“Que se relacione a Macri con el hambre del país es sólo una chicana electoral”
ellitoral.com.ar

Jueves 09 de Julio de 2020 CORRIENTES11°Pronóstico Extendido clima_sol_noche

Dolar Compra: $69,50

Dolar Venta: $74,50

“Que se relacione a Macri con el hambre del país es sólo una chicana electoral”

El ministro del Interior estuvo en Corrientes para preparar la venida del Presidente. Repasó logros de la gestión macrista y no esquivó los puntos negativos del gobierno. Aseguró que “el país dejará de ser un exportador de soja, para exportar petróleo y gas”.
 

Agustín Gómez
Nicolás Alonso

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, pasó por Corrientes para preparar la visita del presidente Mauricio Macri que estará aquí el viernes para encabezar la marcha del “Sí, se puede”. El funcionario nacional hizo mea culpa y se lamentó por las cuestiones en las que no pudo avanzar el macrismo. Pero ahondó en los puntos positivos de la gestión y anticipó que en los próximos años se podrá observar el camino que trazaron para el desarrollo nacional. En ese sentido aseguró que “es sólo una chicana electoral que se relacione a Macri con el hambre del país”.  

“En promedio cada tres años tenemos una recesión, una devaluación. Por eso se requiere de un gobierno de unidad nacional para solucionar estos problemas y hacia ellos vamos. Es lo que hará Macri si es reelecto”, anticipó Frigerio.

El diagnóstico del funcionario nacional sobre el país es claro. “La economía argentina tiene un problema estructural relacionado con el sector público. Tenemos un Estado que todos los 20 de cada mes se queda sin dinero, desde hace medio siglo. El Estado tiene que recurrir entonces al endeudamiento, a la emisión monetaria y al aumento de impuestos. Hace más de medio siglo que se recurre a estas tres herramientas, porque los gastos superan los ingresos y eso tiene un impacto tremendamente negativo sobre el sector privado y así venimos desde hace muchos años, a los tumbos”.

Para intentar solucionar ese problema estructural, el Gobierno elaboró un plan. “La primera medida de Macri es convocar a todas las fuerzas políticas para trabajar de manera conjunta en la incapacidad que tiene la Argentina de tener una moneda y la incapacidad que tiene el país de sostener el crecimiento”.

El ministro aseguró que Cambiemos logró avances en esta cuestión. “Negociamos durante 8 meses el presupuesto más discutido en la historia, con equilibrio fiscal primario y aún queda pendiente el superávit fiscal para pagar las deudas”.

“Ha sido muy difícil llegar al equilibrio primario y ni siquiera pudimos hacerlo sin aumentar los impuestos. Tuvimos que dejar de lado una parte de la reforma tributaria que habíamos iniciado”.

No obstante, reconoció que “es una asignatura pendiente determinar qué cosas del Estado deben dejar de ser prioritarias para que otras lo sean, es una discusión en la que los políticos no pudimos avanzar”.

En ese sentido admitió que “está claro que ningún espacio político por sí solo puede enfrentar este problema que nos acompaña hace más de medio siglo y está relacionado también con la inflación que repercute en la pérdida del poder adquisitivo”.

Sobre la inflación sostuvo que “es el problema que más preocupa a los argentinos”, pero advirtió “hace 70 años que hay inflación y supera en promedio el 60 por ciento anual”.

“Es claro que no supimos resolver este problema de 7 décadas, con lo cual está claro que ningún partido político de manera individual lo puede resolver”, reveló.

Pero Frigerio pidió no olvidar los logros de esta gestión de cara a las elecciones del 27 de octubre. “Hemos recuperado la soberanía energética. Argentina está a punto de ser un país exportador de energía, de petróleo y gas y en unos años vamos a exportar más petróleo y gas que soja. Con lo cual van a bajar los costos para nuestras Pymes”, se jactó.

Insistió en no olvidar que “hemos podido avanzar en la lucha contra el narcotráfico, contra las mafias”, pero reiteró: “Está claro que lo de la inflación queda como una asignatura pendiente”. 

Volvió a sonreír para enumerar los puntos positivos del macrismo: “La recuperación de la República, la independencia de poderes, las libertades individuales, la libertad de prensa, el federalismo (que hoy es una realidad y los correntinos mejor que nadie lo saben, ya que han sido ninguneados durante muchos años por no pertenecer al mismo espacio político que el gobierno nacional), hoy todas las provincias reciben recursos que le dan autonomía, que el Presidente ha decidido darles y que el gobierno anterior les había sacado, federalismo de hecho concreto y no de discurso”.

