Economía y salud, un debate sobre la dualidad de la pandemia que se refuerza desde Olivos
ellitoral.com.ar

Domingo 12de Julio de 2020CORRIENTES18°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$69,50

Dolar Venta:$74,50

Economía y salud, un debate sobre la dualidad de la pandemia que se refuerza desde Olivos

Para el presidente de la Cámara de Diputados de Corrientes, es falaz diferenciar la cuestión sanitaria de la económica. El Comité de Crisis, por su parte, solicita de la Provincia un abordaje con intervención de varios sectores. Empresarios marcan la necesidad de sostener el empleo.
 

imagen_0
Mariana Blanco
De la redacción

Argentina pasará a una fase de segmentación geográfica según criterio epidemiológico, tendiente a una progresiva apertura de la cuarentena, a excepción del Area Metropolitana de Buenos Aires, donde se endurecieron las medidas. Durante la conferencia de prensa en Olivos, en la cual el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció la nueva etapa, se planteó una suerte de dualidad entre la economía y la sanidad. Para algunos dirigentes locales, esto no debiera ser así, sino, antes bien, contemplar ciertos matices. La discusión, dependiendo del prisma con que se lo mire, continúa abierta.
“Argentina puede responder a la cuestión sanitaria y también a la cuestión económica”, dijo el presidente de la Cámara de Diputados de Corrientes, Pedro Cassani. “Cuando aparezca la vacuna acá vamos a encontrar que la gente cayó hasta dos escalones en referencia a la pobreza”, señaló en declaraciones a Radio Dos el dirigente de Encuentro Liberal (ELI). Las cifras que se proyectan son alarmantes, especialmente para la población infanto-juvenil. Según un informe de Unicef que publicó ayer El Litoral, para 2020 se prevé que la pobreza alcance al 59 por ciento de los niños, niñas y adolescentes del Nordeste argentino. Un escenario que se agudizará con los números que, de por sí, ya eran elevados desde hace un bienio. A la recesión que viene arrastrando el sistema económico del país, que además acumuló una exorbitante deuda externa, se suman los efectos de la pandemia de covid-19.
En el diagnóstico de recesión coincidieron en los albores de la cuarentena varios empresarios nucleados en la Federación Económica de Corrientes (FEC). Para la cámara empresarial, se requerían “medidas extremas” para salvaguardar a las pequeñas y medianas empresas del cierre a causa de los meses de paralización de un gran número de actividades, a excepción de las esenciales, como la producción alimenticia y farmacéutica. Ayer, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) manifestó abiertamente que el “riesgo no son los despidos sino el cierre de empresas”.
“Necesitamos un rescate financiero para que permita la supervivencia de las pymes, que movilizan el 70 por ciento del empleo privado, hasta que el mercado responda y podamos devolver los préstamos, sin pagar intereses que superen la rentabilidad de las empresas”, dijo el presidente de Came, Gerardo Díaz Beltrán. “En este sector supimos tener momentos óptimos, en los cuales había más de 450 mil empleos; hoy, de acuerdo a los últimos registros, se perdieron más de 100 mil puestos de trabajo directo. Pero hay que tener en cuenta que esto también golpea a la logística y a toda la cadena productiva”, dijo a Mega 24 el presidente de la delegación Corrientes de la Cámara de la Construcción, José Soulard.
