Miércoles 12de Agosto de 2020CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$72,00

Dolar Venta:$77,00

Miércoles 12de Agosto de 2020CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$72,00

Dolar Venta:$77,00

CORRIENTES:

CORONAVIRUS: 79 CASOS ACTIVOS (242 ACUMULADOS) MUERTES: 2

/Ellitoral.com.ar/ Ciudad

Ante la negativa del Gobierno, la industria del entretenimiento local muta a los bares

La Municipalidad recibe cotidianamente propuestas de protocolos de bioseguridad para reabrir comercios, pero los boliches deberán permanecer cerrados, al menos este mes. El Litoral dialogó con tres empresarios que deben afrontar la crisis sanitaria reinventándose, incursionando en las actividades ya permitidas.

Se desató una polémica en Corrientes por la posibilidad de la apertura de una discoteca en costanera sur, a partir del protocolo presentado por su dueño al Municipio. Los argumentos barajados por la cámara nacional del sector indican las pérdidas económicas y de fuentes laborales que genera esta área de entretenimiento.

Federico Cheme dijo a El Litoral que por el momento no está de acuerdo con reclamar la apertura de los locales bailables y que prefiere ofrecer alternativas de negocios con las medidas de seguridad sanitaria vigentes. “No haría nada que genere asperezas con la gente”, aseguró.

En cambio, el dueño de un club nocturno por avenida Centenario, Jorge Cussatti, sí apoya el protocolo planteado por Matías Piattoni, por los esfuerzos que implica la infraestructura de un boliche. “Nos pareció perfecto el protocolo presentado, con capacidad reducida, pero nos conviene mutar, porque de acá hasta diciembre se tendría que cumplir, con costos iguales o más altos. No lo vemos rentable en ese sentido”.

Desde la provincia, ayer desalentaron la reapertura de los boliches y adelantaron que por ahora no habrá novedades en cuanto a los permisos: “El Gobierno no analiza habilitar nuevas actividades durante el mes de julio”, dijo el ministro secretario general de la Gobernación, Carlos Vignolo, en declaraciones a Radio Dos. Tampoco Hugo Calvano pudo asegurar la vuelta de los boliches: “La lógica indica que esas serán las últimas actividades que se van a permitir”, indicó el funcionario municipal a El Litoral.

Los boliches como fuente de trabajo

Uno de los motivos del reclamo por la reapertura de los lugares de encuentro nocturno es el ingreso que genera para las familias de los trabajadores y el movimiento económico que implica. “Hay aproximadamente 60 empleados en forma directa y unos 40 más de forma indirecta, entre personal de seguridad y mantenimiento”, detalló Matías Piattoni, quien también se dedica a la industria gastronómica. Por su parte, aclaró que todo ese personal no es específico del boliche que permanece cerrado, sino que está afectado además a los otros negocios que ya fueron habilitados.

“En enero y febrero con los carnavales y la Fiesta  del Chamamé tuvimos temporada baja y en marzo,  cuando debíamos repuntar, llegó la pandemia. Arreglamos con el personal y decidimos cortar”, contó Jorge Cussatti, y reconoció que están a la espera de novedades, “pero sabiendo que no hay una solución factible al momento”. En cuanto a la polémica que genera la vuelta de las discotecas, dijo a El Litoral que “hay que ponerse en el lugar de la gente, pero también en el de los emprendedores”.

Piattoni destacó que “muchos de los trabajadores de un boliche son jóvenes que no tienen otra posibilidad de ingreso en el mercado laboral. Hay muchos estudiantes universitarios que por la carga horaria prefieren trabajar el fin de semana en el boliche”.

Pero Federico Cheme habló desde otra perspectiva del problema: “No es momento para salir a decir que vuelvan los boliches ni los recitales. Estoy abriendo un restaurante temático, busco la forma de generar trabajo con lo que se puede. Como padre quiero que vuelvan las clases antes que los boliches”, afirmó Cheme, a la vez que comentó que pudo mantener las relaciones laborales con sus trabajadores, con el 50% de los salarios que aporta el Estado nacional.

Otros no pudieron sostener esas relaciones laborales ante la inminencia de la cuarentena obligatoria. “Estamos buscando las soluciones, pero el futuro es totalmente incierto”, concluyó Cussatti. 

 (IB)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error