Celebró además la decisión de “sostener un plan de infraestructura a pesar de la crisis, con obras en cada rincón del país y no sólo donde gobiernan nuestros aliados”.

Y con el dedo índice en lo alto, peroró: “Hemos recuperado el respeto del mundo a partir de una política de reinserción internacional inteligente”.

Para ejemplificar cuán difícil ha sido para la gestión alcanzar esos avances, Frigerio recordó: “Somos el Gobierno más débil de los últimos siglos, en cuestión de representación parlamentaria y en apoyo de gobernadores e intendentes. Arrancamos con un tercio de diputados y un quinto en el Senado. Apenas 5 gobernadores de 24 y menos de un cuarto de los intendentes del país son de nuestra fuerza”.

“Esta coyuntura que debimos afrontar es inédita y lamentablemente no aprovechamos los primeros años de nuestro gobierno para ampliar la base de sustentación política de Cambiemos, para incorporar otros sectores y se nos hizo cuesta arriba, se nos hizo muy difícil generar gobernabilidad. Parte de esa tarea estaba a mi cargo y hay que aprender de estos años. Tenemos que trabajar mucho en ampliar la base de sustentación política, para robustecer el volumen político. Hemos aprendido y vamos por eso”. 

En un claro mensaje a los electores, Frigerio aseguró que “el Presidente ha dado una señal muy clara para lograr esto, al incorporar como su vicepresidente a Miguel Angel Pichetto, líder del bloque del PJ en el Senado”. 

“Lo que nos proponemos no es cuestión de retórica”, desafió.

Por todo eso, consideró que “sólo es una chicana electoral que se relacione a Macri con el hambre del país”.

“En Argentina la pobreza es creciente desde hace mucho tiempo y la pobreza medida por ingresos sube y cae de acuerdo a cómo viene el proceso inflacionario. Durante más de la mitad de nuestro gobierno pudimos bajar la inflación, crecimos durante 7 trimestres consecutivos y ahí la inflación bajó, y la pobreza mermó de un tercio a un cuarto. Claro que el rebote de la inflación volvió a crecer”. 

Frigerio puso énfasis en aclarar que “los indicadores de pobreza que se miden por hábitat, por acceso a servicios públicos han mejorado, porque hemos hecho las obras públicas necesarias y también Corrientes es ejemplo de eso”.

De cara al proceso electoral que se viene, pidió dejar de lado “la historia de enfrentamientos internos que tenemos los argentinos ya que el país no tiene futuro si esta grieta que nos divide subsiste, nunca nos ha ido bien a los argentinos cuando nos enfrentamos entre nosotros y evidentemente hay que hacer un mayor esfuerzo para superar estas divisiones”.

“En una Argentina tan partida al medio cuesta más tratar de que haya una mayor posibilidad de moderación. La cuestión de los extremos en la dirigencia política siempre tiene un impacto en la división interna de la sociedad”, dijo.

Por eso reiteró: “Hay que lograr un gobierno de unidad nacional”.

De cara al futuro, consideró que “el proceso de reperfilamiento hay que ampliarlo. Argentina necesita negociar mejores condiciones con nuestros acreedores, pero siempre de mutuo acuerdo, que nos permitan aliviar el presente y que nos permitan poder crecer para poder cumplir y honrar nuestros compromisos, porque el país tiene una larga historia de incumplimientos seriales que nos condena”.

Ante ese panorama afirmó que “un triunfo de nuestra fuerza política sería una inyección de confianza en el mercado que facilitaría todo ese proceso”.

En ese sentido, alertó: “Argentina no puede vivir pensando que algo la va a salvar, hay que salir de ese proceso y por eso hemos puesto en marcha Vaca Muerta que nos permitirá salir de esa dependencia de divisas”.

“No podemos depender de algo mágico que nos ocurra por contexto externo”, reiteró.

Por todo esto, Frigerio consideró que “la mayoría de los argentinos no quieren tirar por la borda todos los logros de estos cuatro años”. 

