Ecologistas goyanos argumentaron contra la instalación del horno pirolítico
ellitoral.com.ar

Viernes 19de Octubre de 2018CORRIENTES21°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$35,70

Dolar Venta:$37,50

Ecologistas goyanos argumentaron contra la instalación del horno pirolítico

imagen_1
Encabezados por su presidente, Eduardo Basso del Pont, la Fundación Ecologista de Goya se hizo presente el viernes último en el recinto del Concejo Deliberante. El tema tratado específicamente fue la controversial instalación de un “horno pirolítico” en la ciudad.
Si bien hay una ordenanza, la Nº 1337, en la que se aprobó el lugar donde sería instalado el mismo, en su Artículo 8 menciona dos formas de disponer o desechar los residuos patológicos: por incineración a través del horno pirolítico o enterramiento por relleno sanitario.
El concejal Daniel Ragazzo consideró que si bien hay un horno pirolítico y un lugar en donde instalarlo debía ser tratado este tema con mayor estudio y claridad dado el grado de contaminación que según las opiniones de la Fundación Ecologista ocasionan. Tema éste de las deposiciones finales de los residuos que será estudiado en próximas reuniones de comisiones, tanto biopatogénicos como residuos sólidos humanos.
Es así que miembros de la Fundación Ecologista de Goya fueron convocados por los concejales de Goya para exponer los argumentos por los que se oponen a la instalación de un horno pirolítico en Goya para la eliminación de los residuos patológicos.
La reunión contó con la presencia de trece de los quince miembros del cuerpo deliberativo, y fue convocada por los ediles para recabar datos sobre la posición de los ecologistas goyanos que se oponen férreamente a la instalación de un horno pirolítico para eliminar los residuos del hospital, sanatorios, clínicas, laboratorios, consultorios médicos y odontológicos, y todos aquellos lugares en donde se produzcan este tipo de desperdicios.
En un primer momento se reunieron en el salón de comisiones, pero ante la masiva presencia de interesados, pasaron luego al recinto de sesiones para continuar con la misma.

Antecedentes
Como se recuerda, el horno pirolítico que se pretende instalar en Goya fue donado a la Cooperadora del Hospital Zonal por parte de Lotería Correntina a través de un subsidio hace ya varios años, y por distintos motivos hasta hace poco solo administrativos y burocráticos, no pudo concretarse su instalación, ya que se debió primero obtener un terreno que fuera aprobado por el Instituto Correntino del Agua y el Ambiente (Icaa), fuertemente cuestionado por los ecologistas, donde el Invico asumía la responsabilidad de construir la obra civil.
Sin embargo, el ente provincial requirió la donación del lote con el argumento que no podía construir en terrenos que no son de su propiedad.
El Icaa hizo un estudio para determinar el lugar a su juicio adecuado para la ubicación del terreno, pero el accionar de esa entidad provincial es fuertemente cuestionada por la Fundación Ecologista que además, suma ahora argumentos sobre las consecuencias de las incineraciones, como parte de Coalición Ciudadana Anti-Incineración, conformada por ONG’s de todo el país.

Argumentos
En la reunión de los concejales con los miembros de la Fundación Ecologista Goya, además de Eduardo Basso del Pont participaron los bioquímicos, Alfredo Melana y Concepción Hernández, la médico patóloga Teresa Escobar, el ingeniero Garmendia, Esteban Insaurralde, entre otros.
La finalidad o el objetivo que buscan, expusieron allí, es promover la iniciación de las gestiones necesarias que lleven a lograr impedir o reducir, en la medida de lo posible, la contaminación atmosférica, de las aguas y del suelo, causada por la incineración y la coincineración de residuos, así como los riesgos para la salud humana derivada de estas operaciones.
Explicó Basso del Pont y los ecologistas, que está internacionalmente comprobado y aceptado que la incineración de residuos patológicos libera al medio ambiente sustancias cancerígenas, denominadas "dioxinas", las que se encuentran certificadas por la Organización Mundial de la Salud como "el cancerígeno humano más tóxico".Aludieron a que las inspecciones que se deben realizar periódicamente a los hornos pirolíticos son "las más caras" y que en las actuales condiciones económicas en que se encuentra nuestro país hace imposible pensar que su control se realizará en los tiempos correspondientes y con el equipo adecuado.
Los antecedentes a escala mundial indican que se están dejando de usar estos tipos de hornos, por lo que se puede considerar que esta tecnología es obsoleta.
Expusieron asimismo que se conformó una enorme colisión anti incineración, de la que forman parte, que trabaja para evitar el empleo de hornos que quemen la basura, que estos hornos son permanentemente prohibidos en todo el territorio nacional y en el mundo en general, y que no se debe permitir que se instale en Goya “una fábrica de cáncer” cuando existen en realidad otros métodos, seguros y más económicos por cierto, para el tratamiento de estos residuos.
Por último, y tras entregar importante documentación que avala sus argumentos, los ecologistas se pusieron a disposición de los concejales de Goya para la consulta permanente en forma desinteresada y gratuita.
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Ecologistas goyanos argumentaron contra la instalación del horno pirolítico

