ellitoral.com.ar

Miércoles 13de Noviembre de 2019CORRIENTES26°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,75

“Pilú” Danuzzo Amadey, el último dueño de una casona inmersa en la historia capitalina

Nació en 1903 y en su infancia vivió el cambio de la vivienda familiar, que pasó de la originaria con características coloniales a otra con arquitectura de estilo italianizante. Ese edificio de 1914 continúa en pie frente a la plaza Vera. Hace unos días abrió allí un McDonald’s. 
 

Fachada. La antigua casona céntrica en la actualidad.
Abuelo. Danuzzo Amadey, como ministro de Hacienda.
Ganadero. “Pilú” disfrutaba del trabajo a caballo, cuenta su nieto.
Historia. Francisco Velar contó pasajes de la vida de su abuelo.

Juan Pedro “Pilú” Danuzzo Amadey fue un hombre inquieto. La sangre italiana y correntina lo empujaba a tomar riesgos y seguir adelante pese a las adversidades. Incluso cambiar súbitamente de camino a mitad de su vida, sin tener que dar tantas explicaciones y sin que ello implique una incógnita mayúscula para el resto. Por eso pasó de las tareas cotidianas de abogado a la de legislador y funcionario público con carrera y experiencia, para de golpe virar y dedicarse a full a la actividad agropecuaria en su rol de puntal de la familia. Fue así que, lejos de las oficinas estatales, y en los duros campos de General Paz, supo innovar en genética bovina y adaptar razas a las difíciles condiciones ambientales de crianza. Apuntó a una meta y la alcanzó a puro sacrificio. 
En su vida personal, “Pilú” Danuzzo Amadey fue también parte de un proceso de cambio en la casa familiar que llega hasta la actualidad, con la permanencia en pie de aquella histórica casona edificada a principios del siglo XX, pero que hace tres días fue revalorizada con la inauguración de una sucursal de McDonald’s manteniendo la imponente fachada con estilo italianizante. 
“Pilú” fue el último dueño de esa casa que hoy predomina la cuadra de la plaza Vera y revivió albergando al nuevo local comercial. Danuzzo Amadey vivió desde chico el cambio de la antigua casa de características coloniales en la que nació, a la enorme casona actual que en su edificación integró, por caso, mármol traído de Carrara, Italia. En 1914 se terminó de construir la nueva vivienda y su fachada aún testimonia la historia correntina en este principio del siglo XXI.
 