“Lo vi en Entre Ríos, Misiones y en otras partes del país hay una enorme esperanza de que se puede llegar al balotaje y si llegamos empieza otra historia, totalmente diferente. Hay una energía positiva que se irradia al resto del país”.
 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

“Que se relacione a Macri con el hambre del país es sólo una chicana electoral”

El ministro del Interior estuvo en Corrientes para preparar la venida del Presidente. Repasó logros de la gestión macrista y no esquivó los puntos negativos del gobierno. Aseguró que “el país dejará de ser un exportador de soja, para exportar petróleo y gas”.
 

Agustín Gómez
Nicolás Alonso

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, pasó por Corrientes para preparar la visita del presidente Mauricio Macri que estará aquí el viernes para encabezar la marcha del “Sí, se puede”. El funcionario nacional hizo mea culpa y se lamentó por las cuestiones en las que no pudo avanzar el macrismo. Pero ahondó en los puntos positivos de la gestión y anticipó que en los próximos años se podrá observar el camino que trazaron para el desarrollo nacional. En ese sentido aseguró que “es sólo una chicana electoral que se relacione a Macri con el hambre del país”.  

“En promedio cada tres años tenemos una recesión, una devaluación. Por eso se requiere de un gobierno de unidad nacional para solucionar estos problemas y hacia ellos vamos. Es lo que hará Macri si es reelecto”, anticipó Frigerio.

El diagnóstico del funcionario nacional sobre el país es claro. “La economía argentina tiene un problema estructural relacionado con el sector público. Tenemos un Estado que todos los 20 de cada mes se queda sin dinero, desde hace medio siglo. El Estado tiene que recurrir entonces al endeudamiento, a la emisión monetaria y al aumento de impuestos. Hace más de medio siglo que se recurre a estas tres herramientas, porque los gastos superan los ingresos y eso tiene un impacto tremendamente negativo sobre el sector privado y así venimos desde hace muchos años, a los tumbos”.

Para intentar solucionar ese problema estructural, el Gobierno elaboró un plan. “La primera medida de Macri es convocar a todas las fuerzas políticas para trabajar de manera conjunta en la incapacidad que tiene la Argentina de tener una moneda y la incapacidad que tiene el país de sostener el crecimiento”.

El ministro aseguró que Cambiemos logró avances en esta cuestión. “Negociamos durante 8 meses el presupuesto más discutido en la historia, con equilibrio fiscal primario y aún queda pendiente el superávit fiscal para pagar las deudas”.

“Ha sido muy difícil llegar al equilibrio primario y ni siquiera pudimos hacerlo sin aumentar los impuestos. Tuvimos que dejar de lado una parte de la reforma tributaria que habíamos iniciado”.

No obstante, reconoció que “es una asignatura pendiente determinar qué cosas del Estado deben dejar de ser prioritarias para que otras lo sean, es una discusión en la que los políticos no pudimos avanzar”.

En ese sentido admitió que “está claro que ningún espacio político por sí solo puede enfrentar este problema que nos acompaña hace más de medio siglo y está relacionado también con la inflación que repercute en la pérdida del poder adquisitivo”.

Sobre la inflación sostuvo que “es el problema que más preocupa a los argentinos”, pero advirtió “hace 70 años que hay inflación y supera en promedio el 60 por ciento anual”.

“Es claro que no supimos resolver este problema de 7 décadas, con lo cual está claro que ningún partido político de manera individual lo puede resolver”, reveló.

Pero Frigerio pidió no olvidar los logros de esta gestión de cara a las elecciones del 27 de octubre. “Hemos recuperado la soberanía energética. Argentina está a punto de ser un país exportador de energía, de petróleo y gas y en unos años vamos a exportar más petróleo y gas que soja. Con lo cual van a bajar los costos para nuestras Pymes”, se jactó.

Insistió en no olvidar que “hemos podido avanzar en la lucha contra el narcotráfico, contra las mafias”, pero reiteró: “Está claro que lo de la inflación queda como una asignatura pendiente”. 

Volvió a sonreír para enumerar los puntos positivos del macrismo: “La recuperación de la República, la independencia de poderes, las libertades individuales, la libertad de prensa, el federalismo (que hoy es una realidad y los correntinos mejor que nadie lo saben, ya que han sido ninguneados durante muchos años por no pertenecer al mismo espacio político que el gobierno nacional), hoy todas las provincias reciben recursos que le dan autonomía, que el Presidente ha decidido darles y que el gobierno anterior les había sacado, federalismo de hecho concreto y no de discurso”.

