Lunes 15de Agosto de 2022CORRIENTES28°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$133,0

Dolar Venta:$141,0

Lunes 15de Agosto de 2022CORRIENTES28°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$133,0

Dolar Venta:$141,0

/Ellitoral.com.ar/ Policiales

El fiscal ordenó nuevas pericias al cuerpo del gendarme

El disparo mortal habría sido efectuado con el arma reglamentaria, y la cerradura de la casa no fue forzada. Hablan de una deuda millonaria. 
Enigma. Alfredo Vivero tenía 37 años.

El titular de la Unidad Fiscal de Santo Tomé, Facundo Cabral, ordenó nuevas pericias forenses al cuerpo del gendarme hallado muerto el martes a la siesta en su casa de la fronteriza ciudad correntina, ya que no habría quedado conforme con el resultado de la primera autopsia.

Fuentes del caso detallaron a este medio que por el momento sigue el enigma en torno al hecho, ya que la muerte del sargento Alfredo Vivero, de 37 años, se produjo por un disparo en la sien con su propia arma reglamentaria, que fue hallada en la escena del crimen, aunque la pistola carecía de su cargador.

A juzgar por el modo en que sucedieron los aciagos acontecimientos, se trataría de un crimen con sello mafioso, atento a que quien o quienes cometieron el homicidio serían conocidos de la víctima. Los investigadores deducen esto porque la cerradura de la puerta no fue violentada. También cabe la posibilidad de que hayan ingresado amenazando a Vivero.

Otros detalles que se conoció es que la autopsia determinó que el deceso de Vivero habría ocurrido a las 10.30 de la mañana del martes 21 de junio y que su esposa —también gendarme—, de quien estaba separado, halló el cuerpo a las 2 y media de la tarde.

La casa del efectivo, oriundo de Pirané, Formosa, que prestaba servicio en el Escuadrón 57, queda en la calle Patricio Beltrán 499, frente a la plazoleta Héroes de Malvinas, en los barrios de la zona sur de la ciudad, precisaron a El Litoral fuentes cercanas a la causa. Primeramente se creyó que era un suicidio, pero luego se conocieron más detalles con tintes mafiosos, por lo cual el fiscal Facundo Cabral se inclinó por investigar el caso como “supuesto homicidio”. La víctima, si bien no presentaba otro tipo de lesiones más que el balazo, llevaba en torno al cuello varias vueltas de una cinta aisladora negra. Además, el teléfono celular fue quemado con virulana dentro de una ollita que estaba en el suelo. Además, otra arista no menos importante que se investiga está relacionada con su actividad de comerciante, ya que hacía más de seis años era socio en un negocio donde se fabricaban muebles de madera de pino.

Hay testigos que aportaron referencias de que Vivero eras prestamista y en las últimas horas se habló de deudas millonarias. Todos estos aspectos abren un abanico de interrogantes que se irán respondiendo a medida que se avance con la investigación, que está abocada de lleno a esclarecer lo antes posible la enigmática muerte del suboficial.

(WA)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error