Domingo 14de Agosto de 2022CORRIENTES30°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$133,0

Dolar Venta:$141,0

Domingo 14de Agosto de 2022CORRIENTES30°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$133,0

Dolar Venta:$141,0

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Juan Romero, compromiso y acción por un legado para Corrientes

Hace 56 años se truncó la vida de don Juan Romero, quien brindó sus esfuerzos como hombre de negocios, comprometido con los asuntos públicos y vecino de Corrientes. 

Juan Romero era un hombre de campo, de familia, afecto a la política, militante del Partido Autonomista, pero que terminó siendo el fundador del diario El Litoral, un faro de ideas que viene alumbrando la vida institucional y social de Corrientes desde el 3 de mayo de 1960. Este año se cumplieron 62 años de aquella epopeya en la que Juan Romero indujo el parto del que sería su hijo más unánime y extendidamente reconocido. No vivió lo suficiente como para cosechar el reconocimiento por la trayectoria de El Litoral, pero a cambio sus hijos levantaron su bandera y sostuvieron su legado: la obra de una persona que no solo transitó las peripecias de la vida terrenal, sino que, además, fue dejando su huella sembrada de realizaciones, cimentadas en la fuerza y el anonimato de los primeros años, para luego revestir en bronce el título de visionario y de hacedor inesperado.

Inesperado porque, sin escalas, Juan Romero pasó de ser productor agropecuario a empresario periodístico. El olmo daba peras, escribió alguna vez Carlos Gelmi.

Parece una irreverencia, pero tiene pretensiones de elogio decir que fue la pera de un olmo, porque Juan Romero fue un extraño macerado en la variada alquimia del trabajo sin pausas; trabajo que embarró sus manos en el surco recién abierto y que luego ennegreció primero el carbón que quemaba y repartía, y luego la tinta que pintaba las rotativas.

La síntesis, a la luz del tiempo, no puede ser más que lírica: el arado había abierto en la tierra el surco fecundo para aquello que, pensado como una aventura, se realizara como una genialidad. Los 62 años de El Litoral lo certifican. Certifican la osadía del propietario. La visión del empresario. La necesidad del político. Don Juan fue eso y más: luchador incansable y empresario adelantado.

Todavía hoy resulta al menos conmovedora la visión de Juan Romero de apuntalar un proyecto periodístico con un fin más ambicioso aún: abrir un espacio para la información, la formación y el debate plural para perfilar una provincia como espacio de desarrollo. El Litoral fue ya en el 60 un “actor político” que la academia, hoy, reivindica como el señero de la “prensa profesional” en la provincia. Allí también hay un acierto: difundir las ideas propias, claro, pero no como una idea de facción que era el leitmotiv de la época.

Fue ese el sustento, la base sobre la que se produjo el nacimiento del diario El Litoral aquel 3 de mayo de 1960, y que hoy, más de seis décadas después, es el decano de la prensa correntina que atesora un prestigio ganado a partir de los valores rectores establecidos por sus creadores. Por Juan Romero y también por don Gabriel Feris, su cuñado y el director periodístico. Ambos sellaron la impronta del matutino en su génesis, cada uno en su rol, pero con una férrea unidad en el objetivo trazado.

Juan Romero nació hace más de cien años, pero aquel accidente automovilístico que segó su vida fue un duro golpe, porque ocurrió apenas después de que el hombre cumpliera 52. La resignación llegó con el tiempo, porque más allá de su inexistencia física, sus obras están aún vigentes, como sus enseñanzas.

Quiso el destino que, a seis años de dar vida a El Litoral, Juan Romero perdiera la suya en ese siniestro vial, camino a su San Luis del Palmar natal. Pero el destino también quiso que tuviera en sus hijos a sus continuadores en este proyecto editorial. Y aquí estamos, traspasados del umbral de una trayectoria de más de seis décadas, recordando la proeza.

Murió Juan Romero. Joven. A los 52 años. Murió como consecuencia de un accidente automovilístico en la Ruta 5, ocurrido en el anochecer del viernes 1 de julio de 1966. Pero mientras vivió, la suya fue una vida fecunda puesta al servicio de la comunidad.

Militó en el Partido Autonomista hasta que la incomprensión de quienes habían sido sus compañeros de luchas cívicas lo llevó a separarse de sus filas para fundar el Partido Colorado, cuya presidencia ejerció hasta la disolución de los partidos políticos decretada por la dictadura de Juan Carlos Onganía.

Esta fuerza por él orientada y dirigida, llegó a tener gravitación en el quehacer político de la provincia y a lograr su representación en la Legislatura, desde donde hizo oír su voz constructiva, acusadora a veces, pero siempre inspirada en los dictados de los altos intereses de la comunidad.

Juan Romero fue comisionado municipal de San Luis del Palmar y presidente del Banco de la Provincia de Corrientes. En lo político partidario fue presidente del Comité Departamental de San Luis del Palmar, miembro de la Junta de Gobierno, vicepresidente segundo y presidente del Partido Autonomista a la muerte del líder de la fuerza, Elías Abad. Además, fue candidato a diputado provincial y nacional, fue senador provincial y candidato a gobernador en las elecciones de 1963.

Fue hijo, esposo y padre. Pero, sobre todo, fue un pilar y un faro, cuya luz alumbra cada vez más fuerte y más lejos, agigantando su propia estatura.

En otro aniversario de ese epílogo de una vida entregada a Corrientes y al devenir de un país con prosperidad, vale decir: la experiencia de este hombre fue adquirida en el ejercicio de poner las manos en la obra de hacer por Corrientes. Como informar, una acción que conlleva doble valor pues la enfrenta en forma permanente con los desafíos que conforman el futuro.

Las respuestas a ese desafío de futuro, una y otra vez, están en el legado de don Juan Romero. El método se llama trabajo y los resultados permanentemente están a la vista, en un archivo y sometidos al juicio de quien hojee este diario.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error