ellitoral.com.ar

Martes 10de Diciembre de 2019CORRIENTES20°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$62,50

Ya son 38 los muertos en Bolivia, mientras discuten por elecciones

Los enfrentamientos no cesan. La autoproclamada presidenta envió ayer un proyecto para votar, en breve. Lo propio hizo el partido de Evo Morales. 
 

imagen_0

 En medio de una crisis institucional que dejó hasta ayer 38 muertos, el Congreso boliviano comenzó a analizar dos proyectos que apuntan llamar en el corto plazo a nuevas elecciones presidenciales.
Sólo ayer ocho personas murieron durante una operación de militares y policías para romper un bloqueo a la planta de combustibles de Senkata, confirmaron la Defensoría del Pueblo y el Instituto de Investigaciones Forenses (Idif).
Unos de los proyectos fue enviado al trámite parlamentario por el gobierno interino de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez y el otro fue impulsado por el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, que tiene holgada mayoría en las cámaras.
En la dramática coyuntura política de Bolivia parece germinar un acuerdo para anular las elecciones del 20 de octubre, en las que se declaró ganador a Morales en medio de denuncias de fraude por parte de la oposición, y convocar a nuevos comicios en el menor plazo posible.
En tanto, el Idif identificó a las víctimas fatales, todos hombres de entre 23 y 38 años que formaban parte de una protesta a favor del ex presidente Evo Morales y que exigía la renuncia de la autoproclamada jefa de Estado, Jeanine Áñez.
Los disturbios en la zona de El Alto estallaron cuando policías y militares se trasladaron a la planta de hidrocarburos para romper un bloqueo de los manifestantes y asegurar el abastecimiento de gasolinas en La Paz.
En la ofensiva para despejar el camino y forzar la salida de los camiones cisterna, se utilizaron granadas de gas lacrimógeno y, según múltiples denuncias de los manifestantes, disparos de armas de fuego.
La Fiscalía de La Paz imputó por supuestos delitos de terrorismo a siete personas a las que les achaca participación en los destrozos ocasionados en el muro de la planta de Senkata.
El fiscal departamental de La Paz, William Alave Laura, informó que "en primera instancia el hecho fue tipificado como destrucción de bienes del Estado y la riqueza natural contra los autores".
"Sin embargo -siguió-, ante la magnitud del daño, el Ministerio Público amplió la investigación por el delito de terrorismo".
El gobierno de Áñez también hizo uso de un video, cuya autenticidad no está confirmada, para anunciar que presentará una denuncia internacional contra Evo Morales de "crímenes de lesa humanidad", por organizar desde su asilo en México los bloqueos para impedir que llegue el alimento a varias ciudades bolivianas.
 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Ya son 38 los muertos en Bolivia, mientras discuten por elecciones

Los enfrentamientos no cesan. La autoproclamada presidenta envió ayer un proyecto para votar, en breve. Lo propio hizo el partido de Evo Morales. 
 

 En medio de una crisis institucional que dejó hasta ayer 38 muertos, el Congreso boliviano comenzó a analizar dos proyectos que apuntan llamar en el corto plazo a nuevas elecciones presidenciales.
Sólo ayer ocho personas murieron durante una operación de militares y policías para romper un bloqueo a la planta de combustibles de Senkata, confirmaron la Defensoría del Pueblo y el Instituto de Investigaciones Forenses (Idif).
Unos de los proyectos fue enviado al trámite parlamentario por el gobierno interino de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez y el otro fue impulsado por el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, que tiene holgada mayoría en las cámaras.
En la dramática coyuntura política de Bolivia parece germinar un acuerdo para anular las elecciones del 20 de octubre, en las que se declaró ganador a Morales en medio de denuncias de fraude por parte de la oposición, y convocar a nuevos comicios en el menor plazo posible.
En tanto, el Idif identificó a las víctimas fatales, todos hombres de entre 23 y 38 años que formaban parte de una protesta a favor del ex presidente Evo Morales y que exigía la renuncia de la autoproclamada jefa de Estado, Jeanine Áñez.
Los disturbios en la zona de El Alto estallaron cuando policías y militares se trasladaron a la planta de hidrocarburos para romper un bloqueo de los manifestantes y asegurar el abastecimiento de gasolinas en La Paz.
En la ofensiva para despejar el camino y forzar la salida de los camiones cisterna, se utilizaron granadas de gas lacrimógeno y, según múltiples denuncias de los manifestantes, disparos de armas de fuego.
La Fiscalía de La Paz imputó por supuestos delitos de terrorismo a siete personas a las que les achaca participación en los destrozos ocasionados en el muro de la planta de Senkata.
El fiscal departamental de La Paz, William Alave Laura, informó que "en primera instancia el hecho fue tipificado como destrucción de bienes del Estado y la riqueza natural contra los autores".
"Sin embargo -siguió-, ante la magnitud del daño, el Ministerio Público amplió la investigación por el delito de terrorismo".
El gobierno de Áñez también hizo uso de un video, cuya autenticidad no está confirmada, para anunciar que presentará una denuncia internacional contra Evo Morales de "crímenes de lesa humanidad", por organizar desde su asilo en México los bloqueos para impedir que llegue el alimento a varias ciudades bolivianas.