Trabajadores de la economía social siguen a la espera de asistencia en medio de la crisis
ellitoral.com.ar

Miércoles 24de Julio de 2019CORRIENTES12°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$41,60

Dolar Venta:$43,60

Trabajadores de la economía social siguen a la espera de asistencia en medio de la crisis

Vendedores ambulantes, ladrilleros, productores periurbanos y pescadores aseguran ser los más afectados en la provincia, sobre todo por las pérdidas que tuvieron con la última emergencia hídrica. Pidieron medidas paliativas al Estado, pero todavía no recibieron la ayuda necesaria.
 

imagen_1

Las abundantes lluvias y la posterior declaración de emergencia hídrica que sucedieron durante enero trajeron problemas en varios ámbitos de la provincia, pero por sobre todas los casos, perjudicaron a los actores de la economía popular que se desempeñan en varios rubros, desde los pequeños productores que poseen chacras en el interior, hasta los vendedores ambulantes que tratan de subsistir con una manta en la peatonal Junín. A estos se les sumaron los ladrilleros y pescadores, actividades a las que si bien el temporal golpeó casi directamente, lo cierto es que ya hace unos años venían en decrecimiento.
Mediante un relevamiento, desde la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep) de Corrientes estimaron que la situación terminó afectando a unas 500 familias de Capital y el interior; motivo por el cual confeccionaron un petitorio que elevaron al Gobierno provincial a fines de enero. Entre algunos de los puntos requeridos estaban el de un subsidio extraordinario y por única vez, por un monto equivalente al valor de la Asignación Universal por Hijo; ayuda alimentaria; duplicación excepcional del monto de los programas provinciales Sapucay, Mbareté y Tarjeta Verde; y líneas de créditos a tasa subsidiada y con financiamiento accesible.
Si bien el petitorio fue recibido, y a fines de febrero las organizaciones sociales fueron convocadas a una “mesa de diálogo”, concretamente la asistencia otorgada hasta el momento no fue la suficiente; quedando solo a criterio de cada ministerio del Gobierno, de acuerdo al área de desempeño de los trabajadores. “Del petitorio no tuvimos respuestas, solamente nos dijeron que no había presupuesto. 
Nos reunimos una vez con funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social, pero nunca hubo un segundo encuentro ni se avanzó con lo hablado en ese momento”, comentó a El Litoral la responsable provincial de la Ctep “Evita”, Verónica Molina.
La referente de la entidad señaló que, mientras aguardan por “políticas económicas y sociales que permitan garantizar el trabajo”, muchos de los actores de la economía popular se encuentran imposibilitados de ejercer sus oficios ante la falta de condiciones. “La gente que comercializaba bienes ya no puede reponer su mercadería, la inflación hace más caro comer y también poder trabajar”, manifestó; y ejemplificó que “una vendedora de chipá tuvo que dejar porque subió la bolsa de almidón y no podía comprarla, o si la compraba tenía que subir sus precios, y así no vende nada”.
Asimismo, Molina contó que “ahora ni changas se pueden conseguir”, a modo de buscar alternativas para subsistir, ya que “quienes tienen un empleo formal dejan de gastar en lavar su auto o cortar el pasto”. “Los trabajadores de la economía popular representan un tercio de la población de Corrientes, y si tenemos en cuenta que más de la mitad está bajo la línea de la pobreza, podríamos decir que es el sector más afectado por esta crisis”, agregó.
Finalmente, la referente de la Ctep resaltó que “las organizaciones sociales venimos advirtiendo desde hace tiempo sobre esta situación de la pobreza, y de la necesidad de que se nos convoque para poder colaborar con políticas económicas y sociales que garanticen la posibilidad de trabajar”. “La gente tiene dos y hasta tres trabajos, y ni así alcanza”, concluyó.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Trabajadores de la economía social siguen a la espera de asistencia en medio de la crisis

Vendedores ambulantes, ladrilleros, productores periurbanos y pescadores aseguran ser los más afectados en la provincia, sobre todo por las pérdidas que tuvieron con la última emergencia hídrica. Pidieron medidas paliativas al Estado, pero todavía no recibieron la ayuda necesaria.
 

<p>Unidad. Representantes de diversos sectores unificaron demandas al Gobierno a principios de este año.</p>

Unidad. Representantes de diversos sectores unificaron demandas al Gobierno a principios de este año.

Las abundantes lluvias y la posterior declaración de emergencia hídrica que sucedieron durante enero trajeron problemas en varios ámbitos de la provincia, pero por sobre todas los casos, perjudicaron a los actores de la economía popular que se desempeñan en varios rubros, desde los pequeños productores que poseen chacras en el interior, hasta los vendedores ambulantes que tratan de subsistir con una manta en la peatonal Junín. A estos se les sumaron los ladrilleros y pescadores, actividades a las que si bien el temporal golpeó casi directamente, lo cierto es que ya hace unos años venían en decrecimiento.
Mediante un relevamiento, desde la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep) de Corrientes estimaron que la situación terminó afectando a unas 500 familias de Capital y el interior; motivo por el cual confeccionaron un petitorio que elevaron al Gobierno provincial a fines de enero. Entre algunos de los puntos requeridos estaban el de un subsidio extraordinario y por única vez, por un monto equivalente al valor de la Asignación Universal por Hijo; ayuda alimentaria; duplicación excepcional del monto de los programas provinciales Sapucay, Mbareté y Tarjeta Verde; y líneas de créditos a tasa subsidiada y con financiamiento accesible.
Si bien el petitorio fue recibido, y a fines de febrero las organizaciones sociales fueron convocadas a una “mesa de diálogo”, concretamente la asistencia otorgada hasta el momento no fue la suficiente; quedando solo a criterio de cada ministerio del Gobierno, de acuerdo al área de desempeño de los trabajadores. “Del petitorio no tuvimos respuestas, solamente nos dijeron que no había presupuesto. 
Nos reunimos una vez con funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social, pero nunca hubo un segundo encuentro ni se avanzó con lo hablado en ese momento”, comentó a El Litoral la responsable provincial de la Ctep “Evita”, Verónica Molina.
La referente de la entidad señaló que, mientras aguardan por “políticas económicas y sociales que permitan garantizar el trabajo”, muchos de los actores de la economía popular se encuentran imposibilitados de ejercer sus oficios ante la falta de condiciones. “La gente que comercializaba bienes ya no puede reponer su mercadería, la inflación hace más caro comer y también poder trabajar”, manifestó; y ejemplificó que “una vendedora de chipá tuvo que dejar porque subió la bolsa de almidón y no podía comprarla, o si la compraba tenía que subir sus precios, y así no vende nada”.
Asimismo, Molina contó que “ahora ni changas se pueden conseguir”, a modo de buscar alternativas para subsistir, ya que “quienes tienen un empleo formal dejan de gastar en lavar su auto o cortar el pasto”. “Los trabajadores de la economía popular representan un tercio de la población de Corrientes, y si tenemos en cuenta que más de la mitad está bajo la línea de la pobreza, podríamos decir que es el sector más afectado por esta crisis”, agregó.
Finalmente, la referente de la Ctep resaltó que “las organizaciones sociales venimos advirtiendo desde hace tiempo sobre esta situación de la pobreza, y de la necesidad de que se nos convoque para poder colaborar con políticas económicas y sociales que garanticen la posibilidad de trabajar”. “La gente tiene dos y hasta tres trabajos, y ni así alcanza”, concluyó.