Boda real: crisis familiar deja a Meghan Markle sin nadie que la lleve al altar
ellitoral.com.ar

Jueves 18 de Octubre de 2018 CORRIENTES32°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $35,30

Dolar Venta: $37,10

Boda real: crisis familiar deja a Meghan Markle sin nadie que la lleve al altar

imagen_1

La probable ausencia del padre de Meghan Markle en la boda de su hija con el príncipe Harry de Inglaterra transformó lo que se perfilaba como una jornada feliz en una crisis familiar que volvió a poner sobre la mesa el papel de la prensa sensacionalista. El palacio de Kensignton anunció anoche que Meghan Markle estaba atravesando “un momento profundamente personal”, sin llegar a confirmar la ausencia del padre, anunciada por la prensa poco antes.
De confirmarse, Thomas Markle renunciaría a asistir a la boda en el castillo de Windsor y a llevar a su hija hasta el altar, lo que abre ahora el interrogante de quién lo haría, en una ceremonia que se verá en televisión por medio mundo y que llenará las calles de esta ciudad inglesa.
Harry, de 33 años, el nieto de la reina Isabel y el sexto en la línea de sucesión al trono, y Markle, de 36, se casarán el sábado en la Capilla de St. George en el Castillo de Windsor.
El príncipe, sexto en la línea de sucesión al trono, no ha conocido personalmente a su suegro, y le pidió la mano de su hija por teléfono. Markle, de 73 años, estimaba además que la madre de Meghan, su ex esposa Dora Ragland, era una buena opción para conducirla hasta el altar.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Boda real: crisis familiar deja a Meghan Markle sin nadie que la lleve al altar

La probable ausencia del padre de Meghan Markle en la boda de su hija con el príncipe Harry de Inglaterra transformó lo que se perfilaba como una jornada feliz en una crisis familiar que volvió a poner sobre la mesa el papel de la prensa sensacionalista. El palacio de Kensignton anunció anoche que Meghan Markle estaba atravesando “un momento profundamente personal”, sin llegar a confirmar la ausencia del padre, anunciada por la prensa poco antes.
De confirmarse, Thomas Markle renunciaría a asistir a la boda en el castillo de Windsor y a llevar a su hija hasta el altar, lo que abre ahora el interrogante de quién lo haría, en una ceremonia que se verá en televisión por medio mundo y que llenará las calles de esta ciudad inglesa.
Harry, de 33 años, el nieto de la reina Isabel y el sexto en la línea de sucesión al trono, y Markle, de 36, se casarán el sábado en la Capilla de St. George en el Castillo de Windsor.
El príncipe, sexto en la línea de sucesión al trono, no ha conocido personalmente a su suegro, y le pidió la mano de su hija por teléfono. Markle, de 73 años, estimaba además que la madre de Meghan, su ex esposa Dora Ragland, era una buena opción para conducirla hasta el altar.