En la base de la pirámide, el escenario es de zozobra entre los trabajadores y la preocupación va desde mantener las fuentes hasta la reapertura de paritarias. Tanto estatales como Suteco, como así del sector privado, como Telefónicos de Corrientes, manifestaron a este diario en reiteradas ocasiones que el reclamo se basa en el desfasaje entre la inflación y el poder adquisitivo de los asalariados.
Este es el caso de los trabajadores que aún tienen una red de contención en el mercado laboral formal. Por otra parte, más de 274 mil correntinos recibieron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que permitió amortiguar el golpe recesivo sobre una esquelética economía doméstica.
“Se me ocurre que estamos abrazando demasiado fuerte la cuestión sanitaria porque no existe una visión clara en otros aspectos. Estoy de acuerdo que debemos cuidarnos, pero el Gobierno nacional puede atender la cuestión sanitaria, económica y social al mismo tiempo”, reiteró el presidente de la Cámara de Diputados. “Es un escenario falso la elección entre la salud y la economía, me parece que se pueden realizar las dos cosas”, indicó.
“Estamos en una pandemia de un virus desconocido. Hay un virus que no tiene vacuna ni tiene remedio. Quédense en su casa, cuídense y traten de sobrellevarlo del mejor modo posible. Todos tienen la posibilidad de salir a airearse cuando hace falta, pero dejen de sembrar angustia. Angustioso es que el Estado te abandone”, dijo el sábado el Presidente de la Nación al ser consultado sobre los posibles efectos económicos del aislamiento social preventivo y obligatorio, que se extenderá hasta el 7 de junio.
“Me preocupa que detrás del tema de la pandemia no exista una intención política de cambiar el eje de debate en Argentina. El 41 por ciento de los argentinos votamos en contra del actual gobierno y generalmente cuando uno opina diferente siempre tiene que justificar, y hoy pensar distinto es estar a favor de la muerte; yo no estoy a favor de la muerte y me preocupa la situación que se genera en torno a las decisiones”, dijo, por su parte, Cassani, quien además señaló que la salida será con varios sectores.
Este último es un pedido similar al que lleva adelante el Comité de Crisis Social, conformado por una treintena de organizaciones sindicales, políticas, civiles y religiosas. “Aún no recibimos respuesta del Gobernador y del intendente (Eduardo Tassano)”, dijo a El Litoral el secretario gremial de la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE) Corrientes, Walter Zamudio. El día después de la economía también es un eje de preocupación debido al impacto en los sectores de mayor vulnerabilidad.
El gobernador Gustavo Valdés hará anuncios sobre una mayor flexibilización de la cuarentena, teniendo en cuenta la reducción de los contagios de coronavirus. A nivel nacional, además, existen expectativas de reactivación de la obra pública en las provincias. “Sería sumamente importante, ya que se va a reflejar en el número de empleados directos y también se verá la reactivación de los corralones. Hay que tener en cuenta que históricamente los países salieron de grandes crisis con la actividad de la construcción, porque se genera trabajo directo e indirecto que genera un importante alivio”, dijo Soulard.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Economía y salud, un debate sobre la dualidad de la pandemia que se refuerza desde Olivos