Trece ediles escucharon atentamente las explicaciones de los especialistas en el cuidado del medio ambiente.
Trece ediles escucharon atentamente las explicaciones de los especialistas en el cuidado del medio ambiente.
Encabezados por su presidente, Eduardo Basso del Pont, la Fundación Ecologista de Goya se hizo presente el viernes último en el recinto del Concejo Deliberante. El tema tratado específicamente fue la controversial instalación de un “horno pirolítico” en la ciudad.
Si bien hay una ordenanza, la Nº 1337, en la que se aprobó el lugar donde sería instalado el mismo, en su Artículo 8 menciona dos formas de disponer o desechar los residuos patológicos: por incineración a través del horno pirolítico o enterramiento por relleno sanitario.
El concejal Daniel Ragazzo consideró que si bien hay un horno pirolítico y un lugar en donde instalarlo debía ser tratado este tema con mayor estudio y claridad dado el grado de contaminación que según las opiniones de la Fundación Ecologista ocasionan. Tema éste de las deposiciones finales de los residuos que será estudiado en próximas reuniones de comisiones, tanto biopatogénicos como residuos sólidos humanos.
Es así que miembros de la Fundación Ecologista de Goya fueron convocados por los concejales de Goya para exponer los argumentos por los que se oponen a la instalación de un horno pirolítico en Goya para la eliminación de los residuos patológicos.
La reunión contó con la presencia de trece de los quince miembros del cuerpo deliberativo, y fue convocada por los ediles para recabar datos sobre la posición de los ecologistas goyanos que se oponen férreamente a la instalación de un horno pirolítico para eliminar los residuos del hospital, sanatorios, clínicas, laboratorios, consultorios médicos y odontológicos, y todos aquellos lugares en donde se produzcan este tipo de desperdicios.
En un primer momento se reunieron en el salón de comisiones, pero ante la masiva presencia de interesados, pasaron luego al recinto de sesiones para continuar con la misma.

Antecedentes
Como se recuerda, el horno pirolítico que se pretende instalar en Goya fue donado a la Cooperadora del Hospital Zonal por parte de Lotería Correntina a través de un subsidio hace ya varios años, y por distintos motivos hasta hace poco solo administrativos y burocráticos, no pudo concretarse su instalación, ya que se debió primero obtener un terreno que fuera aprobado por el Instituto Correntino del Agua y el Ambiente (Icaa), fuertemente cuestionado por los ecologistas, donde el Invico asumía la responsabilidad de construir la obra civil.
Sin embargo, el ente provincial requirió la donación del lote con el argumento que no podía construir en terrenos que no son de su propiedad.
El Icaa hizo un estudio para determinar el lugar a su juicio adecuado para la ubicación del terreno, pero el accionar de esa entidad provincial es fuertemente cuestionada por la Fundación Ecologista que además, suma ahora argumentos sobre las consecuencias de las incineraciones, como parte de Coalición Ciudadana Anti-Incineración, conformada por ONG’s de todo el país.

Argumentos
En la reunión de los concejales con los miembros de la Fundación Ecologista Goya, además de Eduardo Basso del Pont participaron los bioquímicos, Alfredo Melana y Concepción Hernández, la médico patóloga Teresa Escobar, el ingeniero Garmendia, Esteban Insaurralde, entre otros.
La finalidad o el objetivo que buscan, expusieron allí, es promover la iniciación de las gestiones necesarias que lleven a lograr impedir o reducir, en la medida de lo posible, la contaminación atmosférica, de las aguas y del suelo, causada por la incineración y la coincineración de residuos, así como los riesgos para la salud humana derivada de estas operaciones.
Explicó Basso del Pont y los ecologistas, que está internacionalmente comprobado y aceptado que la incineración de residuos patológicos libera al medio ambiente sustancias cancerígenas, denominadas "dioxinas", las que se encuentran certificadas por la Organización Mundial de la Salud como "el cancerígeno humano más tóxico".Aludieron a que las inspecciones que se deben realizar periódicamente a los hornos pirolíticos son "las más caras" y que en las actuales condiciones económicas en que se encuentra nuestro país hace imposible pensar que su control se realizará en los tiempos correspondientes y con el equipo adecuado.
Los antecedentes a escala mundial indican que se están dejando de usar estos tipos de hornos, por lo que se puede considerar que esta tecnología es obsoleta.
Expusieron asimismo que se conformó una enorme colisión anti incineración, de la que forman parte, que trabaja para evitar el empleo de hornos que quemen la basura, que estos hornos son permanentemente prohibidos en todo el territorio nacional y en el mundo en general, y que no se debe permitir que se instale en Goya “una fábrica de cáncer” cuando existen en realidad otros métodos, seguros y más económicos por cierto, para el tratamiento de estos residuos.
Por último, y tras entregar importante documentación que avala sus argumentos, los ecologistas se pusieron a disposición de los concejales de Goya para la consulta permanente en forma desinteresada y gratuita.