Semblanza 
En este contexto bien vale conocer quién fue Juan Pedro “Pilú” Danuzzo Amadey. Uno de sus nietos, Francisco Velar, destacó en contacto con El Litoral los aspectos salientes de la vida de su abuelo.  
Nació el 8 de julio de 1903 y sus padres fueron Rodolfo Danuzzo y Angela Amadey Vedoya. Se recibió de bachiller nacional en el Colegio Nacional “General San Martin” y luego de ser abogado, se convirtió en doctor en Jurisprudencia y hacendado. 
Su esposa fue Dora Leonor Desimoni Amadey, con quien tuvo cuatro hijas: Dora Beatriz (quien se casó con Noel Eugenio Breard), María Antonieta (con Jorge Félix Gómez), Angela Elena (con Francisco José Velar), y María Teresa (con Pablo Vartan Seferián).  
“Pilú” Danuzzo Amadey estudió en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba (1922-26), donde presentó la tesis “Sobre Libertad Condicional” (1927). 
Posteriormente fue asesor letrado de la Municipalidad de la ciudad de Corrientes (1928); diputado a la Legislatura de provincial (1928, 1931, y 1934); presidente de la Cámara de Diputados durante  tres periodos legislativos; ministro de Hacienda e Instrucción Pública de la Provincia (1935-39). También delegado del Colegio de Abogados y del Gobierno provincial, respectivamente, en la III y IV Conferencias Nacionales de Abogados, de Mendoza (1934) y Tucumán (1936). Asimismo, fue delegado y miembro de la Comisión de Defensa de los Derechos Individuales en la V Conferencia Nacional de Abogados, de Santa Fe (1940). En la faz privada, además, fue presidente de la Sociedad Correntina de Hacendados, director del diario El Liberal, y abogado de la compañía de Electricidad de Corrientes. 
Asimismo, fue presidente del Jockey Club de Corrientes y dirigente del Club del Progreso y Club de Regatas. 
“Juan Pedro Danuzzo Amadey, fue un ciudadano comprometido con sus ideales y comunidad. Militó desde su juventud, por convicción y tradición familiar, en el histórico Partido Autonomista, y fue diputado provincial a los 25 años. Luego de una destacada actuación, se dedicó exclusivamente a una de sus pasiones: la actividad pecuaria”, contó Francisco, quien es hijo de Angela Elena Danuzzo de Velar.  
Al respecto agregó que se convirtió “en un referente del sector; ya que, con esfuerzo, transformó y acrecentó las propiedades recibidas de sus mayores. En ese sentido, cabe mencionar que llevo a cabo un proceso de mejoramiento genético notable, primero a través de la raza Hereford, con reproductores que traía en tren desde la provincia de Entre Ríos, y que luego los transportaba en el Ferrocarril Económico a su establecimiento “Florencia”, de General Paz. Más adelante, y debido a necesidades productivas -agregó Velar-, comenzó un segundo proceso de mestización con la introducción, como pionero, de toros Cebú. Transformándose, de esa manera, en reconocido criador de la raza Braford, y titular del registro genealógico N° 5”.  
Por otra parte, mencionó que “fue cultor de nuestras tradiciones camperas, disfrutaba del trabajo a caballo, siendo diestro con el lazo, y buen jinete. En los momentos de ocio gustaba del fogón, los mates y el chamamé, tocando -incluso- con destreza el acordeón”. 
“Al final, dejó una distinguida actuación pública, el recuerdo de toda una vida de trabajo desarrollada en el marco de principios y valores que supo ejercer con dignidad, el respeto de sus contemporáneos, y una enorme huella como productor, a través de sus establecimientos “Florencia” y “Yaguareté Cora’”, indicó su nieto al recordarlo en la charla con este medio. 
Juan Pedro Danuzzo Amadey falleció en 1973. “A los pocos años de su muerte, la casa histórica de la familia cerró sus puertas y con ello comienza el fin de una época de cambios y progreso”, concluyó. (GAL)

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

“Pilú” Danuzzo Amadey, el último dueño de una casona inmersa en la historia capitalina

Nació en 1903 y en su infancia vivió el cambio de la vivienda familiar, que pasó de la originaria con características coloniales a otra con arquitectura de estilo italianizante. Ese edificio de 1914 continúa en pie frente a la plaza Vera. Hace unos días abrió allí un McDonald’s. 
 

Juan Pedro “Pilú” Danuzzo Amadey fue un hombre inquieto. La sangre italiana y correntina lo empujaba a tomar riesgos y seguir adelante pese a las adversidades. Incluso cambiar súbitamente de camino a mitad de su vida, sin tener que dar tantas explicaciones y sin que ello implique una incógnita mayúscula para el resto. Por eso pasó de las tareas cotidianas de abogado a la de legislador y funcionario público con carrera y experiencia, para de golpe virar y dedicarse a full a la actividad agropecuaria en su rol de puntal de la familia. Fue así que, lejos de las oficinas estatales, y en los duros campos de General Paz, supo innovar en genética bovina y adaptar razas a las difíciles condiciones ambientales de crianza. Apuntó a una meta y la alcanzó a puro sacrificio. 
En su vida personal, “Pilú” Danuzzo Amadey fue también parte de un proceso de cambio en la casa familiar que llega hasta la actualidad, con la permanencia en pie de aquella histórica casona edificada a principios del siglo XX, pero que hace tres días fue revalorizada con la inauguración de una sucursal de McDonald’s manteniendo la imponente fachada con estilo italianizante. 
“Pilú” fue el último dueño de esa casa que hoy predomina la cuadra de la plaza Vera y revivió albergando al nuevo local comercial. Danuzzo Amadey vivió desde chico el cambio de la antigua casa de características coloniales en la que nació, a la enorme casona actual que en su edificación integró, por caso, mármol traído de Carrara, Italia. En 1914 se terminó de construir la nueva vivienda y su fachada aún testimonia la historia correntina en este principio del siglo XXI.
 
