Desazón y llanto del público argentino tras la dura caída
ellitoral.com.ar

Miércoles 17de Octubre de 2018CORRIENTES23°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$35,10

Dolar Venta:$36,90

Desazón y llanto del público argentino tras la dura caída

El comienzo del partido estuvo marcado por la euforia cada vez que aparecía la imagen del 10 argentino. Los goles de Croacia cambiaron la alegría inicial. Fue el tercer gol de Croacia el que produjo un éxodo masivo.
 

Plaza San Martín. Epicentro del encuentro porteño.
Familia. Siguió de cerca el cotejo.

La derrota de Argentina frente a Croacia por 3 a 0 en el Mundial de Rusia produjo llanto y desazón en las miles de personas que se acercaron a la plaza San Martín para ver el partido en la pantalla gigante que montó el gobierno porteño.
Desde las 14, la plaza estuvo colmada por familias y trabajadores de la zona que se “escaparon” para ver el segundo partido de la Selección en el Mundial de Rusia y manifestar cánticos para Lionel Messi y el equipo. 
El comienzo del partido estuvo marcado por la euforia y los aplausos cada vez que aparecía la imagen del 10 argentino. 
La gente se acomodó en el pasto -se amuchaban por el frío- para ver la pantalla que la Subsecretaría de Deporte, Cultura y Turismo de la Ciudad montó sobre la Avenida del Libertador. 
Algunos compartían mates, gaseosas y picadas que se vendían en bandejas plásticas, mientras que otros escabullían alguna bebida alcohólica por los cercos de seguridad que dispuso el gobierno porteño. 
“La verdad es que esta Selección es una incógnita, siempre estamos viendo qué va a pasar, pero terminamos mal”, dijo a Télam Quimey, que vive en la localidad bonaerense de Remedios de Escalada y que se acercó junto a su compañero de trabajo Gonzalo para ver el partido, aprovechando que la empresa les dio horas libres que después recuperarán “de onda”.
Durante el entretiempo, las cámaras filmaban a la multitud, y la gente, al verse en la pantalla gigante, se buscaba y saludaba.
Los más aplaudidos por la gente fueron Paulo Dybala y Cristian Pavón que ingresaron al partido cuando Argentina ya se encontraba abajo 1 a 0 a raíz del error del arquero Wilfredo Caballero. 
William, de Venezuela, junto a su mujer Gabriela, llegó al “fan fest” porteño con su hijo de 6 años, Wesley, para ver el enfrentamiento desde la localidad bonaerense de San Martín porque el niño “quería ver el partido en pantalla gigante”. “Nos vamos desilusionados”, comentaron y se fueron a tomar el colectivo. 
“Messi no puede hacer todo solo; la verdad que me voy triste por el resultado”, afirmó Aarón, de 16 años y del Barrio 31, que faltó al colegio para ir a ver el partido junto a sus amigas Romina y Florencia. “Dijeron que no iban a pasar la falta”, se excusaron los adolescentes. 
Los primeros dos goles de Croacia cambiaron la euforia inicial de los asistentes, que insultaban al aire y pedían que el equipo revirtiera el resultado, pero fue el tercer gol de Croacia el que produjo un éxodo masivo.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Desazón y llanto del público argentino tras la dura caída

El comienzo del partido estuvo marcado por la euforia cada vez que aparecía la imagen del 10 argentino. Los goles de Croacia cambiaron la alegría inicial. Fue el tercer gol de Croacia el que produjo un éxodo masivo.
 

La derrota de Argentina frente a Croacia por 3 a 0 en el Mundial de Rusia produjo llanto y desazón en las miles de personas que se acercaron a la plaza San Martín para ver el partido en la pantalla gigante que montó el gobierno porteño.
Desde las 14, la plaza estuvo colmada por familias y trabajadores de la zona que se “escaparon” para ver el segundo partido de la Selección en el Mundial de Rusia y manifestar cánticos para Lionel Messi y el equipo. 
El comienzo del partido estuvo marcado por la euforia y los aplausos cada vez que aparecía la imagen del 10 argentino. 
La gente se acomodó en el pasto -se amuchaban por el frío- para ver la pantalla que la Subsecretaría de Deporte, Cultura y Turismo de la Ciudad montó sobre la Avenida del Libertador. 
Algunos compartían mates, gaseosas y picadas que se vendían en bandejas plásticas, mientras que otros escabullían alguna bebida alcohólica por los cercos de seguridad que dispuso el gobierno porteño. 
“La verdad es que esta Selección es una incógnita, siempre estamos viendo qué va a pasar, pero terminamos mal”, dijo a Télam Quimey, que vive en la localidad bonaerense de Remedios de Escalada y que se acercó junto a su compañero de trabajo Gonzalo para ver el partido, aprovechando que la empresa les dio horas libres que después recuperarán “de onda”.
Durante el entretiempo, las cámaras filmaban a la multitud, y la gente, al verse en la pantalla gigante, se buscaba y saludaba.
Los más aplaudidos por la gente fueron Paulo Dybala y Cristian Pavón que ingresaron al partido cuando Argentina ya se encontraba abajo 1 a 0 a raíz del error del arquero Wilfredo Caballero. 
William, de Venezuela, junto a su mujer Gabriela, llegó al “fan fest” porteño con su hijo de 6 años, Wesley, para ver el enfrentamiento desde la localidad bonaerense de San Martín porque el niño “quería ver el partido en pantalla gigante”. “Nos vamos desilusionados”, comentaron y se fueron a tomar el colectivo. 
“Messi no puede hacer todo solo; la verdad que me voy triste por el resultado”, afirmó Aarón, de 16 años y del Barrio 31, que faltó al colegio para ir a ver el partido junto a sus amigas Romina y Florencia. “Dijeron que no iban a pasar la falta”, se excusaron los adolescentes. 
Los primeros dos goles de Croacia cambiaron la euforia inicial de los asistentes, que insultaban al aire y pedían que el equipo revirtiera el resultado, pero fue el tercer gol de Croacia el que produjo un éxodo masivo.