Viernes 22de Enero de 2021CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$85,75

Dolar Venta:$91,75

Viernes 22de Enero de 2021CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$85,75

Dolar Venta:$91,75

CORRIENTES :

CORONAVIRUS: 1.087 CASOS ACTIVOS (19.849 ACUMULADOS) MUERTES: 341

/Ellitoral.com.ar/ Campo

Entre el Covid y la sequía

Las cadenas productivas de Corrientes tuvieron un año condicionado por la pandemia, donde los cambios de hábitos en el consumo derivaron en mayor demanda por alimentos, y mejores precios para los productores. Sin embargo, la falta de lluvias fue el gran condicionante para el desarrollo productivo.

En un año signado por el Covid, las cadenas de valor que tiene la actividad agropecuaria de Corrientes vieron las dos caras de la moneda. Por un lado, los cambios de hábitos en el consumo que se dieron por la cuarentena, incrementaron la demanda por alimentos, y por ende los precios fueron favorables. Por el otro, la sequía que se registró durante el otoño y el invierno han generado una merma productiva en varias actividades.

Dentro del balance que se puede hacer de este 2020, la producción agropecuaria fue una de las actividades esenciales y exceptuadas de las restricciones que buscaron bajar la circulación viral durante gran parte del año. Si bien al inicio de la cuarentena se dieron algunos contratiempos, sobre todo en la logística, las entregas de productos y el movimiento de personal, con el correr de las semanas fueron cuestiones que se fueron solucionando.

Por otro lado, los cambios de hábito de consumo que se dieron durante la pandemia han generado una mayor demanda por alimentos, varios de ellos producidos en los campos correntinos. A esta demanda, que de por sí incrementó los precios, se sumó otro factor, sobre todo en la producción frutihortícola, que fue una producción menor durante este año, debido a cuestiones climáticas y comerciales que venían de campañas anteriores.

Desglosando por sectores, la actividad ganadera es la cadena de valor más importante que tiene la provincia. Una actividad que, sobre todo en el Norte de la provincia, estuvo fuertemente condicionada por la sequía, que se dio entre los meses de marzo y septiembre, y donde si bien en noviembre y diciembre las lluvias fueron más importantes, las pérdidas en la actividad se ven en el mediano plazo.

“La actividad ganadera es la que más sintió el efecto de la sequía. Lo vamos a ver más adelante, si bien ya se nota una disminución de la preñez, el año que viene seguramente vamos a tener menos parición y marcación de terneros en la provincia”, comentó el ministro de Producción de Corrientes, Claudio Anselmo.

El funcionario sostuvo que “todavía no podemos estimar cuánto, pero fue una sequía muy extensa y afectó en momentos en que los rodeos de cría necesitan estar en buenas condiciones nutricionales para poder producir”.

En este sentido, cabe señalar que el Gobierno provincial y nacional declararon la emergencia agropecuaria por un año para la actividad ganadera en 13 departamentos de Corrientes. Durante parte de este 2020, desde la Provincia se tomaron medidas de asistencia directa para los productores, con la entrega de alimento balanceado y el subsidio de la vacunación antiaftosa para pequeños productores de los departamentos en emergencia.

Del otro lado de la moneda, la ganadería termina el año con precios que duplican los que se dieron a principios de año. En los televisados del mes de febrero el precio del ternero liviano oscilaba los $110 por kilo, mientras que en los últimos remates del año la misma categoría se vendió encima de los $220. La cría también tuvo un gran repunte este año, con vaquillonas preñadas que terminaron comercializándose a $65.000 o $70.000 en los últimos televisados del año.

Una situación similar se vio en los remates de reproductores, que si bien tuvieron que adecuarse a sistemas de ventas no presenciales –por streaming o televisión-, la demanda estuvo muy firme. Según datos de la Asociación Braford Argentina (ABA), en remates auspiciados los toros se vendieron un 129% más caros que en 2019; y las vaquillonas de esa raza tuvieron un incremento del 125%.