Semblanza 
En este contexto bien vale conocer quién fue Juan Pedro “Pilú” Danuzzo Amadey. Uno de sus nietos, Francisco Velar, destacó en contacto con El Litoral los aspectos salientes de la vida de su abuelo.  
Nació el 8 de julio de 1903 y sus padres fueron Rodolfo Danuzzo y Angela Amadey Vedoya. Se recibió de bachiller nacional en el Colegio Nacional “General San Martin” y luego de ser abogado, se convirtió en doctor en Jurisprudencia y hacendado. 
Su esposa fue Dora Leonor Desimoni Amadey, con quien tuvo cuatro hijas: Dora Beatriz (quien se casó con Noel Eugenio Breard), María Antonieta (con Jorge Félix Gómez), Angela Elena (con Francisco José Velar), y María Teresa (con Pablo Vartan Seferián).  
“Pilú” Danuzzo Amadey estudió en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba (1922-26), donde presentó la tesis “Sobre Libertad Condicional” (1927). 
Posteriormente fue asesor letrado de la Municipalidad de la ciudad de Corrientes (1928); diputado a la Legislatura de provincial (1928, 1931, y 1934); presidente de la Cámara de Diputados durante  tres periodos legislativos; ministro de Hacienda e Instrucción Pública de la Provincia (1935-39). También delegado del Colegio de Abogados y del Gobierno provincial, respectivamente, en la III y IV Conferencias Nacionales de Abogados, de Mendoza (1934) y Tucumán (1936). Asimismo, fue delegado y miembro de la Comisión de Defensa de los Derechos Individuales en la V Conferencia Nacional de Abogados, de Santa Fe (1940). En la faz privada, además, fue presidente de la Sociedad Correntina de Hacendados, director del diario El Liberal, y abogado de la compañía de Electricidad de Corrientes. 
Asimismo, fue presidente del Jockey Club de Corrientes y dirigente del Club del Progreso y Club de Regatas. 
“Juan Pedro Danuzzo Amadey, fue un ciudadano comprometido con sus ideales y comunidad. Militó desde su juventud, por convicción y tradición familiar, en el histórico Partido Autonomista, y fue diputado provincial a los 25 años. Luego de una destacada actuación, se dedicó exclusivamente a una de sus pasiones: la actividad pecuaria”, contó Francisco, quien es hijo de Angela Elena Danuzzo de Velar.  
Al respecto agregó que se convirtió “en un referente del sector; ya que, con esfuerzo, transformó y acrecentó las propiedades recibidas de sus mayores. En ese sentido, cabe mencionar que llevo a cabo un proceso de mejoramiento genético notable, primero a través de la raza Hereford, con reproductores que traía en tren desde la provincia de Entre Ríos, y que luego los transportaba en el Ferrocarril Económico a su establecimiento “Florencia”, de General Paz. Más adelante, y debido a necesidades productivas -agregó Velar-, comenzó un segundo proceso de mestización con la introducción, como pionero, de toros Cebú. Transformándose, de esa manera, en reconocido criador de la raza Braford, y titular del registro genealógico N° 5”.  
Por otra parte, mencionó que “fue cultor de nuestras tradiciones camperas, disfrutaba del trabajo a caballo, siendo diestro con el lazo, y buen jinete. En los momentos de ocio gustaba del fogón, los mates y el chamamé, tocando -incluso- con destreza el acordeón”. 
“Al final, dejó una distinguida actuación pública, el recuerdo de toda una vida de trabajo desarrollada en el marco de principios y valores que supo ejercer con dignidad, el respeto de sus contemporáneos, y una enorme huella como productor, a través de sus establecimientos “Florencia” y “Yaguareté Cora’”, indicó su nieto al recordarlo en la charla con este medio. 
Juan Pedro Danuzzo Amadey falleció en 1973. “A los pocos años de su muerte, la casa histórica de la familia cerró sus puertas y con ello comienza el fin de una época de cambios y progreso”, concluyó. (GAL)