Celebró además la decisión de “sostener un plan de infraestructura a pesar de la crisis, con obras en cada rincón del país y no sólo donde gobiernan nuestros aliados”.

Y con el dedo índice en lo alto, peroró: “Hemos recuperado el respeto del mundo a partir de una política de reinserción internacional inteligente”.

Para ejemplificar cuán difícil ha sido para la gestión alcanzar esos avances, Frigerio recordó: “Somos el Gobierno más débil de los últimos siglos, en cuestión de representación parlamentaria y en apoyo de gobernadores e intendentes. Arrancamos con un tercio de diputados y un quinto en el Senado. Apenas 5 gobernadores de 24 y menos de un cuarto de los intendentes del país son de nuestra fuerza”.

“Esta coyuntura que debimos afrontar es inédita y lamentablemente no aprovechamos los primeros años de nuestro gobierno para ampliar la base de sustentación política de Cambiemos, para incorporar otros sectores y se nos hizo cuesta arriba, se nos hizo muy difícil generar gobernabilidad. Parte de esa tarea estaba a mi cargo y hay que aprender de estos años. Tenemos que trabajar mucho en ampliar la base de sustentación política, para robustecer el volumen político. Hemos aprendido y vamos por eso”. 

En un claro mensaje a los electores, Frigerio aseguró que “el Presidente ha dado una señal muy clara para lograr esto, al incorporar como su vicepresidente a Miguel Angel Pichetto, líder del bloque del PJ en el Senado”. 

“Lo que nos proponemos no es cuestión de retórica”, desafió.

Por todo eso, consideró que “sólo es una chicana electoral que se relacione a Macri con el hambre del país”.

“En Argentina la pobreza es creciente desde hace mucho tiempo y la pobreza medida por ingresos sube y cae de acuerdo a cómo viene el proceso inflacionario. Durante más de la mitad de nuestro gobierno pudimos bajar la inflación, crecimos durante 7 trimestres consecutivos y ahí la inflación bajó, y la pobreza mermó de un tercio a un cuarto. Claro que el rebote de la inflación volvió a crecer”. 

Frigerio puso énfasis en aclarar que “los indicadores de pobreza que se miden por hábitat, por acceso a servicios públicos han mejorado, porque hemos hecho las obras públicas necesarias y también Corrientes es ejemplo de eso”.

De cara al proceso electoral que se viene, pidió dejar de lado “la historia de enfrentamientos internos que tenemos los argentinos ya que el país no tiene futuro si esta grieta que nos divide subsiste, nunca nos ha ido bien a los argentinos cuando nos enfrentamos entre nosotros y evidentemente hay que hacer un mayor esfuerzo para superar estas divisiones”.

“En una Argentina tan partida al medio cuesta más tratar de que haya una mayor posibilidad de moderación. La cuestión de los extremos en la dirigencia política siempre tiene un impacto en la división interna de la sociedad”, dijo.

Por eso reiteró: “Hay que lograr un gobierno de unidad nacional”.

De cara al futuro, consideró que “el proceso de reperfilamiento hay que ampliarlo. Argentina necesita negociar mejores condiciones con nuestros acreedores, pero siempre de mutuo acuerdo, que nos permitan aliviar el presente y que nos permitan poder crecer para poder cumplir y honrar nuestros compromisos, porque el país tiene una larga historia de incumplimientos seriales que nos condena”.

Ante ese panorama afirmó que “un triunfo de nuestra fuerza política sería una inyección de confianza en el mercado que facilitaría todo ese proceso”.

En ese sentido, alertó: “Argentina no puede vivir pensando que algo la va a salvar, hay que salir de ese proceso y por eso hemos puesto en marcha Vaca Muerta que nos permitirá salir de esa dependencia de divisas”.

“No podemos depender de algo mágico que nos ocurra por contexto externo”, reiteró.

Por todo esto, Frigerio consideró que “la mayoría de los argentinos no quieren tirar por la borda todos los logros de estos cuatro años”. 

“Lo vi en Entre Ríos, Misiones y en otras partes del país hay una enorme esperanza de que se puede llegar al balotaje y si llegamos empieza otra historia, totalmente diferente. Hay una energía positiva que se irradia al resto del país”.