Miércoles 21de Abril de 2021CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$92,25

Dolar Venta:$98,25

Miércoles 21de Abril de 2021CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$92,25

Dolar Venta:$98,25

CORRIENTES :

CORONAVIRUS: 2.463 CASOS ACTIVOS (37.809 ACUMULADOS) MUERTES: 602

/Ellitoral.com.ar/ Interior

Stanovnik advirtió sobre “los demonios de la discordia, intriga y ambición desmedida”

El pastor instó a estar “atentos y vigilantes” frente a “los tiempos de crisis”, manifestó su preocupación por la intolerancia hacia “el que piensa diversamente” y dijo que hay “poca disposición para el diálogo”. Saludó de manera especial a los peregrinos. 

Con motivo del 120° aniversario de la coronación pontificia de la Virgen de Itatí, se realizó ayer una celebración eucarística central en horas de la tarde, presidida por el arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, y que, con motivo de la emergencia sanitaria, se hizo sin feligreses y fue transmitida por diversos medios de comunicación. En la oportunidad, además de saludar a los peregrinos que este año no pudieron asistir, dedicó un mensaje desde el punto de vista evangélico y social en este contexto.

La misa estuvo concelebrada por los sacerdotes Porfirio Ramírez, Derlis Denis Sosa, Feliciano de los Mozos y Edgardo Crotti, y acompañó el diácono Cristian González.

En el inicio de su mensaje, Stanovnik se dirigió a la Virgen: “Aquí estamos de nuevo, queridísima Madre de Itatí, tus hijos, hermanos de tu Hijo Jesús, pueblo peregrino, afligidos por no poder estar cerca tuyo y contemplar tu rostro maternal. Tu mirada de amor nos llenaba de consuelo, de paz y de fortaleza, que tanto necesitamos para ser buenos cristianos y ayudarnos unos a otros en estos momentos de crisis”, continuó. Y reconoció que “nos duele aún más no estar junto a Vos, porque este año se cumplen 120 años de la coronación pontificia de tu imagen”.

Como un devoto más, reflexionó que “sabemos que Vos, más que nadie, comprende los grandes problemas que nos agobian por las consecuencias de la pandemia del covid-19. Pero aun más allá de las dolorosas secuelas a las que nos somete esta crisis, los heróicos gestos de solidaridad que vemos en tus hijos y tus hijas nos llenan de esperanza”.

Por otra parte, advirtió que “nos preocupa mucho que seamos cada vez menos tolerantes con el que piensa diversamente, con poca disposición para el diálogo y para promover una convivencia fraternal y plural, como el mejor correctivo para los individualismos que no se orientan a la búsqueda común de soluciones que alivien a todos, especialmente a los que más padecen esta crisis”.

A partir de lo cual expresó: “Nos dirigimos a Vos, Madre querida, agradecidos por una parte y angustiados e implorantes por otra, para que nos socorras con la gracia de la unidad, del diálogo abierto y del cuidado por todos. Esa gracia que transforma el corazón, lo hace agradecido y lo dispone para buscar el encuentro con todos los medios que tiene a su alcance; y, a la vez, siente repugnancia de todo lo que es búsqueda ansiosa por el interés individual, particular o sectorial, que siempre se alimenta de la división y sobrevive fomentando el caos”.

En tanto que subrayó: “Estemos atentos y vigilantes, porque en tiempos de crisis se desatan los demonios de la discordia, de la intriga, de la ambición desmedida. Servidores de la esperanza, estemos más bien en alerta y dispuestos a ayudar a los que más padecen las consecuencias del aislamiento obligatorio”. 

“En la provincia se tomaron las medidas a tiempo”
Luego de la misa central, el arzobispo Andrés Stanovnik hizo declaraciones, según informó Raúl Sotelo a El Litoral, en las que se refirió a la pandemia y reconoció que fue algo “totalmente inesperado, sorpresivo”, aunque consideró que “ya estamos bastante habituados y fortalecidos para enfrentar esta prueba”. Por ello sostuvo que, “como toda prueba, tiene su cara buena, providencial, porque nos hace pensar y repensar tantas cosas que no las veníamos haciendo bien”.

En tanto que resaltó: “Gracias a Dios, en la provincia que tenemos se tomaron las medidas a tiempo, se ayudó a aplicarlas inteligentemente y estamos, de la mano de la Virgen, mejor comparándonos con otras realidades muy cercanas”. A la vez, deseó que “ojalá que no demos marcha atrás, que de esta situación aprendamos”.

Por otro lado advirtió que “hay que tener cuidado de no tentarse del manotazo y creer que lo inmediato, de lo que se puede disfrutar en el momento es todo. Es necesario aprender a peregrinar y tener objetivos a largo plazo, ayudarnos entre todos y no dejar a nadie afuera. Ese es el mensaje de una madre de un pueblo” (en alusión a la Virgen de Itatí).

(JPV)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error
Más Info

“Te encomendamos especialmente a los que generosamente se prodigan para cuidarnos del contagio y a aquellos que atienden a los que contrajeron el mal”.