Jueves 29de Septiembre de 2022CORRIENTES15°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$145,0

Dolar Venta:$153,0

Jueves 29de Septiembre de 2022CORRIENTES15°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$145,0

Dolar Venta:$153,0

/Ellitoral.com.ar/ Actualidad

El PL y PA vuelven a las filas de ECO tras años con el PJ

La Convención del Partido Liberal acordó por unanimidad volver a las huestes del oficialismo de cara a las elecciones del 2 de junio. El autonomismo, representado por su presidente, José Romero Brisco, se reunió con Gustavo Valdés para acordar un acompañamiento que supere la meta electoral.  

La Convención del Partido Liberal se reunió ayer y resolvió cerrar alianzas con Encuentro por Corrientes, con voto unánime. El autonomismo, en tanto, se reunió ayer con el propio gobernador Gustavo Valdés, para acordar una alianza programática y con protagonismo en la gestión. Ambas fuerzas vuelven a formar parte de las huestes del oficialismo tras su alejamiento en 2013.

La Convención del Partido Liberal, presidida  por Zulma Garay de Ituzaingó, se reunió ayer en su sede partidaria de la calle Rioja de esta ciudad, y resolvió su alianza con ECO, por voto unánime de todos los convencionales.

El autonomismo, en tanto, representado por su presidente, José Antonio Romero Brisco, se reunió con el propio Gustavo Valdés para acordar una alianza que  supere el ámbito electoral, en la que los autonomistas tengan protagonismo en la gestión. La cuestión fue debatida con la mesa directiva del PA.

PL

Los liberales vuelven a las filas oficialistas después de la ruptura en 2013, cuando a nivel provincial y nacional apoyaron al kirchnerismo. A nivel local con Camau Espínola como candidato a gobernador y fueron aliados de Cristina Fernández de Kirchner a través de la senadora nacional Josefina Meabe de Mathó.

La “Dama de Hierro” llegó al Senado nacional en 2009 y haciendo campaña con Julio Cobos. Luego se acercó al intendente “Camau” Espínola, niño mimado de la Casa Rosada, aunque el sello del PL ensanchaba las filas del gobierno local. 

A mediados de 2012, Meabe de Mathó comenzó su ofensiva contra los radicales. Exigía alternancia en el Gobierno, cuando era un hecho que Ricardo Colombi iría por la re-re. 

Desde entonces, el liberalismo se fracturó. Ya que un sector mayoritario cerró filas con el kirchnerismo correntino y el resto mantuvo buena relación con los radicales.

Producto de esa división, el liberalismo judicializó en varias oportunidades su enfrentamiento interno y hubo elecciones en las que debió presentarse sin aliado alguno.

También, como consecuencia de esa fractura, Pedro “Perucho” Cassani, histórico dirigente celeste, rompió con el partido y decidió conformar una nueva fuerza en 2014: Encuentro Liberal (ELI). Lo demás es historia conocida.

Desde 2012, el liberalismo transitó por varios conflictos internos. Hasta alcanzar su normalización en 2018, con una elección interna que debió sortear varias presentaciones judiciales.

Con la llegada de Gustavo Valdés a la gobernación y de Mauricio Macri a la presidencia de la Nación, los liberales encontraron varios puntos de coincidencia con la alianza oficialista. 

En definitiva, los liberales volvieron a ECO y es un hecho que alcanzarían un lugar salible en la lista de legisladores que se presentará el 13 de abril para las elecciones del 2 de junio.

La incógnita, sin embargo, es saber qué hará el liberalismo en las elecciones nacionales. ¿Apoyará la reelección de Mauricio Macri?

Autonomismo

La situación no deja de ser algo parecida a lo sucedido con el Partido Autonomista, que en 2013 cerró filas con Camau Espínola y logró una banca de diputados.

Desde entonces, el autonomismo formó alianza con el peronismo, pero a la resistencia del ala dura de los justicialistas.

Los fracasos electorales del peronismo y la incipiente renovación del autonomismo liderado por José Antonio Romero Brisco, que en 2015 fue candidato a concejal sin aliado alguno y cosechó más de 12 mil votos, fue el puntapié para un cambio. 

Tras la normalización partidaria en 2018, Romero Brisco logró coronarse como presidente del autonomismo. 

Desde entonces, la histórica fuerza ha recuperado su protagonismo y espera construir a futuro combinando lo mejor de la experiencia de sus dirigentes y con una renovación juvenil que comienza a marcar el paso en la política local.

La situación deja en evidencia que el regreso de las históricas fuerzas a la alianza oficialista es un logro exclusivo del gobernador Gustavo Valdés, quien desde que asumió recibió a todos los dirigentes sin hacer distinciones de pertenencia política. La alianza oficialista será el frente con mayor cantidad de socios para las elecciones de junio y tal vez también lo sea en los comicios nacionales.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error