ellitoral.com.ar

Lunes 26de Agosto de 2019CORRIENTES17°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$53,00

Dolar Venta:$57,00

24 de julio

imagen_1

 Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1820... y vencían a Artigas en su campamento de Abalos, ubicado en el departamento de Curuzú Cuatiá. 
Después del Tratado de Pilar, rompieron relaciones los antiguos aliados, el oriental Artigas y el entrerriano “Pancho” Ramírez. Este pidió apoyo a los portugueses y, además, consiguió refuerzos de Buenos Aires, llegándose hasta el litoral el coronel Lucio Mansilla, quien ayudó a derrotar a Artigas en Las Tunas. 
Las derrotas lo empujan al autodenominado protector de los Pueblos Libres hacia el norte peleando siempre. Así es vencido en su propio campamento y sin posibilidades de resistencia, termina emigrando al Paraguay, a donde solo cruzó el 23 de septiembre, donde el dictador Gaspar Francia le concedió asilo, instalándolo en San Isidro, donde pasó los últimos 30 años de su vida hasta su muerte. 
Lo que sembró Artigas se le volvió en contra. Entre ellos, Artigas, Ramírez y Estanislao López se terminaron destruyendo. Sólo salió victorioso de este trámite de la historia el santafesino, para finalmente terminar sucumbiendo bajo el poder de Rosas y demorando la organización nacional.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

24 de julio

 Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1820... y vencían a Artigas en su campamento de Abalos, ubicado en el departamento de Curuzú Cuatiá. 
Después del Tratado de Pilar, rompieron relaciones los antiguos aliados, el oriental Artigas y el entrerriano “Pancho” Ramírez. Este pidió apoyo a los portugueses y, además, consiguió refuerzos de Buenos Aires, llegándose hasta el litoral el coronel Lucio Mansilla, quien ayudó a derrotar a Artigas en Las Tunas. 
Las derrotas lo empujan al autodenominado protector de los Pueblos Libres hacia el norte peleando siempre. Así es vencido en su propio campamento y sin posibilidades de resistencia, termina emigrando al Paraguay, a donde solo cruzó el 23 de septiembre, donde el dictador Gaspar Francia le concedió asilo, instalándolo en San Isidro, donde pasó los últimos 30 años de su vida hasta su muerte. 
Lo que sembró Artigas se le volvió en contra. Entre ellos, Artigas, Ramírez y Estanislao López se terminaron destruyendo. Sólo salió victorioso de este trámite de la historia el santafesino, para finalmente terminar sucumbiendo bajo el poder de Rosas y demorando la organización nacional.