Transporte público: alertan que por falta de fondos peligran líneas de media distancia
ellitoral.com.ar

Viernes 10de Julio de 2020CORRIENTES21°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$69,50

Dolar Venta:$74,50

Transporte público: alertan que por falta de fondos peligran líneas de media distancia

De las 25 empresas que cubren las líneas interjuridisccionales, sólo 7 cobrarían un subsidio nacional que contribuye -en especial- con el pago de salarios y en menor medida, en la financiación del combustible. Quienes no tienen apoyo estatal sostienen que el parate agudizó la crisis en el sector.
 

imagen_0

Desde el pasado 20 de marzo, debido a la pandemia del coronavirus, están suspendidos distintos tipos de transportes públicos. Uno de ellos es el interjurisdiccional o de media distancia, a través del cual los pobladores pueden trasladarse de una población a otra dentro del territorio correntino. Según indicaron a El Litoral, son 25 las empresas que prestan este tipo de servicios pero sólo 7 de ellas percibiría un subsidio nacional  que está contemplado dentro del “Sistema Integrado de Transporte Automotor” (Sistau). Las demás firmas, al no tener ese apoyo estatal para pagar sueldos y cubrir al menos una parte del combustible, están atravesando una crisis que se agudizó porque hace más de dos meses no pueden circular.
“En el 2004 establecieron el Sistau para quienes brindan servicios provinciales y en el 2010, lo ampliaron. Lamentablemente, 18 empresas que brindamos ese tipo de prestación y que deberíamos percibirlo, quedamos afuera. Desconocemos el motivo”, expresó a El Litoral el propietario de una empresa de transporte público que une dos localidades del interior.
Tras lo cual comentó que “pese a no recibir ese aporte, se lograba cierto equilibrio porque teníamos el subsidio para el combustible. Pero en diciembre del 2018 suprimieron eso”. A partir de ese momento, “comenzamos a hacer malabares porque la mayoría somos empresas chicas y brindamos servicios a comunas donde la población no es numerosa”, aseveró el dueño de otra firma al ser consultado por este diario.
En este contexto, ambos empresarios, coincidieron en que “existen lugares en los cuales son pocos los pasajeros pero igual necesitan el transporte público, caso contrario, no tienen en qué viajar -por ejemplo- para ir al médico. Hay que tener en cuenta que no todos tienen vehículo propio o recursos para pagar un remis. Es decir, que el transporte público, en determinadas poblaciones pequeñas realmente tiene una función social”.

Desigual
“Claramente nosotros estamos en desventaja con respecto a las siete empresas que reciben un subsidio a través del Sistau, porque a ese aporte nacional hay que sumarle un 35% o 40% más que brinda la Provincia”, afirmó el dueño de una firma de transporte público. En este punto graficó “por ejemplo, una empresa que recibió $400 mil de Nación y a eso le sumó lo que aportó la Provincia, no tendrá los mismos problemas que nosotros. Ellos reciben una cifra considerable, entonces no les afecta que los servicios estén paralizados hace más de dos meses”.
“Estamos haciendo malabares porque si bien no circulan los coches y no se consume combustible, hay que pagar sueldos y otra serie de costos fijos”, afirmó quien hace décadas está a cargo de una línea de transporte público que comunica a localidades del sur provincial.
Con respecto a cómo podrían subsanar esta situación, quienes prestan los servicios indicaron que “no sabemos a quién recurrir para que se revea esta situación porque a nosotros también nos corresponde estar incluidos en el Sistau”.
 (CC)

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Transporte público: alertan que por falta de fondos peligran líneas de media distancia

De las 25 empresas que cubren las líneas interjuridisccionales, sólo 7 cobrarían un subsidio nacional que contribuye -en especial- con el pago de salarios y en menor medida, en la financiación del combustible. Quienes no tienen apoyo estatal sostienen que el parate agudizó la crisis en el sector.
 

Desde el pasado 20 de marzo, debido a la pandemia del coronavirus, están suspendidos distintos tipos de transportes públicos. Uno de ellos es el interjurisdiccional o de media distancia, a través del cual los pobladores pueden trasladarse de una población a otra dentro del territorio correntino. Según indicaron a El Litoral, son 25 las empresas que prestan este tipo de servicios pero sólo 7 de ellas percibiría un subsidio nacional  que está contemplado dentro del “Sistema Integrado de Transporte Automotor” (Sistau). Las demás firmas, al no tener ese apoyo estatal para pagar sueldos y cubrir al menos una parte del combustible, están atravesando una crisis que se agudizó porque hace más de dos meses no pueden circular.
“En el 2004 establecieron el Sistau para quienes brindan servicios provinciales y en el 2010, lo ampliaron. Lamentablemente, 18 empresas que brindamos ese tipo de prestación y que deberíamos percibirlo, quedamos afuera. Desconocemos el motivo”, expresó a El Litoral el propietario de una empresa de transporte público que une dos localidades del interior.
Tras lo cual comentó que “pese a no recibir ese aporte, se lograba cierto equilibrio porque teníamos el subsidio para el combustible. Pero en diciembre del 2018 suprimieron eso”. A partir de ese momento, “comenzamos a hacer malabares porque la mayoría somos empresas chicas y brindamos servicios a comunas donde la población no es numerosa”, aseveró el dueño de otra firma al ser consultado por este diario.
En este contexto, ambos empresarios, coincidieron en que “existen lugares en los cuales son pocos los pasajeros pero igual necesitan el transporte público, caso contrario, no tienen en qué viajar -por ejemplo- para ir al médico. Hay que tener en cuenta que no todos tienen vehículo propio o recursos para pagar un remis. Es decir, que el transporte público, en determinadas poblaciones pequeñas realmente tiene una función social”.

Desigual
“Claramente nosotros estamos en desventaja con respecto a las siete empresas que reciben un subsidio a través del Sistau, porque a ese aporte nacional hay que sumarle un 35% o 40% más que brinda la Provincia”, afirmó el dueño de una firma de transporte público. En este punto graficó “por ejemplo, una empresa que recibió $400 mil de Nación y a eso le sumó lo que aportó la Provincia, no tendrá los mismos problemas que nosotros. Ellos reciben una cifra considerable, entonces no les afecta que los servicios estén paralizados hace más de dos meses”.
“Estamos haciendo malabares porque si bien no circulan los coches y no se consume combustible, hay que pagar sueldos y otra serie de costos fijos”, afirmó quien hace décadas está a cargo de una línea de transporte público que comunica a localidades del sur provincial.
Con respecto a cómo podrían subsanar esta situación, quienes prestan los servicios indicaron que “no sabemos a quién recurrir para que se revea esta situación porque a nosotros también nos corresponde estar incluidos en el Sistau”.
 (CC)