hacer vibrar al Regatas con temas como Puente Pexoa, Caraícho Ledesma y muchos otros éxitos; además de algunas novedades que fueron casi un estreno.
Con más de una hora de música y despertando decenas de sapucays, los dueños de casa hicieron gala de sus cualidades artísticas y también de la capacidad que tienen de levantar al público. 
La fiesta siguió, con las parejas copando la pista y muchos también en la zona de cantinas, la peña había entrado ya en un clima de total festejo, faltando todavía bastante para el cierre de la primera noche. Estuvo  “Vicky” la princesita del chamamé, que logró poner a bailar a la mayoría con su pegadizo ritmo chamamecero.
Otro de los números destacados de la noche fue el de Cuti y Roberto Carabajal. Por supuesto a puro folclore, el público del Regatas retribuyó cada tema con aplausos; sin querer que el famoso dúo se despida del escenario. 
La peña, aunque primordialmente folclórica, dio espacios importantes a otros géneros como lo hacen habitualmente. Rodrigo Tapari trajo la cumbia y la fiesta dio un vuelco que parecía necesario en ese momento. El cambio en el estilo musical potenció al público, que bailó y cantó los temas propios del cantante tropical, que además apeló a la nostalgia con algunos clásicos del grupo Ráfaga.