ellitoral.com.ar

Viernes 28de Febrero de 2020CORRIENTES15°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$58,75

Dolar Venta:$63,75

Mientras espera ser declarado Patrimonio de la Humanidad, el chamamé brilló en Buenos Aires

El lanzamiento realizado el domingo captó la atención de cientos de personas que, pese a la lluvia, se instalaron al pie del escenario que tuvo como figuras centrales a Ofelia Leiva y Lito Vitale. También, sonó la música de Ernestito Montiel, el grupo Tupá y el cierre fue a puro baile con Blas Martínez Riera. 
 

imagen_0
imagen_1
imagen_2
imagen_3
imagen_4
imagen_5
imagen_6

Veronica Echezarraga
@laveroeche

Buenos Aires. Enviada especial

Con su potencial cultural, geográfico y gastronómico, Corrientes dijo presente el fin de semana último en Buenos Aires. La riqueza del taragüí fue expuesta en distintas actividades, aunque las más convocantes fueron dos, la Feria Internacional del Turismo (el sábado en la Rural de Palermo) y la presentación nacional de la Fiesta del Chamamé 2019, el domingo en plaza Vaticano (ubicada a metros del Teatro Colón). Esta última logró captar la atención de cientos de personas, que pese a la lluvia, se instalaron al pie del escenario que tuvo como figuras centrales a Ofelia Leiva y Lito Vitale. También, sonó la música de Ernestito Montiel, el grupo Tupá y el cierre fue a puro baile con Blas Martínez Riera. 
En Corrientes, enero es sinónimo de chamamé puesto que durante ese mes tiene lugar una de las fiestas populares más importantes de la región, la Fiesta Nacional del Chamamé. Con el objetivo de que esta celebración sea conocida en todo el país, el Gobierno provincial a través del Instituto de Cultura realiza desde hace poco menos de diez años, un lanzamiento nacional desde Buenos Aires. 
“La Fiesta del Chamamé ya fue presentada en distintos lugares de Buenos Aires, lo hicimos el primer año en un club cerrado, luego dos años en la Usina del arte (La Boca), estuvimos en la Fundación Konex, en el Teatro Colón, dos años seguidos en el CCK”, recordó el presidente del  Instituto de Cultura Gabriel Romero, en tanto, destacó: “La verdad que poder salir al aire libre y mostrar nuestra celebración en un lugar tan emblemático de la ciudad como es la plaza Vaticano, es para nosotros un gran privilegio y se puede lograr gracias al apoyo del CFI y del Gobierno de la ciudad que nos habilitó este espacio tan atractivo”.
En el mismo sentido, el gobernador de Corrientes Gustavo Valdés (quien encabezó el lanzamiento), manifestó: “En Buenos Aires hay muchos correntinos, por eso estamos por empezar a trabajar juntos para que la cultura de Corrientes también sea derramada en esta capital y que eso que sentimos llegue cada vez más lejos”, se refirió entonces a la declaración de este género como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, “tenemos el compromiso de que el chamamé sea declarado de la humanidad y realmente vamos a hacer fuerza para que eso ocurra”, aseguró.

Bajo la lluvia
La música comenzó a sonar temprano el domingo en plaza Vaticano y cuando el reloj rondaba las 17, la pantalla gigante del escenario especialmente montado para la ocasión, empezó a reproducir el tráiler oficial de la fiesta. En el mismo momento aparecieron las primeras gotas de una tarde en la que el chamamé le ganó la batalla a la lluvia. 
Luego de los discursos oficiales apareció en escena Ernestito Montiel y el cuarteto Santa Ana, conjunto que desafió al aguacero y puso a bailar al auditorio al son de “A mi corrientes porá” y un repertorio totalmente bailantero. 
Con el cielo aún amenazante, y sin esperar presentaciones, Lito Vitale hizo sonar su piano y acompañado de músicos excepcionales interpretó canciones caras al sentimiento chamamecero. Realizó, además, un especial homenaje a Tránsito Cocomarola en el centenario de su natalicio. Pero sin dudas, el momento más importante de la tarde se dio cuando el artista anunció la presencia de Ofelia Leiva con quien ya se había presentado en la edición anterior de la Fiesta Nacional. 
Lito y Ofelia se entienden y el afecto entre ellos sumado a virtuosismo de ambos, da como resultado un show de lujo, digno de los oídos más exigentes. El dúo (que podría volver a presentarse en la próxima edición) interpretó canciones como “De allá ité” y una inmejorable versión de “María Va”, el cierre fue con el himno “Km 11” que hizo bailar al auditorio.
La música y la diversión continuó inmediatamente con el grupo Tupá que entre risas, humor y canciones llenó de alegría el lugar. Con la plaza Vaticano convertida casi en una bailanta, subió al escenario Blas Martínez Riera que a pura fiesta colocó el broche de oro a la jornada chamamecera en la Capital Federal.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Mientras espera ser declarado Patrimonio de la Humanidad, el chamamé brilló en Buenos Aires

El lanzamiento realizado el domingo captó la atención de cientos de personas que, pese a la lluvia, se instalaron al pie del escenario que tuvo como figuras centrales a Ofelia Leiva y Lito Vitale. También, sonó la música de Ernestito Montiel, el grupo Tupá y el cierre fue a puro baile con Blas Martínez Riera. 
 