Para el presidente de la Cámara de Diputados de Corrientes, es falaz diferenciar la cuestión sanitaria de la económica. El Comité de Crisis, por su parte, solicita de la Provincia un abordaje con intervención de varios sectores. Empresarios marcan la necesidad de sostener el empleo.
 

Mariana Blanco
De la redacción

Argentina pasará a una fase de segmentación geográfica según criterio epidemiológico, tendiente a una progresiva apertura de la cuarentena, a excepción del Area Metropolitana de Buenos Aires, donde se endurecieron las medidas. Durante la conferencia de prensa en Olivos, en la cual el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció la nueva etapa, se planteó una suerte de dualidad entre la economía y la sanidad. Para algunos dirigentes locales, esto no debiera ser así, sino, antes bien, contemplar ciertos matices. La discusión, dependiendo del prisma con que se lo mire, continúa abierta.
“Argentina puede responder a la cuestión sanitaria y también a la cuestión económica”, dijo el presidente de la Cámara de Diputados de Corrientes, Pedro Cassani. “Cuando aparezca la vacuna acá vamos a encontrar que la gente cayó hasta dos escalones en referencia a la pobreza”, señaló en declaraciones a Radio Dos el dirigente de Encuentro Liberal (ELI). Las cifras que se proyectan son alarmantes, especialmente para la población infanto-juvenil. Según un informe de Unicef que publicó ayer El Litoral, para 2020 se prevé que la pobreza alcance al 59 por ciento de los niños, niñas y adolescentes del Nordeste argentino. Un escenario que se agudizará con los números que, de por sí, ya eran elevados desde hace un bienio. A la recesión que viene arrastrando el sistema económico del país, que además acumuló una exorbitante deuda externa, se suman los efectos de la pandemia de covid-19.
En el diagnóstico de recesión coincidieron en los albores de la cuarentena varios empresarios nucleados en la Federación Económica de Corrientes (FEC). Para la cámara empresarial, se requerían “medidas extremas” para salvaguardar a las pequeñas y medianas empresas del cierre a causa de los meses de paralización de un gran número de actividades, a excepción de las esenciales, como la producción alimenticia y farmacéutica. Ayer, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) manifestó abiertamente que el “riesgo no son los despidos sino el cierre de empresas”.
“Necesitamos un rescate financiero para que permita la supervivencia de las pymes, que movilizan el 70 por ciento del empleo privado, hasta que el mercado responda y podamos devolver los préstamos, sin pagar intereses que superen la rentabilidad de las empresas”, dijo el presidente de Came, Gerardo Díaz Beltrán. “En este sector supimos tener momentos óptimos, en los cuales había más de 450 mil empleos; hoy, de acuerdo a los últimos registros, se perdieron más de 100 mil puestos de trabajo directo. Pero hay que tener en cuenta que esto también golpea a la logística y a toda la cadena productiva”, dijo a Mega 24 el presidente de la delegación Corrientes de la Cámara de la Construcción, José Soulard.
En la base de la pirámide, el escenario es de zozobra entre los trabajadores y la preocupación va desde mantener las fuentes hasta la reapertura de paritarias. Tanto estatales como Suteco, como así del sector privado, como Telefónicos de Corrientes, manifestaron a este diario en reiteradas ocasiones que el reclamo se basa en el desfasaje entre la inflación y el poder adquisitivo de los asalariados.
Este es el caso de los trabajadores que aún tienen una red de contención en el mercado laboral formal. Por otra parte, más de 274 mil correntinos recibieron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que permitió amortiguar el golpe recesivo sobre una esquelética economía doméstica.
“Se me ocurre que estamos abrazando demasiado fuerte la cuestión sanitaria porque no existe una visión clara en otros aspectos. Estoy de acuerdo que debemos cuidarnos, pero el Gobierno nacional puede atender la cuestión sanitaria, económica y social al mismo tiempo”, reiteró el presidente de la Cámara de Diputados. “Es un escenario falso la elección entre la salud y la economía, me parece que se pueden realizar las dos cosas”, indicó.
“Estamos en una pandemia de un virus desconocido. Hay un virus que no tiene vacuna ni tiene remedio. Quédense en su casa, cuídense y traten de sobrellevarlo del mejor modo posible. Todos tienen la posibilidad de salir a airearse cuando hace falta, pero dejen de sembrar angustia. Angustioso es que el Estado te abandone”, dijo el sábado el Presidente de la Nación al ser consultado sobre los posibles efectos económicos del aislamiento social preventivo y obligatorio, que se extenderá hasta el 7 de junio.
“Me preocupa que detrás del tema de la pandemia no exista una intención política de cambiar el eje de debate en Argentina. El 41 por ciento de los argentinos votamos en contra del actual gobierno y generalmente cuando uno opina diferente siempre tiene que justificar, y hoy pensar distinto es estar a favor de la muerte; yo no estoy a favor de la muerte y me preocupa la situación que se genera en torno a las decisiones”, dijo, por su parte, Cassani, quien además señaló que la salida será con varios sectores.
Este último es un pedido similar al que lleva adelante el Comité de Crisis Social, conformado por una treintena de organizaciones sindicales, políticas, civiles y religiosas. “Aún no recibimos respuesta del Gobernador y del intendente (Eduardo Tassano)”, dijo a El Litoral el secretario gremial de la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE) Corrientes, Walter Zamudio. El día después de la economía también es un eje de preocupación debido al impacto en los sectores de mayor vulnerabilidad.
El gobernador Gustavo Valdés hará anuncios sobre una mayor flexibilización de la cuarentena, teniendo en cuenta la reducción de los contagios de coronavirus. A nivel nacional, además, existen expectativas de reactivación de la obra pública en las provincias. “Sería sumamente importante, ya que se va a reflejar en el número de empleados directos y también se verá la reactivación de los corralones. Hay que tener en cuenta que históricamente los países salieron de grandes crisis con la actividad de la construcción, porque se genera trabajo directo e indirecto que genera un importante alivio”, dijo Soulard.