“Para el criador el año es muy satisfactorio, si bien el aumento de costos es importante, los precios que hubo durante el año han sido muy buenos”, comentó Alejandro Callaba, presidente de la Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes. En este sentido, el productor curuzucuateño consideró que “en las economías del interior se vio reflejado este buen año de la ganadería; el productor reinvierte en el campo y en ciudades ganaderas, como Curuzú, se nota cuando hay un buen año”, señaló el dirigente.

Alimentos

Dentro de la producción de alimentos en la provincia, la frutihorticultura se mostró muy firme. La producción y comercialización de cítricos en el Sur de la provincia se mantuvo constante durante la temporada, al igual que las frutillas que se producen en la zona de Desmochado y Bella Vista. Por el lado del tomate y el pimiento, productos insignia del departamento Lavalle, también tuvieron un año favorable.

Dentro de las producciones frutícolas de Corrientes, la citricultura de naranjas y mandarinas que tiene al departamento Monte Caseros como principal polo se vio beneficiada por una serie de factores. Los productos tuvieron una mayor demanda, generada por la situación de cuarentena, pero también porque “la gente conoce las propiedades de los cítricos para subir las defensas, y eso hizo que haya más pedidos”, explicó un productor de Monte Caseros.

La realidad es que esta mayor demanda hizo que los precios subieran y que los citricultores, después de muchos años, tengan un año favorable. “Esta temporada los productores tuvieron mejores ingresos, fue una campaña rentable”, comentó el productor, quien además agregó que “se está viendo que los citricultores están invirtiendo en las quintas, cosa que hace rato no veíamos por la zona”.

No obstante, esta suba de precios también se dio por una falta de fruta en las quintas y en las góndolas. “El año pasado tuvimos un fin de semana de heladas en pleno octubre, y eso hizo que la productividad de las plantas baje considerablemente. Por eso, la suma de menos fruta y mayor demanda, hizo que haya mejores precios”, resumió.

En la actividad hortícola la situación es similar. La producción de tomates y pimientos bajo cubierta, que tiene al departamento Lavalle como polo central, viene de varios años de sobresaltos, con bajos precios y eventos climáticos que hicieron que muchos productores abandonen sus tendaleros, y se reduzca la superficie.

“La horticultura bajo cobertura es una actividad intensiva y de costos muy altos, por eso muchos productores debieron abandonar en los últimos años, donde veníamos condicionados por malos precios”, comentó Pablo Blanco, presidente de la Asociación de Horticultores Río Santa Lucía.

En este 2020, la mayor demanda ocasionada por la cuarentena hizo que subieran los precios, y la menor producción derivada de malas campañas anteriores también traccionó los valores. “Siempre explicamos que es una cuestión de oferta y demanda, donde si no tenemos fruta y la demanda sigue firme, se pagan precios más altos”, señaló Blanco.

De todos modos, el productor y dirigente comentó que “hay una brecha muy grande entre lo que se le paga al productor en la quinta y lo que sale un kilo de tomate o de pimiento en un supermercado”.

Yerba mate

La producción yerbatera también viene de una temporada de buenos precios para el productor. Durante el año, en la zona productora de Corrientes y Misiones, la demanda fue tal que los secaderos y molinos pagaron por la hoja verde y la yerba canchada, valores por encima de los oficiales, fijados por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym).

“Nadie se quiere descalzar y quedar sin materia prima, por eso la hoja verde y la yerba mate canchada se pagaron muy bien durante todo el año”, explicó Esteban Fridlmeier, representante de Corrientes en el Inym.

Por su parte, el ministro de Producción, Claudio Anselmo, quien proviene del sector yerbatero, consideró que si bien los precios fueron buenos para el productor, se contrasta con la situación de los molinos, que no pueden trasladar esos valores al paquete de yerba mate, por políticas de precios máximos impuestas desde Nación.

A pesar de los precios favorables que tuvo el productor este año en términos generales, el clima fue y será un condicionante para la producción de alimentos en Corrientes. Sin distinción de actividad que se desarrolle en el campo, se prevé que los efectos de la sequía continúen en los próximos meses, más allá de que puedan normalizarse las precipitaciones.

 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error