Veronica Echezarraga
@laveroeche

Buenos Aires. Enviada especial

Con su potencial cultural, geográfico y gastronómico, Corrientes dijo presente el fin de semana último en Buenos Aires. La riqueza del taragüí fue expuesta en distintas actividades, aunque las más convocantes fueron dos, la Feria Internacional del Turismo (el sábado en la Rural de Palermo) y la presentación nacional de la Fiesta del Chamamé 2019, el domingo en plaza Vaticano (ubicada a metros del Teatro Colón). Esta última logró captar la atención de cientos de personas, que pese a la lluvia, se instalaron al pie del escenario que tuvo como figuras centrales a Ofelia Leiva y Lito Vitale. También, sonó la música de Ernestito Montiel, el grupo Tupá y el cierre fue a puro baile con Blas Martínez Riera. 
En Corrientes, enero es sinónimo de chamamé puesto que durante ese mes tiene lugar una de las fiestas populares más importantes de la región, la Fiesta Nacional del Chamamé. Con el objetivo de que esta celebración sea conocida en todo el país, el Gobierno provincial a través del Instituto de Cultura realiza desde hace poco menos de diez años, un lanzamiento nacional desde Buenos Aires. 
“La Fiesta del Chamamé ya fue presentada en distintos lugares de Buenos Aires, lo hicimos el primer año en un club cerrado, luego dos años en la Usina del arte (La Boca), estuvimos en la Fundación Konex, en el Teatro Colón, dos años seguidos en el CCK”, recordó el presidente del  Instituto de Cultura Gabriel Romero, en tanto, destacó: “La verdad que poder salir al aire libre y mostrar nuestra celebración en un lugar tan emblemático de la ciudad como es la plaza Vaticano, es para nosotros un gran privilegio y se puede lograr gracias al apoyo del CFI y del Gobierno de la ciudad que nos habilitó este espacio tan atractivo”.
En el mismo sentido, el gobernador de Corrientes Gustavo Valdés (quien encabezó el lanzamiento), manifestó: “En Buenos Aires hay muchos correntinos, por eso estamos por empezar a trabajar juntos para que la cultura de Corrientes también sea derramada en esta capital y que eso que sentimos llegue cada vez más lejos”, se refirió entonces a la declaración de este género como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, “tenemos el compromiso de que el chamamé sea declarado de la humanidad y realmente vamos a hacer fuerza para que eso ocurra”, aseguró.

Bajo la lluvia
La música comenzó a sonar temprano el domingo en plaza Vaticano y cuando el reloj rondaba las 17, la pantalla gigante del escenario especialmente montado para la ocasión, empezó a reproducir el tráiler oficial de la fiesta. En el mismo momento aparecieron las primeras gotas de una tarde en la que el chamamé le ganó la batalla a la lluvia. 
Luego de los discursos oficiales apareció en escena Ernestito Montiel y el cuarteto Santa Ana, conjunto que desafió al aguacero y puso a bailar al auditorio al son de “A mi corrientes porá” y un repertorio totalmente bailantero. 
Con el cielo aún amenazante, y sin esperar presentaciones, Lito Vitale hizo sonar su piano y acompañado de músicos excepcionales interpretó canciones caras al sentimiento chamamecero. Realizó, además, un especial homenaje a Tránsito Cocomarola en el centenario de su natalicio. Pero sin dudas, el momento más importante de la tarde se dio cuando el artista anunció la presencia de Ofelia Leiva con quien ya se había presentado en la edición anterior de la Fiesta Nacional. 
Lito y Ofelia se entienden y el afecto entre ellos sumado a virtuosismo de ambos, da como resultado un show de lujo, digno de los oídos más exigentes. El dúo (que podría volver a presentarse en la próxima edición) interpretó canciones como “De allá ité” y una inmejorable versión de “María Va”, el cierre fue con el himno “Km 11” que hizo bailar al auditorio.
La música y la diversión continuó inmediatamente con el grupo Tupá que entre risas, humor y canciones llenó de alegría el lugar. Con la plaza Vaticano convertida casi en una bailanta, subió al escenario Blas Martínez Riera que a pura fiesta colocó el broche de oro a la jornada chamamecera en la Capital Federal.